El Cooperativismo agrarario en la ciudad de Castellón

1.-SEDES SOCIALES Y OFICINAS

 2.-ALMACENES, INSTALACIONES Y ACTIVIDADES

    2.1 -LA ZONA ARROCERA

    2.2 EL CULTIVO DEL TRIGO

    2.3 – LA NARANJA

    2.4- OTRAS PRESTACIONES

 3.-OBRAS SOCIALES

1.     SEDES SOCIALES Y OFICINAS

El Gremio de Labradores de San Isidro, mantenía con el Circulo Católico de Obreros unas estrechas relaciones, lo que les permitió compartir la Sede Social, que inicialmente estaban situadas en la Calle de En medio, tal como recoge la Revista “El Obrero Católico  de 1 de noviembre de 1893, esta coincidencia de sedes la recoge el Reglamento de 1896 y  teniendo los almacenes en el inmueble sito en la Calle del Mar, 1y 3 (hoy Hermanos Bou), esquina con la Calle Gobernador

En setiembre de 1910 se decide en Junta General la compra del solar, propiedad de los Srs. Matutano  sito en el Camino del Mar, más tarde Avenida Hermanos Bou, nº 33encargándosele las obras al Arquitecto D.Godofredo Ros, que se culminan el 28 de enero de 1912. Este local disponía de dos naves, distintos despachos y dos viviendas. Allí estaban el almacén, despachos que eran utilizados para las clases nocturnas, un salón utilizado para la proyección de películas, distintas dependencias utilizadas por la Cooperativa, así como por el personal de la UTECO; estos se trasladarían en los años treinta a las oficinas de la calle Herrero nº 3 , utilizado también por la Cooperativa para la celebración de Asambleas.

En el local contiguo al de la Cooperativa, en la Avda. Hermanos Bou, estaba cedido a la Sociedad de Exportación nº1 de la C.A.S.I. (Cooperativa Agrícola San Isidro). Separado por la Calle Marques de la Ensenada estaba el almacén de la Cooperativa Agrícola El Litoral.

Enfrente, en el nº 34 de la Avda. Hermanos Bou, se encontraba el almacén de la Sociedad de Exportación nº 3 de la C.A.S.I; en el inmueble contiguo en el que tuvo su domicilio la Cooperativa de Servicios Informáticos Infocampo, (hoy ONO) tenía su almacén la UTECO y la Unión de Productores de Almendra.

El domicilio social de la Cooperativa se traslada en julio de 1930 a la calle González Cherma, número 63  (hoy calle En medio)

El 16 de febrero de 1930 el “Diario de Castellón” anuncia que el Sindicato de San Isidro proyecta adquirir un local para su centro recreativo y Caja de Ahorros, este local conformado por dos salones unidos por una puerta en la parte de atrás, habiendo sido la sede de la Unión Patriótica, situados en la calle En medio números 49 y 51, propiedad de los Hermanos Peña y de las Hermanas Rodríguez, con una superficie aproximada de 500 metros cuadrados, que los ceden en régimen de alquiler. Los citados locales tenían su entrada independiente por la calle En medio, con puerta posterior a a la calle Maestro Chapí. Ambos locales se comunicaban interiormente por una puerta o hueco abierto en la pared medianera. Pero no fue hasta el 6 de setiembre de 1968 cuando cuajo las ofertas de compraventa de los locales, gracias a la intervención del agente de la propiedad inmobiliaria D. Vicente Hernández Ripolles,   hecho que se materializo en la Notaria de D. Roberto Follía el 16 de diciembre de 1969 por el precio de 9.100.000 pesetas, pagados al contado y libre de inquilinos. En 1971 se llego al acuerdo por el Consejo Rector de de derribar el edificio existente y construir un nuevo Centro Social. Se encargo el Proyecto y la Dirección de Obra al arquitecto D. Vicente Traver González Espresati y designando aparejador a D. Ernesto Guaita . La construcción fue realizada en un principio por la empresa de D. Vicente Guillamón y acabada por D. Domingo Martí de la ciudad de Nules.

La obra se inauguró el día 30 de enero de 1974, presidiendo el acto el Jefe provincial del Movimiento y Gobernador de la Ciudad D. Juan de Aizpurúa y la bendijo el Obispo de la Diócesis D. José María Cases, siendo Presidente de la Entidad D. José Pachés Marí.

En 1938 durante el periodo de incautación de la Cooperativa Agrícola por el Comité del Frente Popular, el domicilio social se fija en la calle Largo Caballero, nº 8  (después José Antonio y en la actualidad Gasset), que nacieron en un espacio muy reducido en el que apenas cabían tres empleados, aunque fue ampliándose con unos pocos metros más, nunca llego a ser una oficina que atrajera a los clientes, por la sensación de agobio que producía, téngase en cuenta, por ejemplo, que el despacho del Director General, estaba ubicado en una habitación, sin luz natural ni ventilación.Durante el primer trimestre de 1957, se publica en el Boletín Oficial de la Provincia, el anuncio de pública subasta de la Audiencia Provincial, propiedad del Excmo. Ayuntamiento de Castellón, sita en la calle Gasset, nº 1  con una superficie de 301 m2.

Se acudió a la subasta, que salía por un precio de 2.500.000 pesetas, presentando un plica por importe de 2.500.001 pesetas, que fue la adjudicataria, si bien, no se podía tomar posesión del inmueble hasta que no estuviera construida el nuevo Palacio de Justicia, dependiente del Ministerio de la misma. Si bien el Ayuntamiento satisfacerla a la Caja Rural un interés del 4% anual, hasta su total desalojo, que ocurrió en mayo de 1974.

Edificio de la Audiencia Provincial de Castellón

Durante el año 1959, se adquirieron sucesivamente las tres casas colindantes en las calles Vera e Isaac Peral, por un precio de 1.697.000 pesetas, debiendo pagar además 763.000 pesetas a los inquilinos de las mismas para su desalojo.

El 12 de marzo de 1978, se realizaron las primeras gestiones para la edificación de la Sede Central de la Caja, encargándose el proyecto al arquitecto D. Vicente Traver González Espresati y como aparejador a D. Ernesto Guaita. Se proyecto un edificio de seis plantas, reservándose la Caja el sótano, planta baja y entresuelo, permutando el coste por el vuelo, las obras del sótano, estructura y tabiquería y dinero efectivo, adjudicándose la edificación la empresa Luis Batalla S.A.

Se inauguro la obra el 27 de febrero de 1980, siendo presidente la Caja D. Juan Barreda, asistiendo el Gobernador Civil, D. Rafael Montero, el presidente de la Diputación D. Joaquín Farnos y los Delegados de Agricultura y Trabajo, D. Eladio Cheza y D. Enrique Ojea, respectivamente. Bendijo las obras el Rvdo. Gil Roger Roger, canónigo de Segorbe y Consiliario de la Caja Rural Provincial, siendo director de esta última D. Ramón Oñate.

Interior de las nuevas oficinas en Castellón

En el año 1956, habitaban en Castellón unos 55.000 habitantes y aunque era una ciudad pequeña y con distancias cortas había un barrio “El Raval de San Félix” que tradicionalmente, desde la fundación del Gremio de Agricultores, tenía una amplia adhesión a la Caja Rural y aunque el trayecto era corto hasta la calle José Antonio, (hoy Gasset) el Consejo Rector, tenía la preocupación de acercar en lo posible sus oficinas a estos habitantes, que siempre se habían mantenido fieles a la Caja Rural, por ello con muy buen criterio y para dicho fin, se acordó adquirir un edificio para la ubicación de una sucursal en dicho Raval.

Por ello, se encargó al Agente de la Propiedad D. Vicente Hernández Cosín, la búsqueda y acuerdos para localizar esta primera sucursal, adquiriéndose un edificio de 52,10 m2 ubicado en el chaflán de  la Plaza Clavé, calles S. Félix y Conde Pestagua. La escritura de compra de se firmo el 24 de febrero de 1956 por el precio de 525.000 pesetas y pagando una indemnización por desalojo al inquilino de la planta baja de 150.000 pesetas.

Para realizar las obras de acondicionamiento del edificio se encargo el  arquitecto D. Vicente Traver Tomás. Con ello se apertura la primera Oficina Urbana de la Caja Rural San Isidro, siendo esta la primera sucursal que se abriera entre todas las Entidades de Crédito y Ahorro, presentes en Castellón, marcando con ello un hito, que después fue copiado por todas las demás entidades.

Años más tarde, el 11 de febrero de 1966, con el fin de ampliar la superficie se adquirió el local colindante, de nueva edificación de 65,50m2 por el precio de 400.000 pesetas, ampliándose así el reducido espacio de los locales anteriores. En este nuevo edificio se ubico el Consejo Rector de la Caja, dado que en las oficinas de la calle José Antonio, nº 8, era imposible el mantenerlo por falta de espacio.

2.-ALMACENES, INSTALACIONES Y ACTIVIDADES

2.-1 LA ZONA ARROCERA

En la década de los años 50, estaba en pleno auge el cultivo del arroz, no se notaba en ningún momento la falta de mano de obra. El agua todavía cubría con suficiencia las necesidades agrarias. El minifundismo que existía en la zona arrocera, con una extensión aproximada de 10.000 hanegadas, era, como lo fue siempre un problema tremendamente agudo.

De este problema y en general del cultivo del arroz en España el Profesor Tamames en su libro “Estructuras Económicas de España” dice” La exportación española  del arroz, solo es posible a precios muy bajos, pues se ha de competir con las ofertas de los grandes países exportadores de este cereal, típicamente subdesarrollados que cuentan por consiguiente con una mano de obra abundante y muy barata (Birmania, Tailandia, etc.) o que tienen precios subvencionados por sus gobiernos (EE.UU)

Nuestras exportaciones se dirigen principalmente a Extremo Oriente y no constituyen ciertamente un negocio del que podamos estar orgullosos, pues los precios que se obtienen son muy inferiores a los del mercado interior y solo pueden sostenerse merced a la prima que de hecho pagan los consumidores nacionales. En estas condiciones hay que plantearse seriamente si no convendría mas reducir el área de arrozales transformándolos en  cultivos más rentables, que no seguir manteniendo su cultivo en su actual extensión”

En el Termino Municipal de Castellón existían 992 fincas dedicadas al cultivo de este cereal, de ellas, 640 no pasaban de una superficie de 5 hanegadas, 202 fincas comprendidas entre 5 y 10 hanegadas y 150 mayores de 11 hanegadas, lo que quiere decir que el 84,9% de la superficie destinada al cultivo del arroz adolece de un defecto estructural, siendo inapropiadas para ser cultivadas racionalmente.

La Cooperativa, nunca había intervenido con sus servicios en la zona arrocera. Después de un estudio sobre las necesidades, se concreto en principio la conveniencia de tener un secadero propio, ya que muchos socios carecían de él.

Examinada la zona, se localizó una parcela junto al Camino Serradal de una extensión de 6 hanegadas y 102 brazas, propiedad de D. Vicente Balaguer y que una vez realizadas las negociaciones se compro por 500.000 pesetas. La firma de la escritura se realizo el 20 de noviembre de 1958, ante el notario D. Antonio Campesino e inmediatamente se emprendió la los trabajos de construcción, llevándose a cabo por el contratista Manuel Torrella y Cía.  Los trabajos consistieron principalmente en el levantamiento de un murete por los lindes de la finca y en su relleno con piedras, elevando así el suelo, sobre el nivel de la carretera, asegurando así las cosechas esparcidas, ante una posible inundación por lluvias. La superficie tenía un gradiente suficiente para desalojar las aguas de lluvia. La finca se señalizo en parcelas de superficie suficiente para el secado en cada una de ellas de 100Kg. De arroz con cascara para su secado.

Secadero de arroz en Camino Serradal

Se adquirieron dos trilladoras, de la marca Vert-120, metálicas, construidas en Torroella de Montgri (Girona) en el año 1957 y 17 de junio de 1959 por un precio de 165,847 y 205. 035 pesetas respectivamente.

  Operaciones de trilla del arroz

Una trilladora, quedaría emplazada fija en el secadero. Se alimentaba con las grabas de arroz, previamente depositadas, mediante una larga cinta transportadora de 40 m. accionada por motor de 4 H.P. que se adquirió el 12 de setiembre de 1960 por un precio de 91.513 pesetas. Esta trilladora estaba accionada por un tractor Honomag-Barreiros de 60 H.P.  y/u otro de 40H.P. de la marca Ebro.

La trilladora que circulaba entre los secaderos de los socios en un itinerario rotativo fijado de antemano, era accionada por un tractor Fordson de H.P.

Pasados unos años, 1961, al aparecer las cosechadoras, se pensó en adquirir una de esas máquinas, aunque con algunas dudas, dado la existencia de algunas fincas con un terreno excesivamente  turboso. Finalmente, se adquirió en setiembre de 1961 una cosechadora pequeña, marca Santana-Claya con motor Land Rover de 45HP por el precio de 545.128 pesetas, que resulto un fracaso. Solo llego a trabajar algunas horas en varias campañas, pasando después al retiro y posterior venta.

Tractor para el fangueo del arroz

Para el fangueo los tractores Fordson, Ebro y Dexta, realizaron, con dos tractoristas por unidad y en jornadas de trabajo de 14horas, el fangueo que los socios demandaban.

En el secadero del Serradal, se almacenaban y se suministraban los abonos adecuados para cada época del abonado del arroz. Se suministraba a los socios, el sulfato amónico, superfosfato de cal y sulfato de de potasa que se precisaba.

En 1969, el Ayuntamiento de Castellón, patrocinó la desecación de las tierras, con ayuda estatal, con lo que el cultivo del arroz, dejo de existir en Castellón.

2.2 EL CULTIVO DEL TRIGO

La situación crítica en que  quedaron los campos de naranjos después de las heladas de 1946, obligo al agricultor a intensificar el cultivo del trigo, principalmente en aquellas zonas en que los naranjos mas se habían perjudicados.

Para atender la gran demanda del servicio de trigo por parte de los socios,  se adquirió una trilladora, marca Ángeles-B el 18 de diciembre de 1947, por el precio de 86.434 pesetas, accionada por un motor eléctrico de 35 HP marca Inder adquirido el 15 de junio de 1948, quedando instalada en una parcela de aproximadamente 4 hanegadas, en la partida de Gumbau, lindante con el Caminás, propiedad del Sr. De la Torre, por el precio de 3000 pesetas, con la condición de que la parcela se roturara después de la campaña y el trigo propiedad del Sr. De la Torre, se trillara gratuitamente. Dicha parcela es laque ocupa actualmente La Cámara de Comercio e Industria de Castellón

En el año 1957, fue reemplazada esta máquina por otra metálica, marca Vert-120 de mayor capacidad productiva y superior calidad de trabajo, accionada por un tractor Hanomag-Barreiros.

La línea para el suministro eléctrico se tomaba de un transformador del Pozo Gumbau, propiedad del Sindicato de Riegos. En el año 1949, el 23 de mayo se adquirió un transformador portátil de 50 KVA de la firma Otep, por el precio de 52.806 pesetas.

El 29 de mayo de 1950 se adquirió una empacadora mecánica, ya que hasta entonces esta acción sumamente laboriosa se realizaba manualmente. El objeto   compra se realizo a J. Palau de Benicarló por el precio de 46.000 pesetas, con la condición de que absorbiera totalmente la paja producida. Resulto que no tenía capacidad suficiente para ello, por lo que se le tuvieron que realizar sucesivas reformas por el vendedor, hasta que la Cooperativa, realizo los trabajos adecuados para su perfecto cometido, resultando una empacadora totalmente diferente a la adquirida.

El lugar de emplazamiento en el año 1953 y hasta 1958, fue una parcela propiedad del Instituto de Previsión en la Partida de Coscollosa, actualmente ocupada por el Hospital General de Castellón.  En 1959, la trilladora quedo instalada en una finca propiedad del Sr. Benet en la parida de Censal.

En el año 1966, cuando el servicio había decrecido significativamente y con el fin de abaratar costes, se instalo en el secadero de arroz del Serradal, donde siguió prestando también servicio a los cultivadores de soja, hasta que en 1975, dada la baja demanda de su servicio se clausuro el mismo.

2.3 LA NARANJA

EL CULTIVO DE LOS CITRICOS- ALGO DE SU HISTORIA

 A partir del siglo XV empezamos a encontrar referencias sobre la presencia de naranjos en tierras españolas, entre las que fueron pioneras las tierras valencianas. En 1494, Jerónimo Muntzer, en su libro “Viaje por España y Portugal”, relata la presencia de naranjos, limoneros y cidros en Barcelona, Valencia, Almería y Sevilla, así lo hicieron también muchos historiadores de la época. En los libros de actas de los Consejos de algunas ciudades, encontramos informaciones aisladas sobre el naranjo, a si, en Alzira ya en 1268 nos dicen: que las naranjas estaban exentas de pagar impuestos por su venta. En la misma Alzira en 1517, se acuerda arreglar la carretera que la une con Xátiva para facilitar el comercio de naranjas y limones. En aquel tiempo el término de Alzira comprendía también los de Carcaixent, Algemesí, Guadasuar y Benimuslem.

    Según el botánico Cabanilles, el cultivo del naranjo en plantaciones regulares, empezó en las tierras valencianas a finales del siglo XVIII, con una plantación en 1781 en la partida de la Bassa del Rei de Carcaixent. Se dice que fue D. Vicente Monzó Vidal, cura de Carcaixent quien impulsó este proyecto, con árboles procedentes de la huerta de Oriola, en la Vega Baja del Segura, y de esta plantación se propagó el cultivo del naranjo por la Ribera del Xuquer, y de tal manera que al terminar el siglo XVIII la Ribera del Xuquer era ya la principal zona productora de cítricos. Ahora bien, el verdadero crecimiento del cultivo del naranjo, se produce a partir de 1840, y de tal modo que en 1908 la superficie dedicada a tal cultivo era de 37.400 hectáreas que afectaban a las comarcas de: La Ribera Alta i Baixa, la Safor, la Plana Alta i Baixa, el Camp de Morvedre y l Horta Sud.

    Durante todo el siglo XX el cultivo del naranjo ha tenido sus altibajos, unas veces por problemas derivados de la climatología, otras por la coyuntura de los mercados, y algunas también por enfermedades de los árboles, de entre las cuales destacó la de la “tristeza” que entró en España a partir de 1956, y provocó que en la década de los setenta fueran sustituidos prácticamente todos los árboles de la provincia de Valencia por otros con pie tolerante, pero todo esto no impidió que la tierra dedicada a este cultivo se fuera extendiendo cada vez mas desafiando todo tipo de terrenos y de climas, pues hoy en día hay naranjos en las laderas de los montes, en el castillo de Corbera los naranjales se acercan a sus ruinosas murallas, y los encontramos también en campos en los cuales se cultivaba el arroz, así como en zonas que son muy propensas a las heladas.

    En la actualidad el número de toneladas de naranja que se produce en Valencia es tan elevado, que el mercado es incapaz de absorberlas todas,, por lo que se crea una gran competencia para venderla, lo cual induce a que el tipo de explotaciones que se proyectaron y realizaron durante el siglo XX, ahora estén cayendo en una baja o nula rentabilidad, por lo que el labrador que hace unos años vivía de sus naranjos hoy suele utilizar los campos como complemento a su trabajo habitual, y solo aquellas explotaciones que son de gran tamaño y se las aplica las últimas tecnologías de cultivo son verdaderamente rentables, pero a pesar de esto, la extensión de tierra dedicada al cultivo del naranjo, no ha mermado ni en un metro.

Situándonos en Castellón, está continuaba siendo una sociedad eminentemente agrícola, que no significa que fuese una ciudad estancada, Muy al contrario, las estructuras agrarias castellonenses, que no habían dejado de evolucionar durante el Siglo XIX, estaban inmersas en un proceso de profundas transformaciones, con múltiples repercusiones sobre los aspectos (económicos, sociales, políticos…) cuando apareció el Gremio de Labradores de San Isidro. Algunas de esas transformaciones se habían iniciado en fecha relativamente reciente, otras hundían sus raíces muy atrás en el tiempo, prácticamente todas, se aceleraron a partir de los años iniciales del Siglo XIX

La agricultura castellonense había experimentado una expansión basada en dos procesos simultáneos. Por una parte, en la extensión de la superficie cultivada, conseguida mediante la roturación de terrenos de secano y también mediante el saneamiento de la marjalería. Por otra parte la, en la ampliación del área irrigada que se logro mediante tres vías distintas: convirtiendo en regadío los terrenos situados entre la Acequia Mayor,-o la Acequia de Coscollosa y el mar, bonificando la franja pantanosa paralela a la costa y transformando en regadío algunas zonas del  antiguo secano, gracias al agua obtenida mediante la canalización en la Rambla de La Viuda, desde la década de 1870, mediante la perforación de los primeros pozos de riego ,con lo que la superficie de tierra cultivada  en el periodo comprendido entre 1770 y 1900 aumento en un 58% y la superficie de riego lo hizo en un 44%

En el termino de Castellón apenas quedaban terrenos incultos aptos para ser roturados (el Cuadro era la excepción más notable) por lo que la via extensiva, estaba prácticamente agotada. Entre 1900 y 1920 la superficie cultivada se mantuvo prácticamente igual, sin embargo la zona irrigada creció en un 17%. En una gran medida mediante la perforación de pozos de riego, dado que ni la marjal ni la zona de huerta del Mijares habían llegado a los límites máximos de expansión.

El nuevo regadío fue dedicado prácticamente siempre al cultivo del naranjo, el árbol que actuó como catalizador  de muchos de los cambios estructurales que estaban teniendo lugar.

Los primeros huertos de naranjos en la Plana, aparecieron en Vila. real en la década de 1820, pero fue Burriana la que antes acogió naranjales en gran escala, seguida después por Vila-real y parece ser que por este orden, por Almazora, Nules y Castellón.

Aunque las plantaciones comenzaron mas tarde en Castellón, también debieron experimentar un impulso relativamente fuerte durante los años cincuenta: sabemos que- igual que en Vila-real- prácticamente no crecieron durante la década 1860-1870, también sabemos que en 1867 se cultivaban en el término de la capital 1.032 hanegadas de cítricos. Suponiendo que todas estuvieran en la zona con derecho a recibir las aguas del Mijares, lo que no parece ser del todo cierto, porque los marjales también acogían algunos huertos, esas 1.032 hanegadas representaban el4% de la huerta. En cualquier caso, durante las décadas de 1870-1890 se ensancho la brecha entre Castellón y Vila-real, porque aunque el cultivo en la capital no dejo de crecer, nunca lo hizo al ritmo de Vila-real

 APORTACIONES DE LA COOPERATIVA AGRICOLA SAN ISIDRO AL CULTIVO DE LA NARANJA.

Hasta la mitad del Siglo XX, las labores del cultivo de los naranjos, se realizaba de una forma manual y artesanal, hasta que el uso de insecticidas y plaguicidas devinieron en la necesidad de la  compra y posterior aplicación, tanto de estos productos como la de los abonos, que requerían una fuerte inversión y canalización de estos productos.

Con anterioridad a 1947, se mantenía activo, muy pobremente, la pulverización del naranjo con maquinas de palanca, la fumigación del naranjo, con 20 lonas, cuyos servicios los gestionaban directamente en sus domicilios particulares, los encargados capataces designados para tal cometido.

El servicio de pulverización como tal, comienza su actividad en el año 1951, en que se adquirió, el 12 de setiembre a Macaya S.A. una máquina de 600 litros de tanque, accionada por un motor de HP. De gasolina con una bomba Bean.

Se pulverizaba con dos lanzas para alcanzar más presión de salida. La máquina se arrastraba por un carro agrícola con caballería.

Correspondiendo a las necesidades de servicio, que se iba incrementando, se adquirieron las siguientes máquinas:

El 23 de junio de 1952, dos máquinas de 600 litros.
El 1 de julio de 1953, otra máquina de 600 litros.
El 1 de junio de 1955,  otra cuarta máquina de 600 litros.
El 16 de agosto de 1958, una de 800 litros.
Las 11 de mayo de 1959, 12 de abril de 1960 y 2 de noviembre de 1961 y 31 de agosto de 1970, cuatro  máquinas de 600 litros.
El 13 de agosto de 1962 una de 300 litros.
El 16 de julio de 1984 y el21 de mayo de 1985, dos máquinas de 2.000 litros.
Y el 12 de mayo de 1985 y 15 de abril de 1986 dos máquinas de 1.000 litros.

Las máquinas más antiguas, sufrieron modificaciones importantes de bombas y motores, hasta conseguir que la calidad de su trabajo fuera perfecta, logrando alcanzar presiones de 40 atmósferas.

Las máquinas a partir del año 1968, ya eran trasladadas por tractores y Lands Rovers y últimamente, las de 2.000 litros se accionaban con las tomas de fuerza de los tractores, que a su vez las trasladaban.

La vigilancia sobre el paso de los discos de las lanzas eran constantes. Se trataba de no rebasar en mucho los 1,50 mm. Lo que permitía asegurar  una alta presión de salida del líquido, para que el árbol quedara bien impregnado, aprovechando al máximo el insecticida y evitando la caída excesiva del líquido al suelo. Para el control, se tomaban muestras de hojas recolectadas, que eran analizadas para determinar el porcentaje de mortalidad de las diferentes plagas existentes.

Los insecticidas, debían tener unas características físico-químicas concretas para evitar posibles daños al arbolado, cuidando mucho mediante análisis los índices insulfonable y la volatilidad. Posteriormente aparecieron los insecticidas fosforados polivalentes y otros selectivos, que apartaron en gran medida el uso de aceites tan generalizados.

El servicio de tractores para atender las diferentes necesidades de labores agrícolas y de transformación de fincas de secano en las Partidas de Benadresa, Bovalar y Magdalena, se hizo necesario el adquirir diferentes tipos de maquinaria, que no resultaron fáciles de adquirir en el mercado nacional.

El 5 de setiembre de 1952, se compra un tractor Fordson Major de 40 HP de la casa Iberia, adjudicado por el Ministerio de Agricultura.

El 24 de julio de 1954  y 11 de abril de 1957 se adquieren otros de las mismas características.

El 30 de enero de 1960 se compra un tractor Hanomag-Barreiros de 60 HP.

El 9 de setiembre de 1960, se compra un Ebro de 45HP.

El 21 de noviembre de 1960 se compra un tractor Forson-Dex de 30 HP.

El 14 de mayo de 1971, se compra un Masey-Ferguson de 80 HP.

Fordson Major 1951

Tractor Ebro 45

Tractor Hanomag Barreiros

Tractor Masey-Ferguson

Tractor Fordson- Dex

Labores de transformación de fincas de secano en huertos de naranjos

Se adquirieron así mismo, desde un principio todos los aparejos necesarios para que los tractores trabajasen en las diferentes labores agrícolas, como arrobaderas, niveladoras, bisurco, cuatrisurco, cultivador, grada canadiense, monosurco, subsolador, rastrilladora, ruedas de fangueo y rotovator

Debido a las serias  dificultades de encontrar operarios que realizaran el penoso trabajo de cava del naranjo y ante la aparición en el mercado de determinadas máquinas, cuyas características eran las adecuadas para realizar esta clase de labores agrarias, el 15 de marzo de 1962 se acordó la implantación del servicio de cavadoras, realizándose en total, hasta el 26 de febrero de 1966, la compra progresiva de 18 cavadoras, por un precio medio de cada una de ellas de 100.000.-pesetas a la empresa de Vila-real, Macaper.

El cultivo del naranjo, ha estado siempre expuesto a las bajas temperaturas, dado que los efectos de las heladas, sobre todo las llamadas “negras” es decir, con un índice bajo de humedad, podían impedir el buen estado de los frutos y en caso de ser severas, la muerte del árbol, por lo que las perdidas eran muy cuantiosas. Se recuerdan con bastante dolo, las heladas del 17 a 20 de enero de 1946 y del 1 al 5 de febrero de 1956, el “any negre”. Por el la Cooperativa Agrícola San Isidro, llevo a cabo diferentes experiencias para paliar las consecuencias, tema que se expondrá en el apartado de “Otros Servicios”

2.4 OTROS SERVICIOS

SUMINISTRO DE ABONOS.

En el año 1946, el suministro de abonos nitrogenados estaba regulado, por lo que el servicio de abonos de este tipo se debían de someter en su distribución a unas normas fijas. El Nitrato de Chile, que se distribuyo para el cultivo de la patata, fue a razón de 23 Kg. por hanegada. También en aquel año se seguía el mismo criterio con referencia al cultivo de cítricos, que siguió desde el año 1948 hasta 1952. En ese año, se publico una Orden del Ministerio de Agricultura de 5 de agosto, por la que se concedía la libertad de comercio e los abonos nitrogenados. En el año 1955, se publica una Circular de la Dirección General de Agricultura, de fecha 25 de enero, por la que se ratifica dicha libertad de comercio, no obstante, se indica que la venta se formalizará, comunicando las transacciones realizadas en su conjunto a la Jefatura Agronómica, condicionando los precios de venta a los autorizados por la Superioridad.

El 31 de julio de 1955, se publicó una Orden Ministerial con normas reguladoras de la venta y confección de abonos compuestos. No obstante la venta, precio  y distribución de los mismos, están sujetos a las instrucciones hasta el año 1960.

En el año 1961, se recibió de la Jefatura Agronómica otra directriz, dando cuenta de la prohibición de fabricar abonos compuestos dentro de los almacenes con formulas diferentes a las autorizadas por la Dirección General.

Por su volumen económico, sobresalía de todos los nitrogenados el suministro de amoniaco. En los años 1962 y posteriores, el mercado tenía poca estabilidad, por lo que las oscilaciones de los precios evolucionaban constantemente, tanto al alza como a la baja. Para remediar que los socios padecieran estos vaivenes y que unos se vieran beneficiados en contra de otros, según el momento de compra, se arbitro un precio inferior al normal, regularizándose a final de año, las compra-ventas, de acuerdo con el precio medio que se había registrado en ese periodo anual. Se siguió este procedimiento hasta e laño 1977, a la vista de la estabilidad de precios, ya se acordó un precio definitivo en el momento de cada compra.

SERVICIO DE FUMIGACIÓN

En el año 1962, existían 154 lonas para el servicio de fumigación, una vez realizadas las últimas compras y desechar 23 por inservibles.

Este servicio era muy apreciado por los socios .En un principio se utilizaba el ácido sulfúrico y cianuro sódico, pero debido a su peligrosidad, fue sustituido por el ácido cianhídrico. Cada brigada estaba dirigida por un capataz, formado en la Escuela de Capataces de Burjasot,  que era el responsable de los tratamientos, que eran muy efectivos, ya que se conseguía porcentajes de mortalidad del 98,99% de las plagas tratadas, especialmente serpetas  gruesas y finas.

Los materiales, quedaban almacenados en una caseta de campo, debido a su peligrosidad, hasta que este servicio quedo suspendido por la prohibición del transporte de esta sustancia por carretera, tal como lo comunico la empresa suministradora, Química de Levante S.A. el 27 de abril de 1976.

SERVICIO DE ESPOLVOREO

Para combatirlos trips y ácaros se empleaba el azufre micronizado en espolvoreo y también una mezcla de D.D.T. y H.C.H.  Este servicio tuvo gran acogida dada su eficacia y su bajo precio, mucho más barato que el de pulverización.

En el año 1977, ante la fuerte invasión del chinche verde y pulgones, se realizaron tratamientos empleando el Rogor 3% y Endosulfán al 4%. Realizándose estos tratamientos de noche y madrugada, aprovechando el aire en calma.

Para el tratamiento se adquirieron diferentes máquinas, con parihuela a motor, con luz propia, que eran transportadas por un Land Rover o motocarro.

Las inversiones en estas máquinas fueron como se indica:

AÑO                              IMPORTE

1946                          33.947 pesetas

1950                         465.010 pesetas

1960                       3.871.490 pesetas

1970                       8.694.096 pesetas

1980                     11.166.017 pesetas

1986                     13.917.605 pesetas

REPERCUSIONES DE LAS HELADAS EN CASTELLÓN Y LA LABOR DE LA CAJA RURAL SAN ISIDRO.

El 16 y 17 de enero de 1946, se registro una intensa nevada que cubrió la ciudad y los naranjos. Las heladas reinantes ocasionaron pérdidas cuantiosas en los cultivos de cítricos, que no solo afectaron a las cosechas, que quedaron destruidas sino también a los árboles, que en gran parte tuvieron que ser arrancados o podados a la altura del tronco.

Avda. Rey D. Jaime –Nevada año 1946

Esta catastrófica situación, no podía solucionarse con los medios económicos que tuviera cada agricultor, sino que necesitaba de medidas de carácter tributario, subvenciones y medios de financiación extraordinarios para que pudiera volver a una normalidad en el plazo mar corto posible.

Dado que la helada ,no se había producido en Castellón, sino en muchos términos de esta Provincia y en la de Valencia, el día 20 se celebro una reunión en Valencia, asistiendo una representación de Castellón, integrada entre otros, por miembros de la Cooperativa San Isidro.

El 22 de enero, visito Castellón, el Secretario Técnico del Ministerio de Agricultura, que tras visitar diferentes campos de cultivo y recabar datos, fueron transmitidos al Ministro del ramo, D. Carlos Rein Segura, que se traslado a Castellón el 28 de febrero, acompañado por el Subsecretario del Ministerio y por el Jefe del Servicio Nacional de Crédito Agrícola, D. Antonio Bartual.

A raíz de esta visita, por Decreto-Ley de 8 de marzo de 1946, se concedió préstamos a razón de 500 pesetas por hanegada, en dos plazos de 250 pesetas cada uno, con un máximo de 30.000 pesetas a un plazo de cinco años y a un interés del 3,5% anual, con  dos años de carencia, solo pago de intereses y tres de amortización (1949 a 1951).

Por primera vez en su historia, fue la Caja Rural, entonces Caja Central de Créditos, la designada para que procediera a su distribución. Está su vez suscribió convenios de colaboración con otras Cajas Rurales de la provincia, para la distribución de los préstamos, siempre que se adaptaran a las normas contables que tenia establecidas la Caja Central.

La Caja, concedió en el primer plazo un total de 4.985.250 pesetas en 1.074  préstamos a socios y 935.500 pesetas en préstamos a 263 no socios. El segundo plazo, se entrego por un importe inferior, al detectarse diferentes anomalías. La caja, en virtud del convenio suscrito, se responsabilizó ante el Servicio Nacional, de los fallidos que pudieran haber y la operación fue concluida de forma correcta y puntual, cumpliéndose todas las condiciones pactadas.

Otra vez volvieron las heladas a Castellón en enero de 1954, produciendo graves daños en las plantaciones de naranjos. Para ayudar a reducir los daños se volvieron a conceder préstamos agrícolas, en virtud del Decreto de 13 de febrero de 1954, a razón de 8.000 pesetas, máximo por hanegada y y de 60.000 por agricultor, aun plazo de cinco años, siendo la amortización los dos  primeros años del 10%,  el tercero del 20% y los dos restantes a razón del 30% del préstamo, que en total se concedió por importe de 11.300.000 pesetas a un tipo de interés del 3,5%

Entre el 1 y 5 de febrero de 1956, se produjo otra terrible helada, llegando Castellón a marcar los 7,3º bajo cero, ocasionando igualmente graves daños, no solo en la cosecha, sino también en el arbolado, que tuvo que ser arrancado en una gran número.  Lógicamente, se volvió a  recurrir al Crédito Oficial para paliar semejante desastre. Por decreto de de 17 de febrero de 1956, se concedieron de nuevo préstamos a razón de 831 pesetas por hanegada, con límite máximo de 100.000 pesetas por agricultor. De acuerdo con el decreto citado se instrumento el siguiente plan de amortización: Para los naranjos, el 10% en 1957, el20% en 1958, el 30% en 1959 y el 40%  en 1060. Para los préstamos hortícolas, el 50% en 1957 y 1958 cada una de las amortizaciones. A nivel provincial, se concedieron por un montante de 180.000.000 de pesetas.

Este grave acontecimiento, produjo la visita a Castellón del Ministro de Agricultura D. Rafael Cavestany el 16 de abril de aquel año, acompañado por varios Ingenieros de su Ministerio, para comprobar el alcance de los daños.

En el año de 1963, al amparo de la Orden del Ministerio de Hacienda de 1 de febrero de 1963, como ayuda a los agricultores, que habían vuelto a sufrir otra helada de gravísimas proporciones, en Castellón, se llegaron a señalar temperaturas de 8º grados bajo cero, por el mismo sistema de convenio con la Caja Central de Crédito, se concedieron préstamos oficiales a razón de 2.000 pesetas por hanegada y por un total de 48.000.000 de pesetas .y de 2.000 pesetas por hanegada a los cultivos hortícolas, por un total de 273.000 pesetas. El tipo de interés fue del 4% y los préstamos no excedieron de 100.000 pesetas los hortícolas y de 200.000 para los cítricos, por agricultor. En este caso las amortizaciones se pactaron a dos años los primeros y a tres años para los naranjos.

En el año 1971, para paliar los efectos de otra helada, se concedieron préstamos por un total de 10,798.000 pesetas.

La helada de 1985, trajo consigo la publicación de del Decreto-Ley  17/1985 de 23 de febrero de la Generalitat Valenciana, por el que se concedieron préstamos subvencionados entre los damnificados, por un importe de 114.360.000 pesetas. El importe máximo fue de 1.200.000 pesetas para los naranjos y de 1.000.000 para los hortícolas, con plazos de amortización de tres y dos años, con máximos de 25.000 pesetas y 20.000 pesetas por hanegada,  respectivamente. El tipo de interés subvencionado fue del 8%. La caja Rural San Isidro, firmo el convenio correspondiente con la Conselleria de Economía y Hacienda, para poder llevar a cabo estas concesiones crediticias.

PROTECCIÓN DE HELADAS

Dadas las continuas bajadas térmicas y con los resultados tan nefastos que llevaba para las plantaciones tanto de naranjos, como para el resto de huertos  hortícolas susceptibles a las heladas, la Cooperativa Agraria San Isidro, estuvo indagando métodos para la protección de los cultivos, principalmente en los focos de calor y torres de ventilación.

Se había estado ensayando un método del Ingeniero Militar D. Antonio Blasco García, consistente en la colocación de focos de calor entre naranjos, que no consistían más que en la colocación de focos de calor entre los naranjos y que eran bloques solidificados de gasolina, que naturalmente resultaban efectivos para elevar o mantener la temperatura ambiental suficiente. Su encendido y apagado, se realizaba de forma manual. Era un buen sistema, pero poco operativo para grandes plantaciones.

A raíz de un artículo aparecido en “Valencia Fruits” se daba a conocer un nuevo sistema de protección de los frutales contra las heladas, que al parecer estaba dando buenos resultados.

El sistema se basaba en la instalación de postes en cuya parte superior se instalaban unas pantallas con cuatro pantallas, orientadas a diferentes posiciones y con inclinaciones determinadas `, que irradiaban rayos infrarrojos, alimentados por gas.

Tras las oportunas averiguaciones, se localizo a la empresa fabricante, Antargaz S.A. de Paris. Se mantuvieron los oportunos contactos con esta mercantil, comunicándole las problemática y rogándoles su aportación a la solución al problema de las heladas. Recibidas las características técnicas y requerimientos necesarios para su instalación, se obtuvieron los permisos pertinentes de la Delegación de Industria y de la Estación de Butano S.A. de Valencia.

Se trataba de alimentar las pantallas, con botellas de gran contenido de gas propano, que serian facilitadas por la Delegación de Butano en Castellón, J y J Dols.

Se puso a disposición de Antargaz, la finca elegida para la experiencia, que fue la situada en la Partida de La Magdalena, propiedad de D. Manuel Font Martínez, que la cedió gustoso para la experimentación.

 Finca de D. Manuel Font, con las pantallas instaladas

Se levanto el plano de la finca, con la descripción de sus características, que fue remitida a la firma suministradora y al Ingeniero Agrónomo D. Eusebio González Sicilia, Director de la Estación Naranjera de Levante, sita en Burjasot, quien se implico vivamente en la experiencia, ya que según sus noticias, era una primicia a nivel mundial, por lo  que se traslado frecuentemente a las oficinas de La Cooperativa, para seguir de cerca esta actuación. Se le solicito la designación de un Ingeniero Agrónomo que siguiera y supervisara  a pie de obra, los trabajos de su instalación y comprobara los resultados que más adelante se obtuvieran, señalando para ello al Ingeniero D. Armando Martínez Corbalán.

Tras algunas vicisitudes en la frontera franco-española, llegaron los equipos transportados en camiones en enero de 1964. La instalación se realizo supervisada por un técnico de Antargaz, que se desplazo el día 28 de enero de ese año a Castellón, realizando los trabajos de prueba consiguientes. Se monto en la finca un servicio  permanente de observación, para controlar las temperaturas y proceder, si era el caso, a la puesta en marcha de las instalaciones, ya que esta tarea se realizaba manualmente. Se realizo un ensayo general el día 6 de febrero a las 19:30h, a la que asistieron numerosas personas vinculadas a la citricultura.

El día 5 de marzo fue cuando en realidad se comprobó la eficacia del sistema. Aquella tarde, los termómetros indicaban una temperatura de 7 º con tendencia a bajar. Se colocaron seis termopares y a las 3:20h,  se procedió al encendido de las pantallas, llevada a cabo por dos hombre, que les ocupo un total de 28 minutos y se apago a las 8h de la mañana.

La naranja sujeta a radiación se encontraba a 1m del suelo. Las naranjas cubiertas, dentro de la zona de radiación directa, estaban a 1,10 m del suelo. La situada en la finca testigo sin radiación, se hallaba a 1,60 m de altura.

Cada hora se tomaron las temperaturas y a modo de resumen se indican los siguientes datos:

Horas    Naranjas expuestas        Naranja no expuesta         Naranja testigo

1ª                   8,3º                                 9,6º                                       9,3º

2ª                    7,3º                                10º                                          9º

3ª                    7,3º                                 9º                                          7,6º

4ª                    6,3º                                 7º                                           7º

5ª                    6º                                     7º                                         6,3º

6ª                    7º                                     5º                                           5º

7ª                    6º                                     4º                                           2º

Se observo que la temperatura de la naranja sujeta a radiación comenzó a tener efecto, a partir de las 6h de la mañana, es decir 2:40h a partir del encendido.

En el año 1965, continuaron las experiencias y así, en la noche del 3 al 4 de enero, se volvieron a encender las pantallas, lo mismo que la del 6 al 7 , y la del 7 al 8, manteniéndose encendida aproximadamente desde las 12 de la noche hasta las 9 del día siguiente.

Los días 10,11 y 12 de febrero las temperaturas estuvieron entre 3º  y 4º bajo cero.

El examen de los árboles, transcurridos los días de tales fríos, dio a conocer que las partes más altas de los mismos, se secaron y desfoliaron. Y el resultado de lasfrutas, transcurridos dos – tres meses dieron este resultado:

Árboles distantes 12 -16- m. frutos buenos 40% y dañados 60%

Árboles distantes 5 -6 m. frutos buenos 92% y dañados 8%

Por ello, se saco la conclusión que las pantallas fueron eficaces totalmente en una zona determinada alrededor de las pantallas, por lo que el sistema para que resultara protector, debían de multiplicarse los focos de calor para que cubriera mejor toda la finca. Al no hacerse un estudio económico en profundidad, dada la falta de datos en un mayor conjunto,   se dieron a conocer los datos, para que cada interesado, tomara su decisión.

3.- OBRA SOCIAL

No era fácil encontrar en 1963 viviendas que se localizaran en lugares céntricos con aceptables condiciones de habitabilidad, a precios asequibles y en condiciones de pago al alcance de todos.

Por ello, la Caja Rural S. Isidro, se comprometió como Obra Social, edificar 126 viviendas de Protección Oficial y un almacén en los bajos para uso de la Cooperativa.  Por ello, entre 1959 y 60 se compraron seis solares , sitos en Hermanos Bou, Bellver y Prím que en conjunto ocupaban una superficie de  2.920, 70 m2. Por un importe de 4.984.496 pesetas. La Junta Rectora, acordó la construcción de las mismas, encargándole la redacción del proyecto al arquitecto D. Vicente Traver González Espresati.

La obra comprendía la construcción de 108 viviendas de tres habitaciones dormitorio, comedor-salón, cocina, servicios y terraza y de 18 viviendas de mayor superficie que incluía una cuarta habitación dormitorio.

En los bajos se edificaría un almacén con locales exteriores a tres calles y un sótano de 1.000 m2 para garaje con entrada y salida por las calles Hermanos Bou y Prím, respectivamente.

Almacén de la Cooperativa S. Isidro en los bajos de las viviendas  de la Obra Social

La Cooperativa, ocupo los bajos, sin pagar alquiler alguno a la Caja, que utilizo como parque de maquinaria, que atendía a los servicios que prestaba la Cooperativa en sus actividades. La obra la llevo a cabo la empresa Dragados y Construcciones S.A. El coste de la obra fue de 31.187.231 pesetas

El día 20 de abril de 1964 se acordaron las normas para adjudicar las viviendas entre los socios e impositores solicitantes, que debían reunir unas condiciones de necesidad manifiesta por carecer de vivienda propia.

Edificio de viviendas de la Obra Social

En el salón de asambleas de la Caja Central, ubicado en el tercer piso de la Calle Ruiz Zorrilla, antes Caja Rural Provincial, hoy  Ruralcaja, se celebró el acto de adjudicación por sorteo.

Días después se celebraron los contratos privados de compra-venta y la forma de pago, que consistía en el 30% de su precio al contado y el resto mediante un préstamo a un plazo de 15 años y a un interés del 5% .

El 2 de julio de 1964, se acordó otorgar la Escritura de Declaración de Obra Nueva y de División Horizontal y el 19 de diciembre del mismo año, se obtendría la Calificación Definitiva.

En el mes de noviembre de 1970, se procedió a las correspondientes Escrituras de compra-venta, ante los diferentes notarios de la ciudad.

 

Bibliografía: Antonio Dols Sacristan.- Cifras y Hechos sobresalientes 1946-1986

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

3 pensamientos en “El Cooperativismo agrarario en la ciudad de Castellón

  1. Es ben clar la implicació de la Cooperativa en la protecció i millora dels nostres cítrics. Es molt interesant.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  2. Interesaníisimo tu trabajo de las cooperativas. La parte de los cítricos me ha interesado mucho por la información que proporcionas. En fin un buen trabajo. Felicidades. Un saludo de Mariano.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  3. Como se nota que has trabajado mucho .Muy interesante

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>