Almenara Modulo 2 Patrimonio Artistico

 MODULO  2  PATRIMONIO  ARTISTICO

 

EL    CASTILLO

ANTES  SISTEMA  DEFENSIVO  AHORA  PATRIMONIO  A  CONSERVAR.  Las  referencias  documentales  màs  antiguas  que  se  disponen  sobre  el  castillo  de  Almenara,  son la  Primera  Crònica  General  en  la  que  se  relatan  las  expediciones  del  Cid,  y  un  fragmento  del  geògrafo  àrabe  Al-Udri  (destacado geògrafo  andalusí,  nacido  en  Dalìas,  provincia  de  Almerìa  año  1003  y  fallecido  en  Almerìa  año  1085).  Las  dos  fechas  de la  segunda  mitad  del  siglo  XI,  es  decir  el  fin  de  la  taifa  de  Valencia,  y  el  inicio  de  la  dominaciòn  almorávide  en  la  zona  Este  de  Al – Andalus.  El  texto  de  Al-Udri,  tiene  la  particularidad  de  ser  el  ùnico  texto  geogràfico  àrabe  que  cita  el  castillo de  Almenara.  En la  Primera  Crònica  General,    Almenara  es  citada  como  uno  de  los  lugares  que  pagan  tributos  al  Cid  en  1090.  El  Cid  percibìa  tributo  ademàs  de  otros  centros  fortificados  como  Tortosa,  Lèrida,  Denia,  Morvedre,  Segorbe,  Jèrica,  Albarracìn  y  Alpuente,  por  lo  que  se  podrìa  deducir  que  Almenara  era  capital  de  distrito.

CASTILLO VISTA NORTE

             Por  el  siglo  XI,  se  conoce  que  Almenara  era  frontera  entre  los  reinos  de  taifas  de  Valencia  y  Tortosa,  dependiendo  de  este  ùltimo.  La  ceràmica  encontrada  en  el  castillo,  especialmente  la  renombrada  “califal”   nos  permite  afirmar  que  el  origen  del  castillo,  fuè  al  menos  en  el  siglo  X.  No  hay  referncias  estatigràficas  hasta  el  momento,  que  nos  puedan  aportar  màs  datos.

            En  la  crònica  de  Jaime I,  o  Libro  de  los  Hechos  se  narra  la  forma  en  la  que  el  rey  obtuvo  la  rendiciòn  de  este  castillo.  De  hecho,  es  la  ùnica  fuente  con  la  que  se  cuenta  para  conocer  este  hecho.  El  rey  hizo  un  pacto  con  la  comunidad  musulmana,  por  la  que  le  cedieron  las  dos  torres  y  la  albacara  del  castillo,  a  cambio  de  tierras,  ganados  y  vestidos.  Tambièn  se  comprometieron  a  luchar  al  lado  del  rey  contra  el  alcaide  del  castillo  y  su  tropa  extranjera.  El  rey  subiò  al  castillo  con  veinte  caballeros  y  sus  escuderos.

CASTILLO VISTA SUR

             El  topònimo  de  Al-manara,  “torre  de  señales”,  indica  la  posible  funciòn  del  lugar,  tal  vez  utilizada  por  la  población  del  recinto  fortificado  pròximo  de  “el  Punto  del  Cid”,  que  se  remonta  a  los  siglos  VIII – IX,  en  plena  època  emiral.  El  castillo  fuè  conquistado  por  Jaime  I  en  1238,  y  vendido  en  1294  por  Jaime  II  a  Francisco  de  Pròixita  por  200.000  sueldos,  pasando  a  convertirse  en  la  residencia  de  esta  casta  noble  de   personajes  que  han  ejercido  un  importante  papel  en  la  historia,  destacando  Juan  de  Pròixita,  que  salvò  al  Papa  Benedicto  XIII,  asediado  en  Aviñòn,  y  Nicolàs  de  Pròixita  y  Calatayud,  que  saqueò  Marsella  y  obtuvo  el  tìtulo  de  Conde  de  Almenara  y  Olfo  de  Pròixita,  Almirante  de  Aragòn.

             El  castillo  de  Almenara  controlaba  el  paso  obligado  a  la  largo  de  la  costa,  entre  las  llanuras  de  Castellòn  y  Valencia,  y  la  ruta  interior  hacia  Zaragoza,  a  travès  de  Vall  d’Uixò  y  Morella,  ruta  principal  en  època  medieval,  que  comunicaba  Aragòn  con  el  litaoral  valenciano.  La  fortificaciòn  medieval  se  emplaza  en  el  alargado  cerro  que  domina  la  población  actual  y  consta  de  un  castillo,  que  ocupa  el  centro  del  cerro,  y  dos  fuertes  torres  aisladas,  situadas  en  los  extremos  del  mismo. Una  de  elllas  fuè  restaurada  en  el  siglo  XIX,  para  uso  del  heliògrafo.

TORRE IZQUIERDA

           Segùn  Horcada  Martì,  se  trata  de un  castillo  montano,  es  decir,  que  tiene  su  asentamiento  en  terreno  montañoso  sobre  promontorio  con  accesos  entre  30  y  60.  de  la  crònica  de  Jaime  I  o  Libro  de  los  Hechos,  se  deduce  que  constaba  de  albacara  con  mezquita,  y  el  castillo  propiamente  dicho.  Y  tambièn  la existencia  de  las  torres  que  flanaquean  el  castllo  (llamadas  Bivalcadim  y   Bergamuza),  aunque  la  construcciòn  de  estas  era  diferente  de  la  actual.

             Los  vestigios  que  existen  el  actualidad,  permiten  identificar  casi  sin  riesgo  de  error  la  albacara  evocada  en  el  texto  de la  Crònica:  nada  màs  puede  tratarse  de  la  vasta  plataforma  de  unos  4000  m2  de  superficie  (120  m.  de  longitud  por  25  o  50  de  anchura),  anterior  al  castillo  en  el  punto  màs  alto  del  conjunto  fortificado,  ademàs  se  encuentra  en  esta  albacara  una  cisterna,  y  segùn  el  texto  real  una  mezquita  en  la  que  el  rey  entablaba  conversaciones  con  el  alcalde.

             Segùn  Pierre  Guichard,  tres  elmentos  bàsicos  dan  testimonio  de  la  existencia  de  un  poblado  sobre  el  emplazamiento  castral:  la  presencia  de  abundante  ceràmica  en  superficie,  la  existencia  de  un  cierre  adscrito  a  proteger  el  poblado  y  los  restos  de  construcciones  con  cisternas  que  resuelven  el  aprovisionamiento  de  agua.  Las  tres  circunstancias  se  dan  en  Almenara,  sin  que  se  sepa  con  exactitud  donde  estuvo  el  poblado  y  su  extensión,  aunque  si  que  se  encuentran  los  restos  de  un  poblado  ibèrico  en  la  vertiente  sudeste  del  castillo.

TORRE DERECHA

            Conserva  parte  del  recinto  exterior  noroeste,  donde  se  concentran  las  principales  defensas,  de  forma  escalonada  por  ser  la  màs  accesible,  y  mantiene  parte  del  recinto  principal,  con  construcciones  internas.  Se  encuentran  restos  musulmanes  en  su frente  sur,  que  està  sobre  la  población  actual,  porque  la  construcciòn  cristiana  aprovechò  la  fortaleza  islàmica  en  esta  zona  màs  elevada,  aunque  con  profundas  trasformaciones,  de  acuerdo  con  las  nuevas  necesidades.  Està  edificado  en  mazonerìa,  y  fuè  adaptado  para  la  artillerìa  durante  las  revueltas  de  las  Germanìas.  De  las  dos  torres  que  flanquean  el  castillo,,  la  màs  pròxima  a  la  carretera,  quizà  llamada  Bergamuza,  fuè  restaurada  para  su  uso  como  centro  de  comunicaciones  heliogràficas  al  servicio  del  ferrocarril.

            Tambièn  hay  ocasiòn  de  comprobar  el  material,  que  procedente  de  “El  Castell”,  se  conserva  en  el  Museo  Municipal  de  Burriana,  consistente  en  piedras  de  silex  y  fragmentos  de  de  hachas  de la  Edad  de  Bronce,  asì  como  ceràmica  ibèrica,  destacando  fragmentos  de  figuras  rojas  de  ceràmica  griega  y  media  cantimplora  ibèrica.

 

IGLESIA  PARROQUIAL  O  DE  LOS  SANTOS  JUANES

            Es  un  edificio  de  excelente  aspecto,  espacioso  y  aislado  de  construcciones  particulares;  ofrece  la  particularidad  històrica  que  dentro  de  su  perìmetro,  estaban  emplazados,  el  antiguo  templo,  construìdo  en  1528, la  Plaza  Vella, el  Pozo  Pùblico,  el  Horno  de la  Villa,  la  antigua  Casa  Consistorial, la  Carncerìa  y la  Carcel.

PUERTA PRINCIPAL

           El  dìa  1º de  Julio  de  1705,  disponen  los  jurados  que  de  las tres  barchillas  de  trigo  impuestos  como  rediezmo,  se  dediquen  una  a  la  construcciòn  de la  Iglesia  que  se  proyecta  y  al  traslado  del  Horno,  Carnicerìa,  Carcel  y  Cort,  en  cuyos  solares  se  ha  de  construir  dicho  templo.

             El  dìa  15  de  Agosto  de  1721,  se  colocò  la  primera  piedra  del  actual  templo  parroquial,  después  de  concluìda  la  procesiòn  de  la  Virgen.  Bendijo  dicho  acto  el  Pàrroco  de  la  Villa,  D.  Josè  Nadal,  que  acompañaba    el  Lignum  crucis  bajo  palio,  lo  llevaba  en  una  bandeja  Jacinto  Bonet,  que  era  el  padrino  de  la  ceremonia,  y  la  colocò  debajo  del  tabernàculo  D.  Francisco  Martì,  que  era  el  maestro  de  obras.  Concluìdas  las  obras,  el  dìa  21  de  Septiembre  de  1737,  festividad  de  San  Mateo  Apòstol,  y  con  permiso  del  Ilmo.  Obispo  de  Tortosa,  D.  Bartolomè  Camacho  y  Madueño,  la  bendijo  el  Pàrroco  D.  Josè  Nadal.  A  este  acto  inaugural,   asistiò  el  Clero,  el  Convento  y  muchos  forasteros,  se  cantò  el  Tedèum,  se  tocaron  las  campanas  y  se  hicieron  tres  salvas  de  petardos.  El  òrgano  se  puso  el  22  de  Noviembre  del  mismo  año,  que  costò  3000  pts.

            Al  practicar  los  cimientos  en  la  parte  correspondiente  a  la  entonces  llamada  plaza  Vella,  encontraron  un  profundo  pozo,  (Pozo  Pùblico)  que  se  construyò  en  1532,  hecho  a  modo  de  piedra  cortada,  que  aquellos  albañiles  respetaron  atendiendo  indicaciones  màs  ilustradas,  colocando  dos  potentes  arcos  de  ladrillos,  sobre  los  cuales  descansa  el  muro,  de  tal  modo,  que  la  mitad  externa  del  pozo,  radica  en  la  calle,  correspondiendo  la  otra  mitad  a  la  base  izquierda  del  arco  que  sostiene  el  coro,  entrando  al  templo  por  la  puerta  principal,  donde  todavía  podemos  observar  la  piedra  que  cubre  dicho  pozo.  Este  pozo  era  ignorado  en  aquella  època,  como  lo  manifestò  el  ilustre  coadjutor  D. Francisco  Albert,  que  presenciò  el  descubrimiento;  estaba  cubierto  por  una  piedra  negra,  circular,  muy  bien  labrada  y  curiosa,  con  una  inscripción  gòtica  que  no  pudieron  descifrar,  porque  en  ella  se  encendìan  hogueras,  y  se  colocaban  luces  en  los  regocijos  populares,  contribuyendo  a  hacerla  màs  ininteligible  el  desgaste  producido  por  los  juegos  infantiles.  Sin  duda  contribuyò  a  borrar  su  recuerdo,  el  escaso  tiempo  que  se  utilizarìa  este  pozo,  debido  a  su  proximidad  con  el  cementerio.

             El  descubrimiento  de  este  pozo,  y  para  perpetuar  su  memoria,  diò  origen  a  una  inscripción  que  se  conserva  en  uno  de  los  muros  laterales  de la  Iglesia,  estando  enclavada  a  una  altura  de  1,82  metros,  y  a  cinco  metros  y  medio  de  distancia  del  angulo  NO,  del  edificio,  justamente  en  el  callejón  que  se  forma  entre  la  iglesia  y  la  antigua  Casa  Consistorial.  Dicha  inscripciòn,  està  grabada  en  una  piedra  rectangular  que  mide  52  cm.  de  largo  y  47  cm.  de  ancho,  el  texto  escrito  en  latìn  dice  lo  siguiente:

                                                                   H I C

                                                   A L T V S    P V T E V S

                                                            S V P E T R A

                                                        C L A V D I T V R

                                                                  I S T A

             La  traducción  de  esta  inscripción  es  la  siguiente:  “Bajo  esta  piedra  se  cierra  un  alto  pozo”,  lo  cual  nos  aclara  su  significado.

FACHADA PRINCIPAL

             El  29  de  Julio  de  1734  los  albañiles  Josè  Ros,  Francisco  Barberàn  y  Tomàs  Ventura,  pusieron la  Cruz  bola  sobre   el  campanario,  dicha  bola  era  de  madera  forrada  de  hierro  y  clavazòn,  hecha  por  Antonio  Peña,  carpintero  de  Sagunto. La  Cruz  la  hizo  Pedro  Ferrer,  cerrajero  y  vecino  de  Almenara.  Dentro  de la  Cruz  pusieron  cera  verde  del  Monumento,  y  ramo  de  olivo  bendito,  para  quedurase  tanto  como  ella.  Al  pie  de la  Cruz  y  en  sus  brazos  de  se  pusieron  reliquias  de  diferntes  Santos. La  Cruz  pesaba  14  arrobas  y  6  libras  (171  kilos),  a  las  cinco  de  la  tarde,  se  puso  sobre  el  campanario,  con  repique  de  campanas,  salvas  y  bran  alegrìa.

             El  cura  pàrroco  D.  Josè  Nadal,  bendijo  las  campanas  el  19  de  Agosto  de  1735,  con  asistencia  del  clero,  Ayuntamiento,  pueblo  y  Convento.  Las  campanas  se  bautizaron  con  los  siguientes  nombres:  la  mayor,  San  Juan  Bautista  y  Evangelista,  la  mediana  Santa  Marìa,  la  pequeña  Santa  Bàrbara  y  el  simbolet  San josè.  Los  padrinos  de  la  ceremonia  fueron  el  regidor  mayor,  Pedro  Juan  Peirats  y  su  mujer  Marìa  Ferrando.  En  la  plaza  Vieja  o  de  Palacio se  formò  un  altar  con un  crucifio y  cuatro  velas  encendidas,  colocadas  las  campanas  en  lìnea ,  encima  de  ellas  se  colocò  un  lienza  del  Salvador,  y  se  bendijeron.  Se  firmò  auto  de  solemnidad,  y  lo  firmò  el  escribano  Josè  Melchor  y  Beltràn.

TORRE DE LA IGLESIA

            Trasladaciòn  del  Señor  a  la  Iglesia.- En  el  año  1720  y  coincidiendo  con  el  domingo  de  la  Santìsima  Trinidad,  se  habìa  trasladado  el  Señor  a  la  capilla  del  Conde,  debido  a  las  obras  de  renovación  de  la  Iglesia.  El  28  de  Septiembre  de  1738,  trasladaron  al  Señor  de  la  capilla  de  los  Desamparados  del  Palacio  del  Conde  de  Almenara,  a  la  Iglesia  Nueva,  acompañado  de  los  Santos  de  Piedra,  S.  Francisco  Javier,  S.  Josè,  la  Virgen  de  l a  Soledad  (hoy  de  los  Dolores),  el  Ecce-Homo  y  noventa  religiosos  de  diferentes  òrdenes.  El  Señor  lo  llevaba  el  Pàrroco  D.  Josè  Nadal  en  una  bolsa.

             Fiestas  de  la  Trasladaciòn  del  Señor  a  la  Iglesia.-  Con  motivo  del  Traslado del  Señor  a  la  nueva  Iglesia  Parroquial,  tuvieron  lugar  diversos  festejos.  La  fiesta  del  primer  dìa  la  pagò  el  Sr.  Conde,  y  en  ella  tomaron  parte  los  sacerdotes,  D.  Domingo  Peirats,  D.  Josè  Bonet, D.  Josè  Nadal,  D.  Pedro  Gracia  y  el  Teniente  D.  Francisco  Albert  (coadjutor).  Predicò  el  Abad  del  Convento  de  S.  Onofre,  Religioso  Dominico,  y  llevaba  el  Santìsimo  D.  Francisco  Albert,  y  muchas  doncellas  engalanadas,  recitaban  estrofas  relativas  a  la  solemnidad  del  acto.  Hubo  fuegos  artificiales  de  todas  clases,  mùsica,  màscletà  y  disparo  de  armas  de  fuego.

             El  segundo  dìa  de  la  fiesta  lo  pagò la  Condesa  Vieja  de  Almenara,  y  predicò  el  Abad  del  Convento  de  Quart,  D.  Felipe  Jimènez.  El  tercer  dìa  pagò  la  fiesta la  Villa  y  predicò  D.  pedro  Palau,  Capuchino  de la  Magdalena,  e  hijo  de  Almenara.  El  cuarto  dìa  pagò  la  fiesta  el  Vicario  D.  Francisco  Albert  y  predicò  su  pariente D.  Pedro  Palau.  El  quinto  dìa  hizo  la  fiesta  el  Clavario  de la  Virgen  del  Buen  Suceso.  Durante  estas  fiestas  habìa  diez   y  doce  forasteros  en  cada  casa.

             Desde  entonces  se  ha  venido  celebrando  esta  fiesta  de la  Trasladaciòn  del  Seños  el  cuarto  domingo  de  Octubre,  poniendo  punto  final  a  las  fiestas  patronales  de  la  localidad.  En  el  año 1970,  las  fiestas  se  adelantaron  al  mes  de  Septiembre  y  desde  entonces  se  celebra  el  primer  domingo  de  Octubre.

             La  Iglesia  Parroquial  constituye  una  obra  arquitectònica  de  orden  compuesto  y  de  una  resistencia  incalculable.  Sus  dimensiones  son:  25,80m.  de  longitud, 20 m.  de  ancho  y  25  m.  de  alto.  La  fachada  es  de  piedra  labrada,  adornada  con  mármol  azul,  trabajado  con  logro.  Tiene  acceso  a  su  interior  por  dos  puertas,  la  principal  por la  Plazade la  Iglesia,  y  la  otra  lateral  por  la  calle  de  los  Santos  Juanes.

             En  su  interior  habìa  ocho  altares  laterales,  con  anterioridad  a la  Guerra  Civil  (1936),  siendo  el  altar  mayor,  obra  del  artista  valenciano  Jaime  Molins  en  1744,  costando  3.750  pts.,  las  pinturas  las  hizo  Antonio  Rechar  por  465  pts.  Desgraciadamente,  durante  la  mencionada guerra,  estos  altares  fueron  presa  de  las  llamas,  y  todavía  se  observan  vestigios  en  los  pasillos  del  templo,  de  los  hechos  tan  luctuosos  que  allì  sucedieron.

             La  Parroquia  pertenece  a la  Diòcesis  de  Segorbe-Castellòn  desde  Julio  de  1960,  hasta  esta  fecha  pertenecìa  a  la  de  Tortosa.  Con  anterioridad  Almenara  pertenenciò  a la  Diòcesis  de  Segorbe  hasta  el  año  1225,  en  que  el  rey  Jaime  I,  hizo  donaciòn  al  obispo  de  Tortosa,  D.  Juan  Ponce  Torrellas,  el  3  de  Septiembre  de  ese  mismo  año,  por haberle  ayudado  en   el  sitio  de  Peñìscola.

             En  la  actualidad  el  Templo  Parroquial  presenta  un  excelente  aspecto,   sin  grandes  adornos  lujosos,  pero  sì  bastante  limpio  y  acogedor,  si  bien  resulta  pequeño  para  el  volumen  de  su  población,  resultando  insuficiente,  teniendo  que  duplicar  los  actos  litùrgicos  en  los  dìas  màs  señalados,  para  que  puedan  asistir  convenientemente  todos  los  fieles.

             En  el  retablo  del  altar  mayor,  se  venera  la  imagen  de  los  Santos  Juanes,  que  ostentan  la  titularidad  de la  Parroquia,  en  otros  altares  laterales,  se  encuentran,  entrando  a la  Iglesia  por  la  puerta  principal,  por  la  izquierda:  S.  Josè,  Virgen  de  los  Angeles,  Sagrado  Corazòn  de  Jesùs,  Inmaculada  Concepciòn.  Por  la  derecha:  S.  Antonio  Abad  y la  Virgen  del  Carmen.  Otras  imàgenes  distribuidas  por  el  templo  son:  Virgen  del  pilar,  S.  Miguel  Arcàngel,  Virgen  de  los  Dolores,  Santa  Teresa  de  Jesùs,  S.  Vicente,  Santìsimo  Cristo  y  S.  Juan.

             Estàn  constituìdas  cinco  cofradías  con  devociòn  a: S.  Roque,  Virgen  del  Carmen,  Virgen  de  los  Dolores,  Sagrado  Corazòn  de  Jesùs  e  Inmaculada  Concepciòn,  coordinando  la  labor  de  todas  ellas  el  Cura  Pàrroco..

             Muy  pròxima  a la  Iglesia  Parroquial,  se  encuentra la  Casa-Abadìa,  este  edificio  se  construyò  con  aportaciones  voluntarias  de  los  vecinos.  En  la  planta baja  se  encuentra  el  local  parroquial,  ocupado  provisionalmente  por la  Guarderìa  Infantil,  y  en  la  planta  superior,  se  encuentra  la  vivienda  del  Cura  Pàrroco.

             Existe  dede  muy  antiguo  la  costumbre  de  avisar  y  recordar  a  los  fieles  el  horario  de  los  actos  litùrgicos,  haciendo  sonar  las  campanas  de  un  modo  caracterìstico,  en  tres  toques,  espaciados  un  cuarto  de  hora  cada  uno,  sonando  el  primero  media  hora  antes  del  comienzo  del  acto  litùrgico,  bien  sea  para la  Santa  Misa,  Santo  Rosario,  Procesiòn,  etc.

 

LAS  MURALLAS

             ANTES  SISTEMA  DEFENSIVO  AHORA  PATRIMONIO  A  CONSERVAR.  Las  murallas,  construìdas  en  la  segunda  mitad  del  siglo  XVI  entre  1.543  y  1.553,  por  el  arquitecto  director  de  las  obras  de  amurallamiento  de  Almenara,  mosèn  Miguel  de  Santander,  estando  al  frente  de  las  obras  el  picapedrero  alavès  Pedro  Montoya,  formaban  un  rectàngulo  y  esto  ha  contribuìdo  sin  duda  en  la  simetrìa  de

TORREON EN LAS MURALLAS

  las  calles  del  que  fuè  recinto  amurallado.

             Hasta  el  siglo  XVIII  (1.798)  la  población  estubo  dentro  de  los  recintos  rectangulares  concèntricos,  separados  por  un  corredor  conocido  como  el  corredor  de la  Muralla,  defendido  por  seis  torres:  cuatro  en  los  àngulos,  y  las  otras  dos  en  el  centro  de  los  lados  Norte  y  Sur,  esta  ùltima  en  la  parte  de  detràs  del  palacio  del  Conde  de  Almenara  o  de  Aversas.  De  las  seis  torres  sòlo  quedan  dos.

MURALLAS

             Hacia  1.820  la  villa  ya  tenìa  consolidados,  extramuros,  el  arrabal  de la  Vall  y  el  arrabal  de  Valencia,  inductores  del  crecimiento  posterior.

             En  las   primeras  dècadas  del  siglo  XX,  aùn  se  conservaba  el  lienzo  exterior  de  la  muralla,  pero  la  población  se  ensancha  en  direcciòn  E-NE,  por  el  arrabal  de la  Vall  y  hacia  el  Sur,  arañando  el  lìmite  de  la  carretera  N-340.

             La  desaparición  de  las  murallas (se  ha  recuperado  y  restaurado  recientemente,  un  lienzo  de  la  muralla)  empujò  el  crecimiento  hacia  las  cotas  màs  altas  de  la  montaña  del  Castillo,  dejando  la  huerta  libre  al  cultivo  de  los  cìtricos.  La  presiòn  demogràfica  màs  elevada  se  ha  producido  en  la  dècada  de  los  setenta  y  particularmente  de  1.970-1.975,  cifra  que  se  pasò  de  4.091  habitantes  a  5.022,  con  el  nuevo  milenio  parece   haber  llegado  a  un  estacionamiento  en  5.001  habitantes.

             El  tenìa municipio,  se  halla  en  las  faldas  de  la  montaña  del  Castillo.  Sus  calles  son  rectilìneas  y  paralelas,  las  perpendiculares  son  de  menores  dimensiones.      Hasta  1.798  la  población  estaba  dentro  del  doble  recinto  amurallado,  este

MURALLAS

tres  puertas,  una  llamada  de  Valencia,  la  otra  de  Barcelona  (el  portal  de  Nules,  està  casi  entero  dentro  de  una  casa)  y  otra  llamada  de la  Vall.  Las  murallas  formaban  dos  rectàngulos  concèntricos,  el  exterior  es  del  que  se  conservan  algunas  partes,  entre  los  que  habìa  una  distancia  aproximada  de  tres  metros,  el  llamado  corredor  de la  Muralla.

             Los  muros  del  recinto   interior  tenìan  casi  un  metro  de espesor,  y  a  èl  se  adosaban  las  casas;  el  exterior  era  mucho  màs  grueso,  y  tenìa  sus  àngulos  flanqueados  por  cuatro  torres,  y  otras  dos  en  el  centro  de  los  muros  Norte  y  Sur.  En  la  actualidad,  sòlo  se  conserva  parte  del  torreòn  central  del  muro  Norte,  en  la  calle  del  Molino;  y  el  torreòn  nordeste,  dentro  de  una  parcela  privada.  Tambièn  se  conservan  tramos  de  muro  en  la  calle  Cisterna,  en  el  interior  de  las  casas,  y  en  la  calle  molino.  La  cronologìa  de  construcción  no  se  conoce  con  seguridad,  aunque  autores  apuntan  que  fueron  construìdas  en  el  siglo  XVI.  Cabe  la  posibilidad  que  su  origen  fuese  islàmico,  realizàndose  en  este  siglo  una  reconstrucciòn.

             La  villa  amplìa  los  horizontes  traspasando  el  obstàculo  que  ha  supuesto  la  antigua  carretera  N-340.  Se  completa  el  crecimiento  hacia  el  O,  y  se  dibuja  un  plan  que  se  abre  en  abanico  hacia  el  S-SE,  ganando  terreno  a  los  cultivos  agrícolas,  siendo  ya  màs  modesto  el  crecimiento  hacia  el  Castillo.  La  desviación  de  la  carretera,  ha  facilitado  el  crecimiento  hacia  el  sur,  pero  por  el  Este  ha  quedado  acotado  por  la  barrera  que  representa  la  nueva  N-340,  la  lìnea  fèrrea  y  la  autopista  A-7.

 

 EL  TEMPLO  DE  VENUS

             En  el  ùltimo  de  los  cerros,  que  escalonadamente  descienden  desde  Almenara  hasta  el  mar,  conocido  por  el  “Mont  dels   Estanys”,  se  conservan,  hasta  hace  unos  años  las  ruinas  pertenecientes  a  un  supuesto  templo  dedicado  a  la  diosa  Venus.

             En  la  Primera  parte  dedicada  a  Historia,  se  da  detalle  de  este  templo.

 

 ELS  ESTANYS

            Reciben  este  nombre  tres  lagunas  situadas  al  pie  del  cerro  del  mismo  nombre,  situado  en  su  ladera  E.,  de  las  cuales  se  deduce  que  reciba  el  nombre  del  “Mont  dels  Estanys”.

            Intimamente  ligado  al  templo  de  Venus,  se  nos  ofrece  como  lugar  històrico

LAGUNA

“Els  Estanys”,  en  donde  se  supone  que  estubo  situado  el  puerto  de  Sagunto  en  la  època  romana  y  preromana.  Esta  suposición  se  basa  en  la  existencia  de  unas  ruinas  sumergidas  en  estas  lagunas,  y  que  sòlo  en  èpocas  de  acusado  estiaje,  se  pueden  contemplar  en  parte.

            Es  muy  posible,  que  en  aquella  època,  el  Mar  Mediterràneo  llegara  hasta  dicho  lugar,  retrocediendo  después  por  causas  geològicas,  pues  son  muchos  los  restos  marinos  fosilizados  que  se  han  encontrado  por  las  tierras  de  los  alrededores.  También  sabemos  que  las  tres  lagunas  se  comunicaban  con  el  mar  por  un  canal sinuoso,  por  el  cual  debìan  entrar  las  embarcaciones.  Y  teniendo  en  cuenta,  que  estas  embarcaciones  no  podìan  ser  de  mucho  calado,  podìamos  admitir  que tal  vez  llegaran  y  atracaran  al  pie  del  Templo  de  Venus.

             Por  otra  parte,  la  cantidad  de  ceràmica  romana  encontrada  en  el  fondo  de  dichas  lagunas:  ànforas,  vasijas,  etc,  hacen  pensar  que  quizàs  no  fuera  un  puerto  propiamente  dicho,  sino  màs  bien,  un  varadero  donde  las  naves  se  proveìan  de  agua,  de  los  manatiales  existentes  en  el  fondo  de  dichas  lagunas.

LAGUNA

            En  septiembre  de  1958  se  llevaron  a  cabo  unas  prospecciones  subacuàticas,  del  resultado  de  las  cuales  se  publicò  un  interesante  trabajo.  Entonces  se  pudo  comprovar  que  las  aguas  cubren  un  muro, que  recorre  toda  la  longitud  de  la  ribera  E.  del  estanque,  en  su  parte  central  diò  una  profundidad  màxima  de  catorce  metros  y  una  mìnima  de  ocho,  asì  como  la  existencia  de  una  torre  de  forma  circular  en  el  estanque  central.  Tanto  el  muro  como  la  torre  son  de  factura  humana  y  posiblemente  el  muro  servirìa  para  atracar  las  barcas.

            En  el  Museo  Municipal  de  Burriana,  se  conservan  materiales,  econtrados  en  el  fondo  de  “Els  Estanys”,  en  el  verano  de  1970,  pertenecientes  a  la  época  romana  y  medieval,  destacando  un  plato  de  sigillata  con  el  sello  del  alfarero  impreso  y  ceràmica  de la  Alta  Edad  Media.

 

EL  PEIRON  DE  ALMENARA  -  LA  CRUZ  DEL  TERMINO

            Los  peirones  o  cruces  de  tèrmino  son  monumentales  cruces  de  piedra,  levantadas  con  profusiòn  en  la  Baja  Edad  Media  en  las  tierras  de  la  corona  de  Aragòn.  Habituales  en  nuestro  paisaje  valenciano,  configuran  en  nuestra  provincia  un  atractivo  estudiado  de  manera  parcial  por  algunos  ivestigadores.  Realizadas  en  piedra  caliza,  fueron  sus  autores,  modestos  “mestres  de  creus”.

             En  la  comarca  de  la  Plana,  si  bien  sus  poblaciones  contaron  en  su  momento  con  numerosos  peirones,  y  hasta  principios  del  siglo  XX,  ha  formado  parte  de  nuestro  paisaje  rural  y  urbano,  en  la  actualidad  los  restos  de  aquella  rica  herencia  son  muy  escasos.

             Se  cuenta  con  abundante  material  fotogràfico  que  nos  revela  el  aspecto  primitivo  de  las  cruces – Archivo  Mas,  fotografìas  de  Sarthou  y  fotografìas  de  particulares,  anteriores  todas  a la  Guerra  Civil-,  con  documentos  de  archivo  que  las  describen  y  lo  que  es  màs  importante,  con  restos  originales  todavía  significativos.  Materiales  todos  estos  que  ha  de  permitirnos  reconstruìr  esta  parte  tan  maltratada  del  patrimonio.

            El  mayor  nùmero  de  los  peirones,  se  esculpe  en  el  siglo  XV,  època  de  bienestar  social  y  econòmico  en  el  antiguo  reino.  Las  diferentes  poblaciones  compiten  entre  sì  en  la  financiaciòn  de  estas  devotas  estructuras,  reflejo  de  su   espiritualidad  y  de  la  aceptación  en  sus  tierras  de  la  fe  cristiana,  afirmación  no  exenta  de  sentido  en  una  regiòn  con  un  elevado  porcentaje  de  población  morisca.  Esto  es,  sin  lugar  a  dudas,  lo  que  han  determinado  que  las  ubicaciones  màs  habituales  de  los  peirones  sean  la  entrada  y  salida  de  los  pueblos.

             Junto  a  este  deseo  colectivo de  afirmación  religiosa,  hubo  otras  razones  que  justificaron  otras  tantas  ubicaciones  de  las  cruces:  delimitar  el  tèrmino  de  un  pueblo,  el  espacio  sacro  de  un  santuario  o  conmemorar  alguna  fecha  de  interès  local – alguna  visita  importante,  una  desgracia  natural,  como  puedan  ser  inundaciones  o  epidemias.  En  la  mayorìa  de  los  casos,  los  promotores  fueron  los

PEIRON DE ALMENARA “LA CREUETA”

propios  consejos  municipales,  si  bien  tambièn  aparecen  documentados  con  financiaciones  de  peirones  diversos  particulares,  generalmente  de  holgada  posición  econòmica.

            Posteriormente,  esta  interrelaciòn  entre  las  cruces  y  el  entorno  rural,  les  ha  atribuìdo  a  èstas  una  labor  benèfica  sobre  campos  y  cosechas.  Finalmente,  no  estàn  exentos  los  peirones  del  sentido  exorcista  propio  del  signo  de  la  cruz,  de  gran  interès  en  una  sociedad  tan  supersticiosa  como  es  la  rural,  en la  Edad  Media,  y  tambièn  en la  Edad  Moderna.

            Por  lo  que  respecta  a  los  diferentes  elementos  del  peiròn,  son  los  siguientes:  una  graderìa  de  dos  o  tres  escalones  circulares,  cuadrados  o  poligonales;  una  basa,  cuya  secciòn  suele  corresponder  con  la  graderìa;  la  caña  fuste,  habitualmente  circular  u  octogonal,  a  veces  decorada  con  estrìas,  y  recorrida  en  su  interior  hasta  hundirse  en  la  graderìa  por  un  eje  de  cobre  llamado  “ánima”,  cuya  funciòn  consistìa  en  entrelazar  los  diferentes  elementos  de  la  cruz;  la  macolla  o  capitel,  de  varias  formas,  decorado  o  no  con  ornamentación  escultòrica;  y  finalmente  la  cruz  propiamente  dicha,  donde  se  concentra  la  decoración  y  que  evoluciona  desde  la  tracerìa  gòtica  hasta  formas  màs  depuradas.  Lo  màs  selecto  de  los  peirones  es  el  equilibrio  de  sus  proporciones,  la  ecuación  que  relaciona  unas  partes  con  otras,  haciendo  que  el  conjunto  ofrezca  una  visiòn  armònica,  claramente  identificada  con  la  distancia.  A  la  de  Almenara,  le  falta  un  tramo  de  la  columna.

             La  decoración  escultòrica,  de  reducidas  dimensiones,  debido  al  limitado  espacio  que  otorga  el  soporte,  se  caracteriza  por  la  tosquedad  de  sus  formas  y  la  aburrida  reiteración  de  sus  elementos  iconogràficos,  concentrados  exclusivamente  en  la  cruz  y  la  macolla  desarrolla  siempre  el  mismo  esquema  distributivo:

            La  cruz:  el  Crucificado  es  el  anverso,  y  la  Virgen  el  reverso.  En  los  peirones  gòticos,  suelen  ocupar  los  extremos  de  los  brazos  de  la  cruz  dos  pequeñas  figurillas,  muchas  veces  no  identificables.  Aquellos  que  han  podido  ser  reconocidos  por  sus  signos  iconogràficos,  suelen  ser  santos  o  apòstoles.  Completan  la  decoración  angeles,  querubines  y  motivos  florales  distribuìdos  simétricamente.

             El  capitel:  historiado  las  màs  de  las  veces,  presentan  mayor  variedad  que  la  cruz.  Rostros  o  figuras  de  cuerpos  enteros  de  santos,  donantes,  apòstoles,  evangelistas,  personajes  històricos,  que  se  sitùan  en  severas  hornacinas,  o  lo  que  es  màs  habitual,  a  los  largo  de  un  friso  corrido.  A  veces  la  decoración  figurada  es  sustituìda  por  escudos  heràldicos – de  la  villa,  del  donante,  del  reino – o por  los  símbolos  de  la  pasiòn.  X

PEIRON DE ALMENARA ZONA SUPERIOR

             La  fácil  lectura  y  sencilla  realización,  de  la  simbolgìa  de  estas  cruces  nos  sorprende  en  ocasiones  con  elementos  iconogràficos  de  la  màs  pura  tradición  medieval.  Sus  elementos  parlantes  son  de  gran  simpleza,  debido  con  toda  seguridad  a  estar  destinada  su  lectura  a  un  pùblico  que  asimilarà  el  mensaje  gracias a  la  claridad  y  reiteración  de  sus  elementos.

             En  la  comarca  geogràfica  de la  Plana,  se  ha  podido  encontrar  cruces  o  restos  de  estas  en  las  siguiente  poblaciones:  Borriol,  Castellòn,  Villarreal,  Burriana  y  Almenara.  Aparte  de  las  cruces  conservadas  en  peor  o  mejor  estado,  documentos  alusivos  a  estas  fotografìas  de  principios  de  siglo,  la  ùnica  prueba  de  su  existencia,  tras  los  destrozos  de  la  guerra  del  treinta  y  seis  es,  en  muchos  casos,  la  memoria  colectiva  de  las  generaciones  de  mayor  edad.

             De  estilo  gòtico,  consta  de  las  habituales  gradas  circulares,  una  voluminosa  basa  tambièn  circular  y  de  caña  octogonal,  que  en  su  parte  inferior  se  transforma  en  cuadrada.  Las  fotografìas  muestran  los  engarces  exteriores  entre  las  diferentes  piedras  que  componen  la  caña.  La  macolla  poligonal  sirve  de  soporte  a  la  maravillosa  cruz  gòtica,  que  en  la  foto-Mas  aparece  rota  en  la  parte  superior  de  su  espiga.  La  fotografìa  muestra  el  anverso  de  la  cruz,  con  figura  del  crucificado  y  otros  dos  personajes  en  los  extremos  del  brazo  horizontal  imposibles  de  identificar.  Ya  hemos  visto  antes  como  en  las  cruces  renacentistas  y  barrocas,  es  habitual  acentuar  la  inserción  de  los  brazos  de  la  cruz  para  producir  una  visiòn  armònica  de  èsta.  Ahora,  en  el  peiròn de  Almenara,  podemos  apreciar  como  en  las  cruces  medievales  se  busca  el  mismo  efecto  acentuado  precisamente  en  los  cuatro  extremos.

             Del  autor  de  la  “Creueta”  de  Almenara,  no  conocemos  su  nombre  al  no  disponer  de  documentos  de  contratación.

             Estos  monumentos  estàn  protegidos  por  la  ley  desde  1963  (Decreto  571/63  del  14  de  Marzo,  B.O.E.  del  30/3/63)

             Situada  en  su  momento  paralela  al  camino  real,  a  la  salida  de  Almenara  en  direcciòn  a  Castellòn,  hoy  antigua  N-340,  al  lado  de  una  era,  ahora  integrada  en  la zona  ajardinada  del  recinto  del  Centro  de  la  3ª  Edad  en la  Plaza  de la  Constituciòn.

             La  base  compuesta  por  cuatro  hileras  de  piedras.  Sobre  tres  gradas  circulares  se  asienta  la  voluminosa  basa  tambièn  circular,  de  la  que  arranca  la  octogonal  caña.  La  primera  grada,  està  formada  por  17  piezas,  la  seguna  por  11  y  la  tercera  por  8,  todas  ellas  de  piedra  caliza  y  algunas  de  rodeno.  El  fuste  o  columna  octogonal,  compuesto  por  tres  tramos,  segùn  puede  observarse  constrastàndola  con  las  fotografìas  màs  antiguas,  (Archivo  Mas  1919,  Sarthou  Carreres),  serìa  de  1,65  m.,  ahora  le  falta  un  tramo  de  aproximadamente 35  cm.  La  cruz  serìa  de  75  cm.  de  alto  por  60  cm.  de  ancho.  El  capitel  es  de  forma  poliedro  hexagonal.

             Destruìda  en  1936,  fuè  levantada  y  reconstruìda  en  1939,  siendo  la  cruz  original  y  faltàndole  un  tramo  de  aproximadamente  35  cm.  Sustituyendo  la  cruz  original,  se  insertò  una  cruz  de  hierro,  forjada  por  el  herrero  local  Manuel  Pèrez  Rufanges.

             La  reconstrucciòn  de  la  “Crueta”  en  gres  artìstico  de  alta  cocciòn,  ha  sido  realizada  a  mano  y  decorada  con  colores  naturales,  segùn  modelo  facilitado  por la  Direcciòn  General  de  Patrimonio  Artìstico  de la  Consellerìa  de  Cultura  y  Educaciòn  de la  Generalitat  Valenciana,  por  la  empresa  Revestimentos  Artìsticos  Romar  S:L. – Ros  Marì  Marco – de  Alboraya  (Valencia).

             El  23  de  junio  de  1993  tenìa  entrada  en  el  Registro  del  Ayuntamiento,  un  escrito  de  Margarita  Ramòn  Llopis,  dirigido  al  Concejal  de  Cultura,  proponiendo  la  necesidad  de  reponer  el  remate  de  la  “Creueta”,  la  cruz  de  hierro  que  ahora  faltaba,  pero  mejor,  despuès  de  un  estudio  de  las  fotografìas  existentes,  labrar  y  reponerla  en  piedra,  con  lo  que  nuestro  patrimonio  històrica  y  artìsticamente  ganarìa.  Posteriormente  otro  escrito  de  15  de  febrero  de  1994  de  Rosa  Llusar  Gomis,  vuelve  a  insistir  en  el  tema,  ofreciendo  su  aportación  en  el  caso  de  que  se  realizara  la  restauración.

 

CASA  MUSEO  DE  SANTA  GENOVEVA  TORRES

             La  casa  donde  viviò  la  Madre  Genoveva  Torres,  se  encuentra  situada  en la  Calle  Mayor  nº  9  de  Almenara  (Castellón),  la  cual  se  ha  convertido  en  un  museo  que  recoge  sus  pertenencias,  en  ella  se  encuentran  utensilios  de  la  època  de  principios  del  siglo  XX,  aperos  de  agricultura,  de  cocina,  mantelerìas  etc.

CAPILLA DEL MUSEO

            Dentro  del  museo  en  la  planta  baja,  se

CASA MUSEO

construyò  una  capilla  a  petición  de  sus  devotos.  Este  lugar  es  visitado  por  creyentes  de  diferentes  regiones  de  España,  e  incluso  tambièn  visitada  por  algunos  extranjeros.

            Las  Religiosas  tubieron  la  feliz  idea,  y  aùn  màs  feliz  realización:  preparar  un  pèqueño  museo  o  relicario  vivo  de  cuanto  perteneciò  a  la  fundadora.  Con  gusto  exquisito,  con  ese  mimo  filial  de  unas  manos  artistas.

CONMEM. DE LA BEATIFICACION

El  visitante  entra  en  la  vida  sorprendente  de  aquella  mujer.  La  visita  servirà  de  punto  de  meditaciòn,  y  de  toque  de  oraciòn,  que  tambièn  se  reza  levantando  los  ojos  y  el  corazón  a  aquellas  reliquias  conservadas,  desde  los  cilicios  fuertes  a  la  modesta  caja  de  costura,  de  los  diversos  utensilios  personales,  a  los  hàbitos,  ropas,  documentos  diversos,  libros,  apuntes,  constancias  todas  de  aquel  fervor  que  pasò  por  la  vida  haciendo  el  bien.  Aquella   mesa  de  trabajo  con  sus  libros  abiertos,  con  las  cuentas  de  la economìa  diaria,  que  todo  era

ARBOL GENEALOGICO

prueba  y  motivo  de  sacrificio;  y  aquellas  antiparras  dejadas  sobre  la  mesa,  como  aguardando  a  que  los  ojos  que  tanto  habìan  visto  el  dolor  y  llorado,  ojos  de  mucho  amar  y  tanto  comprender,  volvieran  a  recibir  la  ayuda  hermana  de  los  cristales.

                  Y  aquella  caja  de  sencillo  cartòn,  donde  la  Madre  guardaba  para  sus  viajes  una  pequeña  imagen  de  Marìa,  era  “su  compañìa”,  y  para  no  llamar  la  atención  de  sus  compañeros  de  viaje  habìa  abiertoen  la  tapa  una  ventanilla  discreta,  por  donde  asomaba  el  rayo  de  luz  del  rostro  de  la  imagen.

             Y  la  alcoba,  que  representa  con  todos  los  accesorios  y  enseres,  la  celda de la  Madre  Genoveva,  donde  viviò  y  muriò. Todo  en  albores,  como  ìntimo  sabor  de  eucaristías.  Limpieza  monjil,  siempre  a  punto  de  recibir  la  vida  de  los  diàlogos  misticos,  o  la  visita  de  la  muerte  bien  llegada…  Pero  para  nosotros,  lo  que  mà  impresiona  son  aqullas  dos  muletas  y  el  pequeño  zapato  de  su  ùnico  pie, disponible  a  las  andanzas  camineras.

             Cuànto  dolor  de  renunciamientos,  los  de  esapobre  niña,  obrera  de  almacenes  naranjeros  en  su  tierra  levantina;  aspiraciones  después,  de  otro  naranjal  religioso.  Y  por  fin  señora  ama,  ama  segura  de  aquellos  hogares,  donde  la  soledad  o  la  vejez  encuentra  el  calor  familiar  de  otros  àngeles  custodios,  las  religiosas  Angèlicas.  Aquellas  muletas,  parecìan  al  contemplarlas  ,  alas  de  àngeles  que  asì  fueron  sosteniendo  el  cuerpo  dèbil  de  la  monja  fuerte,  en  sus  caminos  por  la  vida,  en  sus  paseos  por  Zaragoza,  en  su  permanente  devociòn  ante  el  camarìn  de la  Virgen  del  Pilar.  Es  recomendable  una  visita  por  ese  pequeño  museo.  En  estos  tiempos  de  tanto  carnaval  humano,  un  baño  de  verdad  angèlica  sienta  bien.

Vida  y  obra  de  una  Santa.-  Genoveva  Torres  Morales  nace  el  3  de  enero  de  1870  en  Almenara,  pueblo  de  la  provincia  de  Castellòn.  Sus  padres  Josè  y  Vicenta,  eran  personas  sencillas  y  cristianas,  que  han  visto  bendecido  su  matrimonio  con  seis  hijos,  Genoveva  es  la  benjamina.  Fuè  bautizada  el  4  de  enero  a  los  diez  años,  mezclada  con  las  gentes  del  pueblo,  recibe  la  primera  comunión.

EL PRIMER HABITO

             Influirà  decisivamente  en  su  futuro,  la  muerte  de  sus  padres,  quedando  huèrfana  a  los  ocho  años,  con  su  hermano  Josè,  por  el  fallecimiento  de  los  otros  cuatro.

             Comenzaba  una  nueva  etapa  para  Genoveva,  hasta  entonces  acudìa  a  la  escuela,  donde  recibiò  una  instrucción  elemental  como  manifiestan  sus  escritos.  Destacò  especialmente  en  las  labores  de  bordado.  Convertida  después  en  ama  de  casa  hubo  de  dejar  la  escuela,  lo  que  ciertamente  no  abandonò  nunca  fuè  la  catequesis  parroquial,  en  aquella  soledad  la  lectura   de  algunos  libros  piadosos  de  su  madre,  la  asistencia  dominical  a  la  catequesis  y  sus  infantiles  reflexiones,  la  llevaron  a  sentir  una  fascinación  por  Dios  y  por  su  voluntad.

 Amputaciòn  de  su  pierna  izquierda.-  El  cùmulo  de  trabajos  y  privaciones  fuè  minando  su  salud.  Cayò  enferma,  no  se  diò   importancia  a  su  gravedad  hasta  que  hizo  aparición  un  tumor,  que  el  mèdico  diagnosticò  de  maligno.  El  dolor  era  tan  irresistible  que  en  ocasiones  perdìa  el  conocimiento,  pasaron  ocho  meses  que  para  la  niña  fueron  un  calvario.  Lo  resiste  con  valentìa,  sirvièndose  de  consuelo  los  dolores  que  padeciò  Jesùs  en la  Cruz.

             La  pierna  se  cubriò  de  llagas,  y  se  hablò  de  amputar.  El  hermano  y  demàs  familiares  aceptaron  la  operación,  ya  que  era  la  ùnica  manera  de  localizar  la  gangrena;  esta  se  llevò  a  cabo  y  gracias  a  la  intervención  se  salvò  la  vida  de Genoveva.

C ON COMPAÑERAS

             Fueron  muchos  los  momentos  en  que  el  dolor  llegò  a  cimas  elevadìsimas,  pero  poco  a  poco  fueron  aliviàndose  sus  dolores.  Siempre  hasta  su  muerte  a  los  86  años,  se  verà  acompañada  de  sus  inseparables  muletas.

             Aquella  niña  decidida  y  bulliciosa  de  los  primeros  años,  ya  no  correteaba  como  las  demàs  de  su  edad.  Transcurre  el  tiempo  y  su   hermano  queda  viudo,  y  Genoveva  a  pesar  de  sus  dolencias,  se  hace  cargo  plenamente  del  hogar,  seguìa  haciendo  los  oficios,  limpiando  el  piso  y  lavando  la  ropa, todo  lo  querìa  tener  bien  limpio  y  esto  hacìa  feliz  a  su  hermano.

             Acababa  de  cumplir  los  quince  años  y  ya  aparentaba  ser  una  mujer  seria  y  responsable.  Fuera  de  su  casa  y  de  la  atención  de  su  hermano,  nada  contaba  para  ella,  si  estaba  sola  se  dedicaba  a  rezar  y  a  leer  libros  espirituales  que  habìan  quedado  de  su  madre.

             Fuè  en  1885  cuando  tubo  una  caìda  fulminante,  el  cuerpo  se  le  llenpo  de  llagas  y  no  podìa,  sino  a  base  de  fuertes  dolores,  hacer  el  màs  mìnimo  movimiento,  tuvo  otra  vez  que  guardar  cama.  Su  hermano  se  habìa  vuelto  a  casar,  y  a  la  nueva  esposa  no  le  gustaba  tenerla  en  casa,  y  menos  siendo  invàlida.

En  el  asilo  “Casa  de  Misericordia”.-  Por  circunstancias  familiares  fuè  internada  en  el  orfanato  “Casa  de  Misericordia”  de  Valencia,  regentada  por  las  Carmelitas  de la  Caridad.  Esta  etapa  en  el  orfanato,  iba  a  suponer  un  importante  progreso  en  su  vida  espiritual.  Llegaba  allì  con  un  importante  bagaje  interior,  aunque  poco  ilustrado.  Sentìa  una especial  devociòn  a la  Eucaristìa,  al  Sagrado  Corazòn,  a la  Virgen  Marìa  y  a  los  Santos  Angeles.

            El  sufrimiento  marcò  con  fuerzo  los  primeros  quince  años  de  la vida  de  Genoveva,  las  personas  que  siguieron  de  cerca  el  mal  de  su  pierna,  testimoniaron  como  aquella  niña  en  medio  de  sus  dolores  se  acordaba  de  Jesùs  Crucificado,  y  todo  lo  ofrecìa  por  la  salvaciòn  de  los  pecadores.  Habìa  calado  hondo  en  el  misterio  del  dolor  y  del  sufrimiento  humano.

 Buscando  la  voluntad  de  Dios.-  Despuès  de  nueve  años  de  estancia  en la

DORMITORIO DE LA SANTA

  Casa  de la  Misericordia,  que  supuso  un  entrenamiento  y  experiencia  de  vida  espiritual,  ayudad  por  su  director  D.  Carlos  Ferrìs,  màs  tarde  Jesuìta  y  Fundador  de la  Leproserìa  de  Fontilles,  solicitò  su  ingreso  como  religiosa  de  las  Carmelitas  de la  Caridad.  Su  cojera  fuè  considerada  un  obstàculo  para  ser  admitida.  Genoveva  no  intentò  pedir  el  ingreso  en  ninguna  otra  Congregaciòn.  Sin  embargo,  no  dejò  de  buscar  la  volunrtad  de  Dios  sobre  su  vida.

             Intuyò  un  acuciante  problema  que  aquejaba  a  la  mujer  de  nuestro  siglo  XX:  la  soledad.  Situación  dolorosa,  difícil  y  delicada  de  tantasa  señoras  que  se  quedaban  sin  hogar,  bien  por  fallecimiento  del  esposo,  o  por  matrimonio  de  los  hijos,  o  de  quellas  otras  que  al  perder  su  familia,  quedaban  en  abandono  ante  una  sociedad  que  las  ignoraba  y  la  minusvaloraba.

Deja  el  orfanato  y  empieza  a  vivir  con  dos  compañeras,  Isabel  y  Amparo,  que  se  iban  a  convertir  en  una  pesada  cruz  para  Genoveva,  ayudàndose  para  su  sustento  del  trabajo  de  costura,  y  alimentando  su  espìritu  con  actos  de  piedad  en  comùn,  sobre  todo  con  la  adoración  a  Jesùs  Eucaristìa.

 Fundaciòn  de  la  Congregaciòn.-  En  1911,  la  voluntad  de  Dios  se  va  a  manifestar  de  una  manera  màs  concreta  y  definitiva.  El  canònigo  D.  Josè  Barbarròs,  al  que  habìan  acudido  algunos  años  antes,  les  expuso  el  problema  de  algunas  señoras  y  señoritas,  unas  veces  solas,  otras  abandonadas,  siempre  cargadas  de  sufrimiento.  Consultan  al  Padre  Martìn  Sànchez  S:J:,  director  espiritual  de las  tres  compañeras,  que  da  su  aprobación  al  proyecto.  La  misiòn  serìa  ofrecer  un  nuevo  hogar  a  mujeres  solas,  aportando  la  pensiòn  que  pudieran.  Pero  Genoveva  no  olvidò  su  antiguo  anhelo,  por  lo  que  el  carisma  a  desarrollar  irìa  unido  a  la  adoración  nocturna  de la  Eucaristìa.

             Desde  su  salida  de la  Casa  de  Misericordia  en  1894  hasta  1911,  la  vida  de  Genoveva  se  podrìa  comparar  a  una  peregrinación  por  el  desierto  en  busca  de  la  voluntad  de  Dios.

             El  2  de  febrero  de  1911  se  inaugurò  la  primera  casa  en  Valencia  con  cuatro  residentes.  Genoveva,  fuè  nombrada  Directora  de la  Casa,  se  sentìa  un  estorbo  que  debìa  desaparecer  para  que  fructificara  la  obra,  sentimiento  continuo  a  lo  largo  de  su  vida,  porque  ella  se  necesitaba  “un  gigante  de  mujer  con  corazón  de  hombre”.

             Paulatinamente  crecen  las  fundaciones,  al  ritmo  que  las  vocaciones  van  surgiendo.  A  partir  de  1912  visten  con  hàbito  caracterìstico.  En  1915  empiezan  a  consagrarse  a  Dios  con  votos  privados.  Se  habìan  elaborado  unos  Estatutos,  conteniendo  el  nùcleo  de  lo  que  serìa  el  futuro  Instituto  Religioso.

             El  5  de  diciembre  de  1925  se  promulga  el  Decreto  por  el  que la  Sociedad  Angèlica quedaba  erigida  en  Instituto  religioso  diocesano,  y  el  18  de  diciembre  el  Arzobispo  de  Zaragoza  recibìa  personalmente  la  profesiòn  religiosa  de  Genoveva  y  de  sus  18  compañeras.  Dos  dìas  después  es  nombrada  Madre  General  del  Instituto,  con sede  Generalicia  en  Zaragoza.

 Entrañas  de  Iglesia  en  una  obra  que  no  cesa.-  Se  acercaban  momentos  difíciles  como  consecuencia  de  la  persecución  religiosa  en  el  año  1931.  No  obstante,  la  actividad  de la  Madre  Genoveva  iba  a  presentar  facetas  nuevas,  especialmente  como  maestra  y  guìa  espiritual  del  nuevo  Instituto  Religioso.  Escribe  una  Carta  Circular  tratando  de  inflamar  a  sus  miembros  en  el  seguimiento  de  Cristo.  Cuando  en  1936  estalla  la  guerra  civil  española  se  celebraron  las  Bodas  de  Plata  de la  Fundaciòn  con  gran  mesura.

             En  la  casa  de  Valencia  pudieron  dar  protecciòn  a  otras  personas,  no

DECLARACION HIJA PREDILECTA DE ALMENARA

  sòlo a   miembros  de  Congregaciones  religiosas,  sino  tambièn  a  grupos  seglares,  pudiendo  incluso  tener  al  Santìsimo  Sacramento. La  Madre  Genoveva  nos  enseña  a  tener  corazón  abierto  para  todas  las  personas  y  actividades  de la  Iglesia.  Acabada  la  guerra, la  Madre  Genoveva  animò  a  sus  Hijas  para  recuperar  las  Casas  perdidas  durante  el  conflicto,  y  asì  al  poco  tiempo  ya  estaban  funcionando  de  nuevo  las  seis  Casas  de la  Sociedad  Angèlica,  aunque  con  bastantes  dificultades.

             A  pesar  de  su  avanzada  edad, la  Obra  de la  Madre  Genoveva  no  cesaba.  Su  actitud  al  servicio  de  los  demàs  no  envejecìa,  porque  el  amor  es  màs  fuerte  que  la  enfermedad  y  la  muerte. La  Madre  Genoveva  pasaba  sus  años  con  una  actitud  de  servicio,  no  solo  hacia  las  mujeres  solas,  sinio  tambièn  hacia  las  Religiosas  Angèlicas  de  las  que  era  Madre  General.  Si  Cristo  se  habìa  hecho  servidor  de  los  hombres,  ella  no  concebìa  otra  forma  de  seguimiento,  que  la  imitación  de  esa  actitud  del  Señor.

 Una  vida  que  se  transforma.-  A  partir  de  1950,  se  percibo  una  pèrdida  defuerzas  en  su  actividad,  pero  el  Instituto  sigue  su  desarrollo  con  nuevas  fundaciones.  En  estos  años  nada  debiò  agradar  tanto  al  Madre  Genoveva  que  la  cesiòn  de  Roma  del  “Decretum  Laudis”  que  tanto  deseaba.  Adquirìa  asì  su  obra  carácter  pontificio  universdal,  pasando  a  denominarse  desde  entonces  “Hermanas  del  Sagrado  Corazòn  de  Jesùs  y  de  los  Santos  Angeles”.  Fuè  dado  en  Roma  el 25  de  marzo  de  1953.

            En  el  cuarto  Capìtulo  General  de  1954,  Dios  retira  de  su  mano  lo  que  un  dìa  le  habìa  confiado.  Al  igual  que  supo  gastar  su  energìa  para  poner  en  marcha  y  extender  el  Instituto  Religioso.  Ahora  supo  convertirse  en  religiosa  respetuoso  y  obediente  de la  Madre  General.

             Durante  el  año  1955  sus   fuerzas  se  debilitaron  notablemnente.  A  primeros  de  diciembre,  su  estado  se  agravò.  Solo  en  el  dìa  de la  Inmaculada,  pudo  asistir  a  Misa.  Durante la  Navidad  empeorò  y  el  dìa  30  sufriò  un  ataque  de  apoplejía.  Se  le  administrò la  Unciòn  de  Enfermos,  se  repuso  y  exclamò.  “Hàgase,  Señor  vuestra  santa  voluntad”.  Del  3  al  4  de  enero  su  estado  empeorò  y  a  las  nueve  de  la  mñana  del  dìa  5, la  Madre  Genoveva  entrò  en  estado  de  coma.  Esa  misma  tarde  del  dìa  5  de  enero  de  1956,  en la  Casa  Generalicia  de  Zaragoza, la  Madre  Genoveva,  deja  este  mundo  para  encontrar  a  su  Señor.

             La  noticia  corriò  por  la  ciudad  y  se  formaron  largas  filas  ante  su  cuerpo,  expuesto  para  rezar  y  encomendarse  a la  Madre,  pasaron  por  su  mano  objetos  piadosos  y  darle  el  ùltimo  adiòs.  La  consideraban  como  una  verdadera  santa.

             Los  restos  mortales  de la  Madre  Fundadora  de  las  Religiosas  Angèlicas,  fueron  depositados  en  una  cripta  que  se  construyò  bajo  el  altar  mayor  de la  Casa  Generalicia.  En  diciembre  de  1994,  y  como  actitud  preliminar  a  su  beatificación,  los  restos  de la  Madre  Genoveva  fueron  trasladados  a  la  nueva  capilla,  donde  reposan  bajo  su  altar,  y  la  cual  puede  ser  visitada  por  cuantas  personas  lo  deseen.

 Datos  biogràficos  de  Santa  Genoveva

 1870  3  DE  ENERO.-  Nace  en  Almenara,  Castellòn

 1871.-  Muere  Josè,  su  padre.

 1877  11  DE  DICIEMBRE.-  Recibe  el  Sacramento  de la  Confirmaciòn.

 1878.-  Muere  Vicenta,  su  madre.

 1880.-  Recibe la  Primera  Comuniòn.

 1882  JULIO.-  Se  le  forma  un  tumor  en  la  pierna  izquierda.

 1883  MARZO.-  Amputaciòn  dolorosa  de  la  pierna  enferma.

 1886  8  DE  MARZO.-  Ingresa  en la  Casa  de  Misericordia  de  Valencia.

 1894.-  Sale  del  asilo.

 1911  2  DE  FEBRERO.-  Fundaciòn  en  Valencia  de  una  obra  para  señoras  retiradas.

1911  DICIEMBRE.-  Aprobaciòn  verbal  diocesana.

 1912  31  DE  JULIO.-  Inauguraciòn  de  la  primera  Casa  en  Zaragoza.

1925  5  DE  DICIEMBRE.-  Erecciòn  canònica  del  Instituto  religioso.

1925  18  DE  DICIEMBRE.-  Profesiòn  de  votos  simples.

 1926  18  DE  DICIEMBRE.-  Profesiòn  perpetua.

 1931  18  DE  DICIEMBRE.-  Confirmaciòn  en  el  cargo  de  Superiora  General.

 1941  14  DE  ENERO.-  Se  inaugura  en  Zaragoza  la actual  Casa  General.

 1953  25  DE  MARZO.-  Se  recibe la  Aprobaciòn  Pontificia.

 1956  5  DE  ENERO.-  Muere  en  Zaragoza.

 1976  2  DE  ENERO.-  Apertura  del  proceso  de  Canonizaciòn

 1991  22  DE  ENERO.-  Declaradas  sus  Virtudes  Heròicas.

 1995  29  DE  ENERO.-  Beatificación  en  Roma.

 2003  4  DE  MAYO.-  Canonizada  en  Madrid  por  Su  Santidad  Juan  Pablo  II.

 Palabras  de  Juan  Pablo  II  en  la  Canonizaciòn  “La  nota  caracterìstica  que  impulsaba  su  espiritualidad,  era  la  adoración  reparadora  a  la  Eucaristìa,  fundamento  desde  el  que  desplegaba  un  apostolado   lleno  de  humildad  y  sencillez,  de  abnegación  y  caridad”.

 Como  una  segunda  canonización.-  Hay  para  los  Santos  una  canonización  oficial  e  imprescindible,  otorgada  por  la  Iglesia,  y  otra  canonización  “a  posteriori”  dictada  por  el  pueblo  cristiano,  que  bebe  y  se  alimenta  en  las  fuentes  de  la  vida  de  los  Santos,  y  en  las  ricas  praderas  de  su  doctrina.

             Exactamente  ocurre  esto  con  Santa  Genoveva.  Transcurrida  la  gloria  de  su  exaltaciòn  definitiva  por  Juan  Pablo  II  al  canonizarla,  sigue  creciendo  la  estima y  veneraciòn  que  le  profesa  el  pueblo  cristiano.  Ojala  tambièn  su  imitación,  de  lo  contrario  dejarìa  de  ser  luz  y  sal  de  la  tierra.

 

 MUSEO  DEL  MOLINO  DE  ARROZ

            El  edificio  se  construyò  hacia  1773  como  almacèn  de  paja  de  la  villa,  para  proveer  a  las  tropas  alojadas  en  Almenara.  Siempre  se  ha  adaptado  a  las  tendencias  econòmicas  del  momento.

MAQUINAS PARA ELABORAR EL ARROZ

En  1850  se  encuentra  documentado  como  portazgo:  un  lugar  donde  se  colecta  el  derecho  de  pasar  por  un  determinado  sitio.  En  1889  es  mencionada  como  almacèn  de  naranjas  para  la  exportaciòn.  En  1914  el  propietario,  Antonio  Ferrando  Altabella,  solicitò  permiso  para  instalar  motores,  y  asì  poder  descascarillar,  blanquear  y  clasificar  el  arroz.

             El  28  de  septiembre  de  1977,  dejò  de  funcionar  como  molino  de  arroz  y  volvió  a  ser  almacèn  de  naranjas.  El  Ayuntamiento  de  Almenara,  comprò  el  edificio  en  el  año  1999.

             Este  museo  abriò  sus  puertas  en  el  año  2011.  Su  pertenencia  es  del

FACHADA DELANTERA

  Ayuntamiento  de  Almenara,  y  tiene  el  objetivo  de  divulgar  la  importancia  del  cultivo  y  la  producción  tradicional  de  arroz  en  el  municipio,  asì  como  la  historia  y  geografìa  local.

            El  centro  està  dirigido  por  el  Ayuntamiento  de  Almenara.  En  el  se  muestra  la  descascadora  original,  objetos  del  cultivo  tradicional  del  arroz  y  otros  procedentes  del  legado  històrico  del  pueblo.  Existen  tres  zonas:  la  exposición  permanente  de  la  planta  baja,  muestra  aspectos  de  la  historia  y  geografìa  local;  la  primera  planta  està  dedicada  al  cultivo  y  la  producción  del  arroz;  el  entresuelo  es  un  espacio  de  exposiciones  temporales.

FACHADA TRASERA

             Las  variedades  de  arroz  cultivadas  en  la  Regiòn  Valenciana  eran  “el  Belloc”,  “el  Bomba”  y  “el  Balilla”.  Los  productos  de  los  molinos  de  arroz,  eran  el  arroz  “paddy”  o  vestido,  que  se  envìaba  a  otros  molinos  para  continuar  el  proceso,  arroz  verde,  para  el  consumo  de  animales,  arroz  blanco  para  venta  màs  baja  y  arroz  blanco  de  calidad.

             Los  labradores  llevaban  sacos  de  arroz  con  la  càscara  al  molino,  donde  lo  guardaban  para  blanquearlo,  y  luego  venderlo.  El  molinero  compraba  a  los  propietarios  y  pagaba  segùn  la  calidad  del  arroz.  El  blanqueado  consistìa  en  ponerlo  en  los  esquiladores  y  después  en  los  ventiladores  para  separarlo  de  la  càscara  “pallùs”  luego  se  transportaba  en  unos  cilindros  para  clasificarlo.  Se  blanqueaba  quitando  el  “morret,  mitjos,  segò,  etc.”.  Para  la  venta  se  empaquetaba  en  sacos  de  tela  o  plàstico  en  la  planta  baja.

INTRODUCCIÒN  DEL  ARROZ  EN  ESPAÑA.-  Fueron  los  àrabes  quienes  en  el  siglo  VIII,  introdujeron  el  arroz  (al-arruz)  en  la  penìnsula  ibèrica.  Ademàs  extendieron  e  intensificaron  el  regadìo,  que  permitìa  obtener  un  gran  rendimiento  a  la  tierra  y  producir  màs  cereales.  La  introducción  en  España  se  diò  de  la  mano  de  “Moslen  el  Conquistador”,  que  plantò  el  cultivo  de  forma  estructurada,  con  el  consabido  amplio  conocimiento  de  la  agricultura  y  el  manejo  del  agua  que  tenìa  esta  cultura.

MAQUINA PARA ARROZ

            Tras  la  dominaciòn  musulmana,  durante  los  tiempos  de  Jaime  I  el  Conquistador,  es  cuando  se  inicia  el  cultivo  en  España,  de  forma  màs  intensa  en  Valencia  zona  de la  Albufera  y  en  Andalucìa.

             Entre  los  siglos  XVIII  y  XIX,  los  nuevos  adelantos  tecnològicos  (bombas  de  vapor)  y  cientìficos  que  permitìan  transformar  la  mayor  parte  de  las  tierras  hùmedas,  en  tierras  aprovechables  para  el  cultivo  del  arroz  y  en  cultivo  de  hortalizas.

 

BIBLIOGRAFIA

 .-http://www.almenara.es/cs/castillo.p

.-Libro  de  la  Universidad   ID21341    Almenara: La  Plana  Baixa

                    Autor  Pere  Hormigos  i  Sanchez

 .-http://www.almenara.es/cs/murallas.php

 .-http://www.almenara.es/cs/creueta.php

 .-http://www.angèlicas.org/VIDAOBRA.htm

 .http://www.santagenoveva.org/boletines_sin_fronteras/sin_fronteras_005.pdf

 .-Boletìn  informativo  del  Culto  a  Santa  Genoveva  Torres    Morales diciembre  2008  nº  119  

 .-Visita  directa  al  Museo  del  Arroz  de  Almenara  y  datos  facilitados  por  funcionaria  del  Ayuntamiento  de  Almenara  Lorena  Marin.

 

 

 

 

 

 

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

3 pensamientos en “Almenara Modulo 2 Patrimonio Artistico

  1. Soy la encargada
    del Molino de Arroz…supongo que debi atenderle yo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Discùlpame Lorena por no poner tu nombre correcto, ya lo he corregido y he puesto Lorena Marìn.
      Te estoy muy agradecido por lo bien que me atendiste, y las facilidades para sacar fotos de toda la parte interior del Molino de Arroz.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>