Nuestros antepasados: Como vivían y vestían en la Vall

INTRODUCCIÓN

Quiero empezar este trabajo haciendo un pequeño homenaje al padre D. Jesús García Moliner, escolapio, hijo de La Vall d’Uixó por estirpe, vocación y sentimiento. El gran amor de su vida, después de la virgen de los Dolores, fue La Vall, su pueblo, sus tierras, sus montañas, su gente, su río, sus costumbres y todo lo que encerraba dentro del nombre de La Vall a la que cantó por tierras de la América Hispana durante toda su vida.

                                            YO SOY COMO MI PUEBLO

                                     El pueblo en que nací  es monte y llano.
                                     Cuesta arriba el tomillo y el romero;
                                     y abajo,entre los mimos del tempero,
                                     yergue el naranjo su copón lozano
                                     Yo soy como mi pueblo: monte y llano
                                    Y nostalgias de moro y de pagano,
                                    cual su huerta feraz con mansedumbres
                                    de moriscas acequias y quejumbres
                                    de grillos en el surco virgiliano.

 

“En el extremo sudeste de la provincia de Castellón, y al pie de las estribaciones primeras  de la abrupta sierra de Espadán , orientado de Levante a Poniente, y atravesado en toda su longitud por el histórico río Uxó -hoy Belcaire- se asienta el valle de Uxó” Esta es la descripción del botánico D. Antonio José de Cavanilles hace 200 años aproximadamente del Valle de Uxó, donde hoy se encuentra la población de Vall d’Uixó

LAS CALLES

La estructura de las mismas suele ser de abundantes desniveles. La mayoría son empinadas por la pendiente de las laderas de las montañas que protegen la ciudad por su parte Norte y Oeste. Suelen tener un trazado bastante irregular, sobre todo, aquellas que siguen un sentido longitudinal en relación a la montaña. Las calles longitudinales son, por lo general,  mas largas y anchas que aquellas que bajan desde el monte en sentido perpendicular a él. Algunas pocas, hasta hace unos 70 años todavía conservaban el empedrado antiguo que tenían para evitar que las lluvias torrenciales dejasen profunda huella erosiva en ellas. Sin embargo las longitudinales rara vez han tenido este sistema de urbanización debido a que la fuerza erosiva del agua, apenas dejaba notar su efecto. En la actualidad ya no se puede ver ninguna calle empedrada.

 

 

Continue reading “Nuestros antepasados: Como vivían y vestían en la Vall” »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.7/10 (12 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 10 votes)