Antropología cultural de nuestro entorno

25 febrero 2012

El regadío en l’Alcora (3)

Filed under: L'Alcora — Vicente Sancho @ 19:35

 Desde la constitución de la Comunidad de Regantes de la Huerta de la Vila, hasta la Guerra Civil.

     El día 19 de Marzo de 1,907 se reunió en el salón del Patronato[1], previa convocatoria la Comunidad de Regantes de la Huerta Mayor de la Villa de l’Alcora. Se leyó  por el presidente accidental de la misma la R.O. de 7 de Febrero de 1907 por el que se aprueban la Ordenanzas de la Comunidad, por aclamación es nombrado presidente D. Wenceslao Balaguer y Queral[2] Cura Párroco de esta. Eligiendo a los síndicos que formaría el primer Sindicato.

     Tanto por el hecho de que su primer presidente fuera el cura párroco como

Caritatura de D. W Balaguer

Caritatura de D. W Balaguer

por el perfil sociopolítico  de los miembros[3]que forman el Sindicato, todos

Lápida del nicho dende esta enterrado D. Wenceslao Balaguer en el cementerio de l’Alcora

labradores acomodados, se desprende que la iniciativa para su constitución, se debió a las fuerzas más conservadoras de la población.

Acta de constitución de la Comunidad de Regantes

Hasta la constitución de la Comunidad de Regantes, los asuntos referentes a la utilización del agua captadas por el azud viejo del Río Lucena, que regaban lo que se conoce como Huerta de la Vila, eran administrado por el Ayuntamiento, por lo que en la iniciativa de constitución de la Comunidad no debía de estar ausente la preocupación de los mayores propietarios de la huerta, de que, tras la implantación del sufragio universal masculino por Ley de electoral de 1.890,  el Ayuntamiento fuera dominado por personas ajenas a la propiedad de la huerta, y que la administración  del agua por el mismo, pudiese perjudicar los derechos de los regantes.

      La Ley de Aguas de 1.879 en su artículo 232 provee que serán las Ordenanzas de la Comunidad las que determinaran el número de sus síndicos, así como la forma de elección, con lo que esta podía estar relacionada con la cantidad de tierra regable (en este caso se opto por conceder un voto por “barcella” o fracción) con esta formula, la Comunidad pasaba a estar controlada por los mayores propietarios de tierras regables.

       Otro hecho relevante es que en la misma acta de constitución se aprueba un presupuesto para reparar el Azud Nuevo, “para tratar de recoger las aguas que se escapan por debajo,” esto explica el contencioso que desde la constitución de la Comunidad, se mantuvo mas o menos abierto con las “granjetas” que regaban con caudales captados aguas abajo del azud.

     Una de las preocupaciones constantes del Sindicato, en los primeros años de su constitución fue el impedir la utilización del agua del río por los pueblos de Figueroles y Llucena, en junta del Sindicato de 23-4-1.907 se acuerda enviar al gobernador civil de la provincia, un escrito en el que denuncian el “uso ilegal” del agua por los citados pueblos, basándose en la Carta Puebla de l’Alcora de 1.305, estas peticiones no debieron de tenerse en cuenta por las autoridades pertinentes, pues los citados pueblos siguieron utilizando el agua del río.

    Según se desprende de hechos posteriores que se irán narrado de forma cronológica, se deduce que la constitución de la Comunidad se hizo de espaldas al Ayuntamiento, y con su oposición.

     Ya con fecha 30 de agosto de 1.908, en una junta General Extraordinaria convocada para aumentar el presupuesto para las obras de la reparación del Azud Nuevo, en el apartado de ruegos y preguntas D. Cristóbal Aicart Moya[4]

Lápida de D. Cristobla Aicart en el cementerio de l’Alcora

manifestó “ que protestaba porque el Sindicato no era Sindicato, que se había constituido de forma fraudulenta porque la Comunidad no tiene censo para votar”,la repuesta del presidente fue que según el articulo 56 de la Ordenanzas no podía tratarse esta cuestión por no figurar en el Orden de Día,  teniendo en cuenta que el Ayuntamiento en esa época estuvo casi siempre formado por el partido Liberal y que era el Sr, Aicart su principal valedor, podemos hacernos una idea de la tirantez existente entre ambas instituciones.

      A instancias del Ingeniero Agrónomo, dependiente del Gobernador de la provincia con fecha 07-05-1.907, se le remite un escrito en el que se detalla el objetivo de la Comunidad, la fecha y R.O. de constitución, los asociados que ascienden a 510 y la superficie que riegan, 119 H, 97 a. 7c.a. esta exigencia se puede enmarcar dentro de los actos de presión que el Sindicato sufrió en sus primeros tiempos por parte del Ayuntamiento, y del Gobierno de la provincia.

     En  Junta General de 15-12-1907, se admiten como miembros de la comunidad a las “extremaladas” de Santa-Ribasal, Torreta, Regatell, y Baso, exclusivamente según la sanción coercitiva del articulo 5º de las Ordenanzas, estas “extremaladas” tenían derecho al sobrante del agua de riego de la Huerta Mayor, que cada una recogía en su respectiva balsa y distribuía según costumbre. La existencia de este derecho fue de suma importancia en la consecución de la autorización para la construcción del pantano en los años cincuenta, al considerarse sus tierras como superficie regable.

     En acuerdo del Sindicato de fecha 17-12-1.907, tras el acuerdo adoptado de medir la superficie de huerta se acuerda que el agrimensor D. Nicolás Garcés se persone en la fábrica del Sr. Aicart a fin de cubicar el agua que consume y que si el dueño le niega la entrada se le requiera ante el notario.

    El 17-01-1908 se prohíbe el uso del agua a la Fábrica de Loza y la Molino Barniz, hasta que se pongan al corriente de pago.

     El enfrentamiento ente el Sindicato por una parte y D. Cristóbal Aicart y el Ayuntamiento por otra es notorio en los primeros años de funcionamiento de la Comunidad, así en la junta General Ordinaria de la Comunidad, celebrada el 29-06-1.908, el Sr. Aicart vuelve a intervenir “Tomo la palabra D. Cristóbal Aicart que hablo de muchas cosas ajenas a la convocatoria, diciéndole el presidente que no podían tratarse según el articulo 56 de reglamento”, sin embargo en su alegación de que no hay tiempo para examinar las cuentas y aprobarlas, fuerza que se cree una comisión formada por D. Manuel Palomo y D, Cristóbal Macaros para que las examinen y emitan un informe sobre las mismas, en otra ocasión el 16-07-1908 se requiere la Sindicato por parte del Juzgado de Paz, en un litigio en el parece ser que el Sindicato no era parte, a que entregará los libros de actas y cuentas, negándose el Sindicato por no ajustarse la petición a derecho, no obstante le comunican al Juzgado, que los libros están depositados en casa del Sr. Cura y que el Secretario del Juzgado puede tomar todas las notas que considere oportunas.

    El 25-12-1908 se celebra Junta General, en ella se acuerda dejar sin efecto parte de los cobros aprobados para las obras del Azud, por no poderse realizar ¿?, en la misma dimitió D. Wenceslao Balaguer, como presidente (fallecería el 6 de abril de 1.909), nombrándose a D. Vicente Gasch Grangel para el cargo, este hecho es de suma importancia pues D. Vicente Gasch, será hasta su fallecimiento en 1.950, el principal impulsor de la labor del Sindicato.

Balsa de la Vila con el lavadero al fondo

Balsa de la Vila con el lavadero al fondo

    En le año 1.910 el enfrentamiento entre el Sindicato y el Ayuntamiento, llega a su máximo nivel con el caso del lavadero, el Ayuntamiento con el fin de mejorar la higiene general de la población, decide construir un lavadero dentro de la balsa de la Vila, sin consultar con el Sindicato, la balsa era considerada por la Comunidad de Regantes como de su propiedad, por lo que el Sindicato requirió al Ayuntamiento para que cesara su construcción, al no recibir respuesta por parte del Ayuntamiento se acuerda enviar un recurso al gobernador civil de provincia. En junta General de 29-12-1910 hay una intervención por parte de un comunero que exige que se paralicen las obras y se destruya y limpie lo que hay construido, acordándose que en caso de que el Ayuntamiento no lo realice, y ante la desestimación por parte  del gobernador, autorizar al presidente a promover la cuestión ante los tribunales. El sr. Aicart vuelve  a intervenir y después de extenderse en varias consideraciones que no constan en acta, “termina por protestar que debía dejarse sin efecto esta sección por no haberse señalado en festivo y tener efecto en un local distinto de la Casa Sindical de la Comunidad”, concluyendo el acta “que estando de acuerdo la mayoría en lo manifestado por el Sr, Aicart se acordó dejar sin efecto la sesión”.

    En el año 1.910 la reivindicación por lo que se consideraba un mal uso de agua por el pueblo de Figueroles, enfrenta el Sindicato con el Ayuntamiento de dicho pueblo, con todos estos enfrentamientos, los apoyos del Sindicato ante las instancias de poder debían ser escasos o nulos.

   El gobernador provincial suspende a instancias del Sr. Alcade de l’Alcora la junta general convocada, 15 de marzo de 1.911 para aprobar los presupuesto, por lo que el Sindicato se ve obligado a prologar los de 1.910,  para la Junta General Ordinaria de Junio el Alcalde se negó a que se hiciera el bando de la convocatoria, el 4 de Agosto el gobernador comunica al Sindicato la Real Orden del Ministerio de Fomento de 21-07-1.911, por la que se deroga la orden de creación de la Comunidad de Regantes. En junta de 8-9-1911 se da constancia del requerimiento del Sr, Alcalde  para que se cedan las funciones del Sindicato al Ayuntamiento, se acuerda acatar la Orden, y emprender todas las acciones necesarias para mantener el Sindicato.

   El relato de estos primeros años de la existencia de la Comunidad de Regantes de la Huerta Mayor, y del enfrentamiento del  Sindicato con en Ayuntamiento, nos da una visión precisa de la importancia que tenia el agua, y del poder que daba su administración. El agua procedente del río Llucena, era escasa para regar la extensión de riego que ocupaba la Huerta Mayor, por lo que el sistema de riego era el de “tanda”, disponiendo los administradores  que cultivo se regaba en cada tanta. En los propietarios de la Huerta, existía una dicotomía entre los grandes propietarios que se dedicaban a cultivos para la comercialización como era el cáñamo, naranjo, (que se empezó a introducir en esta época), alfalfa, trigo y maíz, y los pequeños que dedicaban su huerta a cultivos de autoconsumo, sobre todo patatas, alubias, hortalizas,  y en menor cantidad trigo, maíz y alfalfa, el que disponía del poder para decidir  que cultivo regar, podía hacer perder a los primeros  parte de la cosecha y de sus ingresos, y a  los segundos también perder la cosecha, con la diferencia que para estos representaba el pasar o no pasar hambre.

   El Sindicato permaneció suspendido hasta el 26 Septiembre de 1.914, cuando por sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, dejo sin efecto la Orden derogatoria de 21-07-1911, el abogado del Sindicato fue D. Juan de la Cierva y Peñafiel, importante miembro del Partido Conservador, y el mayor terrateniente de la huerta de Murcia, fue siete veces ministro entre 1.904 a 1931.

   En la junta del Sindicato celebrada el día 29 de Noviembre de 1.914, se recogen todos los pormenores de la restitución por el Ayuntamiento de la administración al Sindicato, el Alcalde en su respuesta al requerimiento del Sindicato, pretende que sea tenida en cuenta una providencia del Gobernador Civil de 27-10-1.910 sobre la preeminencia de los derechos del Ayuntamiento,

Senda a través de la huerta, con el fin de aprovechar la mayor superficie, los caminos de la huerta eran estrechas sendas por las que no podian circular carretas.

sobre el uso del agua, a lo que se opone el Sindicato, argumentando que el fallo del Tribunal Supremo ha dejado sin efecto todo precepto normativo anterior, terminado con lo siguiente “esta Corporación deseosa de mantener cordiales relaciones con la municipal tendrá gran satisfacción de respetar y hacer que los comuneros las respeten cuantos derechos con respecto al aprovechamiento de las aguas le confieren al Ayuntamiento la ley de 13 de Junio de 1.789 y las ordenanzas y reglamentos por que se rige el Sindicato”. Otra pretensión del Ayuntamiento, es que se mantengan en su cargo el acequiero y regadores que ha nombrado el Ayuntamiento, el Sindicato le contesta que esos cargos no los ha nombrado el Sindicato, por lo que no tiene ninguna responsabilidad sobre ello.

   Tras este incidente el Sindicato reanudará  sus funciones. A partir de esta fecha las relaciones del Sindicato con el Ayuntamiento, se pueden calificar de correctas.

    En la gestión normal del Sindicato el día 07-02-1.915 se contrata como sede del Sindicato a los hermanos Enrique y Salvador Grangel Girona el primer piso de la casa en Plaza la Iglesia nº 6. El 13-04-1.195 se nombra una comisión para que se persone ante el alcalde de Figueroles, para que corrija la “utilización fraudulenta del agua”, sigue el enfrentamiento con el pueblo de Figueroles. El dueño del “Molino Nuevo” pretende quedar exento del pago del cequiaje por siete barcellas que se le han asignado, por derecho concedidos por el Conde de Aranda, según escritura de 29-08-1.782, se le contesta que mientras estén en vigor las Ordenanza de la Comunidad de Regantes, tendrá que pagar. Se destituye un acequiero por mal uso del agua favoreciendo una “extremalada” porque es regante de ella. Con fecha 25-06-1.916 se desiste del pleito por le lavadero.

    Las continuas referencia a las balsas de “amenar” cáñamo, confirman la importancia de dicho cultivo hasta al menos los años veinte del siglo XX, existiendo varias incidencias sobre le uso del agua por los dueños de las mismas.

    En el años 1.916 por motivo de una sequía persistentes se reseñan varios conflictos entre los molineros entre sí y de estos con el Sindicato, el 10-09 el alcalde envía un oficio quejándose de que no se ha podido limpiar el matadero por falta de agua, por haberla represado el molinero del “Molino Nuevo”, ordenando el Sindicato que no muela otra vez, D. José Cervera Ortells propietario del Molino Nuevo manifiesta que no puede dar agua para el matadero si los molinos que la represan antes que el suyo no se la envían antes. En 08-10-1916  los problemas son las regaderas que se han modificado la construir el nuevo camino a Castellón por motivo del arrastre producido por los ultimas lluvias.

    Lo referido en los últimos párrafos da una idea del día a día de la gestión del Sindicato, relataré a partir de aquí solo los hechos extraordinarios.

    Para el 19-11-1916 se convoca Junta General Extraordinaria, para modificar las Ordenanzas, no se llega a ningún acuerdo, y se nombra una comisión formada por D. Cristóbal Aicart, D. Francisco Ignacio Villalonga y D. Joaquín Salvia, para que estudien y propongan las modificaciones. Es la primera referencia a D. F. Ignacio Villalonga Grangel[5], el cual será la persona más influyente en el Sindicato hasta los años veinte.

   Con fecha 01-01-1.917 se aprueba la modificación de las Ordenanzas, renovándose el Sindicato, se elige como presidente D. José Mascarós Pallarés, y como vicepresidente D. Francisco Ignacio Villalonga Grangel.

    El 10-06-1.917 se acuerda formar una comisión para que se asesore por el abogado del sindicato sobre la construcción del pantano de María Cristina, por si la Comunidad pierde el derecho a reconstruir el pantano de l’Alcora. En año 1.917 existe tres referencia a la utilización del agua en Figueroles.

    El 15-05-1918 ante rumores de que al hacerse el pantano de Maria Cristina se perderán los derechos de reconstruir el pantano de l’Alcora, se nombra a D. Cristóbal Aicart Moya y a D, Félix Curado de Castellón, para que hagan un informe sobre asunto.

   En diciembre de 1.918 se solicita al presidente de Policia Rural o Comunidad de Labradores, unas dependencias en su edificio a fin de albergar el Sindicato de Riegos, el Sindicato se traslada en enero de 1919 al edificio que posee la Comunidad de Labradores en   la Costera de Abogat, donde estará hasta su traslado a su  actual emplazamiento en el edificio del Ayuntamiento.

    En 1.919 sigue el enfrentamiento con los pueblos de Figueroles y Llucena, sobre el uso del agua, con oficios la gobernador, interviniendo por primera vez la División Hidrográfica del Jucar.

   Otro asunto que preocupa al Sindicato, es el trazado de l ferrocarril Castellón-Llucena, por lo que se autoriza la presidente “para que en comisión con D. Esteban Escrig Tirado, persona que sabe por donde transcurre el ferrocarril mida la distancia que media del pantano y su embalse”, la preocupación por evitar toda traba que pueda condicionar la construcción del pantano es manifiesta.

    En 08-08-1.920 se produce un hecho importante, para el ulterior desarrollo del regadío en l’Alcora, los Ingenieros de la División Hidrográfica del Jucar, visitan los restos del antiguo pantano de l’Alcora, en virtud de la solicitud de autorización para su  reconstrucción por la Comunidad de  Regantes. El 12-02-1.922 se reseña una visita de los Sres. Ingenieros de la División Hidráulica del Jucar, para llevar a efectos trabajos sobre el proyecto del pantano, por cuenta del Estado en virtud de la instrucción presentada por la presidencia del Sindicato. Son las primeras gestiones realizadas para la construcción del pantano.

    Otro asunto que aparece en los años veinte, es el mal estado del canal desde el molino Pantano al molino Palomet, se da cuenta de dos tormentas cuyo arrastre han deteriorado el canal, este hecho se repite cada vez que llueve con intensidad hasta que se realiza la obra de revestimiento del canal principal  en 1.947.

     En los años veinte se reseñan como tormentas importantes la de 9-10-1921 y sobre todo la del 15-10-1.922, conocida popularmente en el pueblo como “la distinguda”, los destrozos producidos por esta tormenta en el sistema de riego de la Huerta Mayor fueron muy importantes, en junta del Sindicato de 18-10-1.922, ya consta el acta el acuerdo de demandar de los poderes públicos “auxilio pecuarios” por la terrible tormenta padecida, la incidencia de la tormenta en el pueblo debió de ser muy importante, en el acta de la junta del Sindicato celebrada el 12-11-1922 consta un donativo del Obispado de Tortosa de 1.000 pesetas, a repartir en partes iguales entre el Ayuntamiento, el sindicato de Policía Local, (Comunidad de Labradores), y el Sindicato Riegos.

    Otra referencia constante en casi todas las actas de las Juntas Generales, es la apatía existente entre los comuneros y la escasa asistencia a las misma.

    En junta de 13-01-1.924, se acuerda asignar el sobrante del presupuesto del año anterior a la adquisición de un motor “para mayor aprovechamiento del agua”. Los intentos de bombeo del agua del río por parte del Sindicato fueron constantes hasta la construcción del pantano, recibiendo una fuerte oposición por parte de las “granjetas” que regaban con agua del río, sobre todo la llamada “dels Pallaresos” y la del “Mosquerì” o Font Nova, llegando incluso a los tribunales.

    Con fecha 19-07-1.924, se da cuenta en la junta del Sindicato del expediente incoado por el Sr, Gobernador sobre los abusos cometidos en el pueblo de Figueroles, por la construcción de un pozo o cenia para regar huerta nueva,  ordenado que se midan las huertas de Figueroles  y “que se expedienten las creadas de veinte años a esta parte”, este expediente constituye el final de los contenciosos del Sindicato con los regantes del pueblo de Figueroles.

    En Junta General de 28-12-1.924.se renueva parte del Sindicato pasando ha presidirlo D. Juan Renaú Paús. En 08-02-1.925 es cesado el acequiero por una discusión con el presidente.

   El año 1.924 fue un año extremadamente seco, el Sindicato tpmo varias iniciativas para aforar agua en el lecho del río entre el azud viejo al nuevo, con

Panorámica dela Huerta, podemos obserbar el actual abandono de la misma.

la clara oposición de los regantes de las “Granjetas”, el presidente presentó un plan para bombear el agua aforada, al ser rechazado en Junta General Extraordinaria de fecha 19-09-1926 dimitió junta a la mayor parte de los miembros del Sindicato.

   En Junta General de 19-12-1926 se renueva el Sindicato pasando a ser presiente D. Ignacio Villalonga Grangel y vicepresidente D. Vicente Gasch Grangel quien será el que se encargue de la gestión del día a día del Sindicato.

    El año 1.927, fue un año muy conflictivo en el funcionamiento del Sindicato, se presentaron varias propuestas de reparación del canal en el tramo del molino Pantano al molino Palomet, así como una propuesta para reparar el azud nuevo, e incluso la construcción de un azud en el barranco de la Foya, con un sifón por debajo del río para llevar las aguas al canal, por lo que desprende de las actas se formaron dos fracciones dentro del Sindicato, una encabezado por D. Juan Renau y D. Juan Linares Calco la otra por el presidente D. Ignacio Villalonga y D. Vicente Gasch, las mismas obras eran presentadas por ambas fracciones, oponiéndose según quien la presentara por la fracción contraria. En la junta ordinaria de 05-06-1.927 D. José Mascarós Pallarés zanjó la cuestión manifestando “que en vista de que ha sido un año copioso en lluvias no existía necesidad urgente de realizar obra alguna”. Hay varias providencia por suspensión de juntas del Sindicato por falta de quórum y otras en las que solo asiste el vicepresidente D. Vicente Gasch Grangel. El dieciocho de Septiembre tiene lugar una Junta General Extraordinaria, para aprobar un presupuesto para obras, con un reparto de cuatro pesetas por “barcilla”, no llegando a concretar en reparto.

    Durante 1.928 en las juntas del Sindicato, no asisten la mayoría de los síndicos,  en cuanto a las juntas generales consta en el acta la “condolencia de Sr, presidente por la poca asistencia”.

   En junta General de 12-12-1.928 se renueva el Sindicato, cubriendo al dimisión de D. Juan Renaú Paús, D. José Paús Grangel y D. Ramón Ferrer Navarro, siendo cubiertos sus cargos por D. José Mascarós Pallarés, D. José Mezquita Pallarés y D. Pedro Salvia Vilar, sigue de presidente D. Ignacio Villalonga y de vicepresidente D. José Gasch Grangel, se entra en un periodo tranquilo en el funcionamiento del Sindicato, aunque el presidente se queja en cada Junta General de la poca asistencia y desinterés por parte de los comuneros.

    En el año 1.929, se reseñan en las actas del Sindicato ningún hecho relevante, en 1930 en la junta ordinaria en la que se aprueba el presupuesto, D. Cristóbal Mascaros Villalonga manifiesta “que dado el mal estado de las acequias, tan pronto como la situación económica lo permita, se debía de proceder a reparar las que más lo necesiten”, es una curiosa referencia a la situación económica.

   Otro hecho que se produce en 1.930 es la sustitución del amanuense de Sindicato,  el cual ejercía la función de secretario, D. Casimiro Lucena Blanco que estaba empleado desde 1.923 por D. Federico Escrig  Ros.

    En junta general de 14-12-1.930 se renueva parte de la junta del Sindicato, cesando D. Ignacio Villalonga como presidente y D. Vicente Gasch Grangel

Lavadero de San Miguel, la acequia principal a su paso por la población era utilizada como lavadero.

como vicepresidente, siendo nombrado como presidente D- José Mascarós Pallarés, en Enero con motivo de encontrarse trabajando en Onda una maquina perforadora de la Hidráulica del Jucar, se acuerda enviar una comisión ante la Hidráulica, para pedir que se realicen sondeos en el río, el Sindicato sigue con su empeño de hacer perforaciones en el río, a pesar de la oposición de las “granjetas”.

    Con fecha 18-02-1.931, se recibe la comunicación de que la Dirección General de Obras Publicas, ha autorizado a la División Hidráulica del Jucar, para que proceda a realizar el estudio y proyecto para la construcción del Pantano, se hace referencia de que el expediente se empezó a tramitar en 1.920, hacia once años, hubo que esperar otros treinta para ver hecho realidad el proyecto.

     En los años de 1.931 a 1.936 el contencioso con las “granjetas”, va a seguir siendo uno de los principales asuntos con los que va he tener que enfrentarse el Sindicato, este va a seguir pretendiendo alumbrar agua con sondeos realizados dentro del mismo cauce del río, movilizándose ante la Hidráulica del Jucar, intentado que fueran autorizadas por el Gobernador de la Provincia,  con las consiguientes reclamaciones de la “granjetas” que consiguen paralizar todos los intentos.

    Otro de los problemas es la situación de deterioro del canal en el tramo del molino del Pantano al  azud nuevo, en 27-12-1931 D. Ignacio Villalonga propone un aumento del presupuesto del 25% para reparaciones, a la que se niega el presidente, aludiendo a la mala situación económica, sin embargo es aprobada la propuesta. Con fecha 04-12-1.933, se acuerda “Adquirir el compromiso de Auxilio” según ley de 7-07-1911, para que el Ministerio de Fomento se haga cargo de la reparación de la acequia.

   La situación de crisis económica de estos años también tiene su reflejo en las actas del Sindicato con 30-09-1.931 figura en el acta de la junta del Sindicato, un informe que da cuenta de la reunión de la “comisión de fuerzas vivas” formada para solucionar en lo posible la “crisis obrera” de esta población, tomando el acuerdo de arreglar el camino de Santa por parte del Ayuntamiento, y cubriendo a la acequia a cargo del Sindicato  afín de dar algún jornal a los mas necesitados. Con fecha 06-03-1932 la Sociedad de Albañiles de la villa, envía al Sindicato una instancia “en solicitud de trabajo en vista de la gran falta del mismo”.

    Con fecha 18-12-1932 se renueva el Sindicato pasando ha presidirlo D. Vicente Gasch Grangel.

    Con fecha 06-05-1.934, el Sindicato acuerda felicitar al Diputado por la provincia de Castellón, D. Vicente Cantos Figueroa[6], por su nombramiento como ministro de Justicia, esto indica que el Sindicato que estaba compuesto por personas de filiación conservadora, intento ser neutral en su gestión de las cuestiones política.

    En 14-07-1.936 se redacta la ultima acta anterior a la Guerra Civil, la misma esta incompleta, en el libro de Actas del Sindicato faltan los folio 46-47-y 48, en unos apuntes a lápiz de 1.938 al margen del libro parece leerse que se destruyeron para proteger a los miembros del Sindicato.

    En cuanto a las pequeñas huertas, que no pertenecían a la Comunidad de Regantes, durante esta época, siguieron funcionado de acuerdo con las escrituras del siglo XVIII reseñadas en el capitulo anterior o de la costumbres conservadas del tiempo de los musulmanes no produciéndose ningún hecho relevante que modificasen su estatus.

     Un hecho que llama la atención en el funcionamiento del Sindicato, según se desprende de sus actas, es la insuficiencia de caudal de agua en el río para el riego de la huerta, quizás esto sea debido a que después de la conquista

Actual caseta de “partido de aigua”, junto al Instituti Ximen de Urrea.

cristiana y debido al cambio de las exigencias en los productos a cultivar, se debió de  ampliar el perímetro regado, a fin de hacer más cuantiosa la cosecha de cereales, los cuales con un par de riegos en la primavera, tenían suficiente, reduciendo al mínimo los cultivos de verano llamados popularmente segunda cosecha. En esta época se tendía a maximizar los rendimientos de la huerta con unas rotaciones que incluían dos cultivos anuales.

    Las rotaciones de cultivos tradicionales en huerta consentían el  primer año patatas en primavera y alubias en verano, el segundo año trigo invierno-primavera, maíz en verano, tercer año alguna legumbre o cereal menos exigente en invierno-primavera, y en verano se dejaba descansar la tierra, después de este ciclo se sembrada de alfalfa, su cultivo  podía estar en la misma parcela,  según las exigencias de la rotación de cuatro a cinco años. El cultivo de la alfalfa a parte de su aprovechamiento como forraje, al ser una planta que fija el nitrógeno en el suelo, se utilizaba para enriquecer el suelo.

    Oro hecho relevante fue el intento de introducir el cultivo del naranjo, que en los años veinte del siglo XX llegó a tener bastante importancia, como lo atestigua que en los años sesenta todavía existían tres o cuatros edificios que es su día habían sido almacenes de manipulación de naranjas, la insuficiencia de agua que garantizase su riego en verano, así como el riesgo de  heladas debió de frenar su expansión, aunque el principal factor fue la necesidad de cultivos de supervivencia en los años cuarenta.

    El cáñamo que parece que fue importante al principio del periodo por la referencia a las balsas de amenar, yendo en declive igual que ocurrió en la huerta de Castellón, en los años cuarenta, desapareció totalmente su cultivo según atestigua la renuncia de los propietarios de balsa a sus derechos sobre le agua.

   Hay que destacar, la constante acción por parte del Sindicato sobre la reconstrucción del viejo pantano, y el proteger los derechos del mismo, la construcción del pantano y el gran conflicto que se produjo en la población por la misma será el argumento central del próximo capítulo.

     l’Alcora, 19 de Enero de 2.012


[1] Todas las referencias a las actas del Sindicato o de la Comunidad de Regantes, han sido recopiladas de los libros de Actas, depositadas en sus archivos de la Comunidad de Regantes de la Huerta Mayor y de la Villa de Alcora, en l’Alcora.

[2] D. Wenceslao Balaguer Queral. era presidente del partido Integrista de la provincia de Castellón, fue Teniente Coronel de la fuerzas carlista, por lo que se vio obligado a exiliarse al final de la III Guerra Carlista, pasando a Italia donde se ordeno sacerdote llegando a ser “Perlado domestico de Su Santidad”, de vuelta a España fue vivario de la Sangre de Castellón, en esta época dirigio el periódico integrista la Verdad donde destacó por sus artículos incendiarios contra los republicanos, y el Cossi, (partidos mayoritarios en la ciudad de Castellón), fue trasladado a l’Alcora donde   paso a ser cura párroco de l’Alcora.

[3] Los primeros síndicos fueron: D. Cristóbal Mascarós Paús, D. Cristóbal Grangel Masó, D. Agustín Catalán Grangel, D. Benjamín Pallarés Bujadós, D. José Gasch Herrero y D. Andres Mezquita Paús.

[4] D. Cristóbal Aicart Moya, era presidente del Partido Liberal, en la provincia de Castellón, propietario de la Fabrica de Loza y Porcelana del Conde de Aranda desde 1.895.

[5] D. Ignacio Villalonga Grangel, era el los años 20 del siglo XX, el mayor terrateniente del l’Alcora, con gran influencia en del Partido Conservador (Cosi), de la provincia.

[6] D. Vicente Cantos Figueroa fue eligido diputado por el distrito de Lucena el 1.905 por el Partido Liberal Demócrata del que era presidente D. Cristóbal Aicart Moya, escaño que continuo ganando hasta 1.923, tras la proclamación de la Republica, es elegido diputado  en las elecciones de 1.933 como radical independiente en el seno de Conjunción republicana-socialista, para después incorporarse al Partido Republicano Liberal.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Deja un comentario

Powered by WordPress