Antropología cultural de nuestro entorno

1 marzo 2011

Tema 2 Patrimonio Artistico

Filed under: General,Sant Mateu,Tema 2. Patrimonio artístico — Santiago Pérez @ 12:56

TEMA   2   PATRIMONIO  ARTISTICO  DE  SAN  MATEO

1     IGLESIAS

IGLESIA  ARCIPESTRAL  DE  SANTA  MARIA  EN  SAN  MATEO

De  la yglesia  de  sant  Matheo.

En  esta  villa  hay  vn  suntuoso  y  grande  templo  del  tìtulo  e  invocación  del  glorioso  sant  Matheo  Apostol  Evangelista  y  martyr,  con  vn  retablo  de  madera  entallada  de  muy  subtil  y  obra  de  ymagineria  e  hystorias  con  gasto  de  mas  de  tres  mil  ducados.  En  esta  yglesia  hay  vn  redor  con  renta  de  trescientos  y  cincuenta  ducados,  y  sesenta  beneficios  simples  en  la  cual  fe  celebran  continuamente  los  officios  divinos  muy  bien.

La  iglesia  es  rica  y  muy  ornada  de  muchos  vasos  y  pieças  de  oro  y  de  plata,  e  de  muchos  ornamentos  de  brocados  y  sedas  para  el  servicio  del  altar  e  yglesia.  Junto  a  la  yglesia  hay  una  hermosa  y alta  torre  de  piedra  picada  con  muchas  campanas  donde  esta  el  relox  que  da  las  horas  y  otra  campana  que  da  los  cuartos  delas  horas.

FRAGMENTO  DE  LA CRONICA  COPILADA  POR  MARTIN  DE  VIÇIANA,  NOVIEMBRE  DE  1563  EN  CASTELLANO  DE  LA  EPOCA.        CON  LICENCIA  DE  LA  SANTA  INQUISICION Verdaderamente  es  èste  un  templo  de  prestancia  catedralicia,  de  gran  mèrito  artìstico  e  històrico.  Declarado  Monumento  Nacional,  y  Bien  de  Interès  Cultural. Esta  iglesia  es  una  de  las  màs  bellas  y  originales  de  la  arquitectura  gòtica  valenciana.  Se  trata  de  un  monumento  bien  conservado  e  interesantìsimo,  perteneciente  al  romànico  terciario,  existe  gran  afinidad  con  la  iglesia  de  Gandesa  (Tarragona).  Esta  situada  al  este  del  casco  urbano,  sobre  una  ligera  elevación  del  terreno,  casi  tocando  al  rìo  Palacio,  destacando  la  gran  mole  pètrea  de  la  Iglesia  sobre  el  caserìo  que  la  rodea

La  iglesia  arcipestral  de  San  Mateo,  refleja  en  la  pureza  de  sus lìneas  constructivas  y  ornamentales  los  gustos  artìsticos  dominantes  en  la  sociedad  del  occidente  cristiano  bajomedieval.  En  su  conjunto  arquitectònico  se  observa  de  un  modo  extraño  y  casual,  las  armoniosas  formas  de  la  portada  romànica  de  la  primitiva  edificaciòn,  con  las  airosas  trazas  gòticas,  con  que  se  configura  la  estructura  fundamental  del  actual  templo.

Se  halla  situado  en  la  calle  de  Santo  Domingo,  en  el  extremo  de  una  de  las  diagonales  de  la  Plaza  Mayor  del  pueblo,  lugar  al  que  se  asomarìa  en  un  principio,  sin  el  obstàculo  de  las  casas  porticadas  que  se  construyeron  posteriormente.

La  originaria  Iglesia  Romànica  se  construyò  entre  los  años  1237-1257,  en  el  estilo  llamado  de  reconquista, bajo  el  dominio  de  la  Orden  del  Hospital,  tenia unas  dimensiones  màs  modestas,  en  la  que  el  habitual  abovedamientos  en  cañòn  de  la  nave  fuè  suplido  por  una  cubierta  a  dos  aguas,  con  estructura  de  madera  y  teja  al  exterior.  Cuando  en  el  mismo  solar  se  iniciò  la  construcción  del  templo  gòtico,  la  cual  se  realizò  entre  los  años  1355-1360,  bajo  el  dominio  de  la  Orden  de  Montesa,  esta  se  realizò  de  la  cabecera  a  los  pies,  al  tiempo  que  abanzaba  la  nueva  obra,  se  iba  demoliendo  progresivamente  el  edificio  antiguo.

Unicamente  se  salvò  del  derribo  la  fachada  principal  y  un  primer  tramo  de  nave,  en  ese  muro  frontero,  se  abre  el  principal  acceso  al  templo,  configurado  en  equilibrada  portada  romànica ,  que  dentro  de  su  sencilla  y  sobria  ejecución,  es  de  calidad  no  superada  por  ninguna  otra  de  su  estilo  en  la  provincia.  Conforman  esta  portada  dos  grupos  de  tres  columnas,  y  sus  correspondientes  arquivoltas  dispuestas  en  torno  al vano  en  el  abocinamiento  del  muro.

Las  columnas,  de  fuste  monolìtico  cilìndrico,  apoyado  sobre  basa  de  de  varias  molduras  y  plinto,  se  coronan  por  capiteles  de  tradición  corintia  de  talla  en  dos  de  sus  caras.  Los  motivos  ornamentales,  son  de  tipo  vegetal  en  tres  de  ellos,  e  historiados  con  detalles  del  antiguo  y  nuevo  testamento  en  los  restantes. En  el  primer  capitel  desde  el  lado  de  la  Epistola  y  de  derecha  a  izquierda,  se  figura  la  escena  de  la  tentaciòn  de  Eva en  el  Paraìso,  con  Adàn  y  la  serpiente.  El  segundo  representa  la  cabeza  de  San  Juan  Bautista  en  el  banquete  de  Herodes.  El  tercero  està  realizado  con  temas  vegetales  y  particularmente  hojas  de  acanto.

Mediado  el  siglo  XIV,  San  Mateo  conociò  su  màximo  esplendor  con  el  señorìo  de  Montesa,  llegando  a  ser  capital  del  Maestrazgo,  se  concibió  la  idea  de  ampliar  el  sacro  recinto  erigiendo  para  ello  un  nuevo  templo  en  sustitución  del  exisatente.  Este  fuè  costeado  por  el  pueblo  de  San  Mateo,  no  por  la  Orden.  Se  trazarìa  de  acuerdo  con  los  esquemas  del  gòtico, consiguiendo  con  el  proyecto  una  obra  de  gran  magnificencia,  constituyendo  una  de  las  mejores  realizaciones  de  la  zona.

Tan  esforzada  empresa  se  concretò  en  un  esbelto  templo  de  una  nave  con  crucero  señalado  al  exterior,  y  la  cabecera  en  àbside  poligonal  con  capillas  radiales,  con  las  siguientes  dimensiones:  36  m.  de  longitud,  13  m.  de  ancho,  y  22  m.  de  altura.  En  el  costado  de  la  Epistola,  entre  el  crucero  y  los  pies  del  templo,  se  practicò  un  nuevo  acceso,  decorado  en  bella  puerta  gòtica,  mientras  que  en  el  lateral  opuesto,  se  construyeron  capillas  de  forma  cuadrada  entre  los  contrafuertes.

Dada  la  variedad  de  formas  de  los  recintos  del  edificio,  la  cubierta  dentro  de  las  normas  del  gòtico,  adquiere  diversas  disposiciones. La  gran  nave  se  cubre  mediante  Bòvedas sexpartitas,  unidaentre  sì  por  un  nervio  combado  que  subraya  la  continuidad  direccional  del  cuerpo  principal  del  edificio,  mientras  que  en  el  àbside  y  en  las  capillas  que  lo entornan,  se  divide  la  cubierta  en  tramos  triangulares,  cuyos  plementos  apoyan  en  nervios  radiales,  la  clave  està  desplazada  respecto  a  la  vertical  del  centro  geomètrico  de  cada  una  de  ellas,  al  tiempo  que  los  extremos  del  crucero  y  las  dos  capillas  cuadradas   del   lado  del  Evangelio  utilizan  bòveda  de  crucerìa simplemente.

El  empuje  de  los  pesados  materiales  de  las  bòvedas,  se  trasmite  a  travès  de  los  correspondientes  nervios  a  las  pilastras  adosadas  al  muro,  sustituìdas  por  dos  grandes mènsulas semicònicas  en  el  punto  de  confluencia  de  dos  tramos  de  nave,  para  desde  allì  pasar  a  los  contrafuertes  exteriores  del  edificio  que  se  adosan  directamente  al  muro.  Con  esta  tècnica  se  delimitò  un  espacio  arquitectònico  interno  de  grandes  dimensiones,  iluminado  a  travès  de  un  delicado  rosetón  situado  sobre  el  arco  de  la  capilla  absidal  central,  y  los  numerosos  ventanales  ricamente  decorados.

De  las  capillas  laterales,  destacan  las  del  lado  de  la  Epìstola  (lado  derecho  segùn  entramos).  La  primera  que  encontramos  es  del  siglo  XVII,  y  recibe  el  nombre  de  Capilla  de  la  Pasiòn,  actualmente  alberga  la  imagen  de  la  patrona  de  San  Mateo  la  Virgen  de  los  Angeles.

CAPILLA  DE  SAN  CLEMENTE. Construìda  entre  1769  y  1781,  prolongando  el  brazo  del  crucero  del  mismo  lateral,  con  el  fin  de  alojar  allì  un  altar  para  albergar  las  reliquias  del  Santo,  màrtir  anònimo  procedente  de  las  catacumbas  de  Santa  Priscila  en  Roma,  al  que  el  papa  Clemente  XIII  concediò  su  propio  nombre,  al  tiempo  que  accedìa  trasladarlo  a  San  Mateo,  donde  llegò  el  2  de  Mayo  de  1767,  tras  haber  desembarcado  en  Vinaroz,  y  quedar expuesto  un  dìa  en  su  iglesia  parroquial. 

A  destacar  de  esta  momia,  es  que  si  nos  fijamos  con  detenimiento  podemos  observar  claramente  a travès  de  sus  vestiduras  los  huesos  del  martir,  asì  como  su  cràneo  perfectamente  conservado  y  expuesto  sin  velo  alguno.  Tambièn  es  curioso  resaltar  la  extraña  posición  de  la  momia,  que  en  lugar  de  estar  tumbada,  se  encuentra  en  posición  un  tanto  extraña.

La  capilla  de  estilo  neoclàsico,  se  configura  como  un  pequeño  templo  de  una  sola  nave,  con  bòveda  de  cañòn  y  dos  tramos,  crucero  con  cùpula  y  presbiterio  semicircular.  Tanto  la  cùpula como  las  pechinas,  estàn  decoradas  con  pinturas  al  fresco.

Las  pinturas  murales  se  realizaron  en  1782,  y  representan  en  las  pechinas  las  virtudes  cardinales:  Fe,  Esperanza,  Caridad  y  Buenas  Obras.  A  los  pies  de  la  Fe,  aparece  la  impronta  de  Lutero  en  clara  referencia  a  su  derrota.  En  la  cùpula  aparece  la  Trinidad  de  la  Virgen  y  San  Clemente.

PUERTA  GOTICA. En  el  exterior  de  la  iglesia  destaca  esta  puerta, su  construcciòn  data  del  primer  tercio  del  siglo  XV,  tambièn llamada  Porta  Falsa  (Puerta  Falsa).  Es  abocinada,  y  consta  de  varias  arquivoltas apuntadas,  apoyadas  en  cinco  columnillas.  La  puerta  es  adintelada,  con  tìmpano  y  arquivoltas  que  cubren  el  hueco.

En  los  capiteles  de  las  columnillas  figuran  varias  escenas  perfectamente  individualizadas,  enlazadas  entre  si  mediante  filigrana  vegetal  en  friso.  Lleva  decoración  escultòrica  en  mènsulas,  y  arcos,  en  los  que  predomina  tanto  la  decoración  vegetal  como  la  figurada,  con  escenas  historiadas  como  la  Anunciaciòn  y  la  Natividad.  Se  accede  por  un  corredor  que  forma  la  torre  campanario  y  las  capillas  realizadas  en  los  siglos  XVII  y  XVIII.

CAMPANARIO. A  escasa  distancia  del  edificio,  casi  enfrente  de  la  portada  gòtica,  se  levanta imponente  el  campanario de  planta  octogonal,  de  cuyo  tramo  alto  asoman  llamativas  gárgolas,  de  tres  cuerpos  en  lìnea  como  el  numeroso  grupo  de  este  tipo  de  campanarios,  uno  de  los  màs  nobles  y  antiguos.  Tiene  32  metros  de  altura  con  remate  plano.  Una  puerta  elevada  a  5  metros  con  fines  defensivos  da  acceso  a  la  torre.  Tres  pisos  cubiertos  con  bòveda  de  crucerìa  y  comunicados  por  una  escalera  de  caracol,  sube  hasta  el  cuerpo  de  campanas  y  a  una  estancia  llamada  sala  del  reloj.  Los  grandes  huecos  de  las  campanas  se  intercalan  entre  los  soportes  nervados  de  la  cùpula  interior.  De  los  ocho  finos  nervios  que  desde  la  clave  central  buscan  sòlido  apoyo,  seis  terminan  en  cuidados  capiteles  decorados  con  cabezas  humanas,  los  dos  restantes  descansan  en  sendas  mènsulas  sin  figuras,  colocados  a  ambos  lados  de  la  puerta.

Este  recinto  y  la  escalera  de  caracol  por  la que  se  sube  hasta  èl,  sirvieron    de  ùltimo  refugio  a  los  agermanados,  hasta  que  se  vieron  forzados  a  abandonarlo,  cuando  comenzaba  a  asfixiarles  la  densa  humareda  procedente  de  una  hoguera  encendida  al pie  de  la  escalera  por  los  realistas,  quienes  los  apresaron  seguidamente  y  procedieron  a  ajusticiar  a  algunos  de  ellos.

MUSEO  ARCIPRESTAL. En  la  sacristìa  del  templo,  sala  gòtica  màs  tarde  ampliada,  se  halla  el  pequeño  pero  interesante  museo.  Entre  los  objetos  allì  reunidos  merece  especial  atención  por  sus  muchas  cualidades  la  gran  cruz procesional, magistral  obra  de  los  talleres  de  orfebrerìa  sanmatevanos  y  testimonio  indiscutible  de  la  fama  que  con  justicia  alcanzaron.  Esta  cruz  de  respetables  dimensiones  mide  1,33  metros  de  altura  y  0,56  metros  de  ancho,    se  construyò  con  plata  dorada  y  esmaltes  de  finales  del  siglo  XIV,  y  fuè  sufragada  por  la  familia  Comì,  mercaderes  laneros,  y  es llamada  “Creu  Grossa”.

Posee  tambien  restos  escultòricos  de  un  antiguo  altar  mayor  de  finales  del  siglo  XIV,  una  pila  bautismal  del  siglo  XII,  fragmentos  de  varios  retablos  del  siglo  XVI,  càlices  y  objetos  de  orfebrerìa  de  los  siglos   XV  al  XVIII.

Otra  pieza  a  destacar  es  el  càliz  del  Papa  Luna  de  principios  del  siglo  XV,  y  por  ùltimo  el  relicario  de  Madona  Galina,  un  Signum  crucis.

HECHOS  HISTORICOS DE  MAYOR  RELIEVE  REALIZADOS  EN  EL  TEMPLO

.-  TOMA  DE  POSESION  Y  JURAMENTO  DE  FIDELIDAD  Y  HOMENAJE  AL  PRIMER  MAESTRE  DE  LA  ORDEN  DE  MONTESA.

.-  PREDICACIONES  DE  SAN  VICENTE  FERRER.

.-  CLEBRACION  DE  UN  CONGRESO  TEOLOGICO – RABINICO.

.-  SOLEMNE  CONCLUSIÒN  DEL  GRAN  CISMA  DE  OCCIDENTE

PLACA EN MARMOL GRABADO CONMEMORATIVO DEL FIN DEL CISMA DE OCCIDENTE

IGLESIA  DE  SAN  PEDRO

Es  la  iglesia  de  San  Pedro,  la  màs  antigua  de  la  villa  (edificio  primitivo  del  siglo  XIII)  declarada  Bien  de  Relevancia  Local,  situada  en  el  Llano  de  San  Pedro, y  su  ubicación  està  en  el  que  fuè  primitivo  nùcleo  de  la  población,  conocido  como  Zuda.

Està  construida  de  mamposterìa  y  sillerìa.  A  los  pies  se  sitùa  la  fachada  principal  de  sillerìa  y  centrada  por  la  puerta  de  acceso,  adintelada.  Formando  parte  de  la  fachada,  se  encuentra  una  torre  de  dos  cuerpos,  tambièn  de  sillerìa.  Es  un  edificio  de  una  sola  nave,  dividida  en  cinco  tramos.  Soportes  de  muros,  pilastras,  y  arco  de  medio  punto  en  la  nave,  esta  se  cubre  con  bòveda  de  cañòn  y lunetos,  la  capilla  mayor  abovedada  y  la  sacristìa  plana.  El  coro  se  encuentra  en  lo  alto,  y  la  escalera  de  acceso  con  barandilla  balaustrada  de  madera  torneada.

Los  muros  son  del  siglo  XIII,  a  pesar  del  estilo  dieciochesco  de  su  fachada.  La  profunda  remodelación  de  que  fuè  objeto  en  la  primera  mitad  del  siglo  XVIII,  con  ànimo  de  enriquecerlo  y  adecuarlo  a  los  nuevos  tiempos,  enmascarò  totalmente,  sin  destruir  nada  de  lo  fundamental  la  estructura  original  recientemente  desvelada,  tal  y  como  seguramente,  pudieron  verla  aùn  los  componentes  del  gremio  de  labradores  reunidos  allì  en  1692  para  tomar  acuerdo  del  encargo  de  dos  cuadros  destinados  a  la  ermita  de  Ntra.  Sra.  de  los  Angeles.

IGLESIA  Y  CONVENTO  DE  LAS  MONJAS  AGUSTINAS

De  1590  data  la  fundaciòn  del  convento  de  las  MM.  Agustinas  de  Santa Ana,  con  monjas  venidas  desde  la  congregación  de  Mirambel,  està  declarado  Bien  de  Relevancia  Local,  y  anteriormente  habìa  sido  hospital  de  la  villa,  si  bien  la  iglesia  se  edificò  en  los  primeros  años  del  siglo  XVIII.

El  templo  de  planta  rectangular,  diseña  interiormente  un  amplio  pero  poco  profundo  crucero,  por  interrupciòn  de  las  naves  laterales,  sobre  las  que  discurre  en  el  costado  de  la  Epìstola  una  tribuna  velada  por  celosìas  .  Fiel  al  esquema  de  las  iglesias  jesuìticas,  que  tanto  proliferaron  en  el barroco  español,  el  transepto,  se  cubre  con  airosa  cupula  sobre  pechinas,  que  proporcionando  adecuada  iluminación  al  altar  mayor,  deja  en  penumbra  a  las  capillas  laterales.

La  decoración  interior,  es  tìpicamente  dieciochesca,  con  gruesas  pilastras  de  capiteles  corintios,  sobre  los  que  discurre  un  amplio  entablamento  con  proliferación  de  volutas.  El  coro  se  halla  sobre  la  puerta  de  acceso,  soportado  por  un  elegante  arco  carpanel,  que  cubre  la  anchura  de  la  nave  central.  La  fachada  principal,  de  sobria  y  bien  trabajada  sillerìa,  se  organiza  en  tres  cuerpos  separados  por  pronunciados  listeles  y  bien  coronados  por  un  friso,  con  mènsulas  y  pilastras,  sobre  las  que  se  yerguen,  en  sus  extremos  las  dos  torres  campanario  gemelas.

La  parte  posterior  del  convento  abraza  con  sus  muros  una  de  las  antiguas  torres  de  las  murallas,  conocida  como  la  torre  de  las  Agustinas  que  flanqueaba  el  portal  de  Vedella.  La  congregación  ha  estado  sin  interrupciòn  desde  la  fecha  de  su  fundaciòn,  excepto  el  breve  perìodo  de  la  guerra  civil,  en  que  el  convento  fuè  expropiado  por  la  C.N.T. .

El  sector  central  del  cuerpo  bajo,  lo  ocupa   un  pòrtico  de  selectas  proporciones,  compuesto  por  tres  arcos  de  medio  punto  modurados,  que  apoyan  sobre  columnas  de  tradición  dòrica,  con  collarino  y  basa  de  plinto,  sobre  los  que  en  epigrafìa,  consta  la  siguiente  inscripción:

LAETIFICO  EST  PRIMVS,  QVI  AVGVSTA  SVSTIMET  AEDE

SOLE  AVGVSTINE  CONSITVS  ARTE  LAPIS

ANNO  1704

CAMPANARIO  DE  LES  LLASTIMES

La  torre  campanario  de  los  Dominicos en  la  localidad  de  San  Mateo  se  construyò  aproximadamente  por  el  año  1737.  Unico  resto  del  convento  de  Santo  Domingo,  fundado  en  1360  por  el  Maestre  de  Montesa  Pedro  de  Thous.

El  convento  estaba  situado  junto  al  palacio  de  los  Maestres  de  Montesa,  que  destacaba  por  el  claustro  y  la  iglesia  de  arcos  ojivales.  La  primera  guerra  carlista  provocò  la  ruina  definitiva  del  convento  y  su  venta  a  particulares  durante  la  desamortización  de  Mendizabal,  el  solar  fuè  convertido  en  almacenes  y  fàbricas.

La  torre  es  de  planta  cuadrada  y  cuatro  cuerpos, en  los  tres  primeros  los  muros  son  de  mamposterìa,  y  el  ùltimo  de  sillerìa,  con  remate  de  barandilla  con  balaustres,  aparece  un  escudo  con  la  cruz  de  Montesa  y  una  inscripción  que  indica  1737.

2     ERMITAS

El  tèrmino  municipal  de  San  Mateo,  se  caracteriza  en  la  Edad  Media  por una  fuerte  presencia  de  eremitas  y  de  ermitas.  Algunas  se  han  conservado,  pero  otras  han  desaparecido,  como  la  de  Santa  Magdalena,  San  Juan,  la  Ermita  Vieja  y  Santa  Ubaldesca.

ERMITA  DE  LA  VIRGEN  DE  LOS  ANGELES

En  el  lugar  que  ocupa,  ya  existìa  a  principios  del  siglo  XV,  una  ermita  bajo  la  advocación  de  San  Antonio  Abad,  de  la  que  no  queda  resto  alguno.  Recoge  una  tradición  local  que  a  finales  del  siglo  XVI,  el  ermitaño  que  la  habitaba,  llamado  Sebastiàn  estando  un  sàbado  en  oraciòn,  oyò  cànticos  celestiales,  y  viò  iluminado  el  lugar  por  un  intenso  rayo  de  luz,  seguidamente  unos  àngeles  sacaron  de  la  concavidad  del  altar  una  imagen  de  la  Virgen,  la  colocaron  encima,  la  entonaron  una  salve,  y  la  volvieron  a  dejar  en  el  sitio  de  donde  la  habìan  tomado.

Repetido  el  portentoso  acontecimiento  otros  sàbados,  alcanzò  fama  pùblica  y   prendiò  con  fuerza  en  la  devociòn  sanmatevana,  lo  que  condujo  a  la  ampliación,  primero  y  reconstrucciòn  de  nueva  planta  después,  de  la  ermita  de  San  Antonio,  puesta  ya  bajo  la  advocación  de  Nuestra  Señora  de  los  Angeles. Las  dificultades  econòmicas  y  los  graves  problemas  del  siglo  XVII  español,  pusieron  a  prueba  la  voluntad  del  pueblo  y  de  sus  autoridades,  para  construir  un  edificio  digno  de  su  patrona  espiritual.  Erigido  un  templo  en  planta  de  salòn  entre  1585  y  1622,  se  modificò  en  1685,  señalando  el  crucero  por  interrupciòn  de  las  capillas  laterales,  al  tiempo  que  se  hacìa  la  portada,  decoràndolo  en  su  interior  entre  1692-1693  con  labor  churrigueresca,  por  ùltimo,  en  1727  se realizaba  la  construcciòn  del  campanario.

Larga  fuè  la  obra,  muchos  los  sacrificios,  pero  fuè  merecido  el  resultado,  puesto  que  es  difícil  encontrar  en  todo  el  entorno,  ermita  de tal  empaque,  a  pesar  de  los  graves  daños  sufridos  en  el  pavoroso  incendio  de  1918,  en  el  que  desapareciò  la  primitiva  imagen  de  la  Virgen  objeto  de  veneraciòn. En  sustitución  se  trajo  de  Roma  una  talla  en  mármol  de  Carrara,  venerada  en  nuestros  dìas. Con  admirable  tenacidad,  se  apresuraron  a  reparar  los  desperfectos  de  la  iglesia  de  su  patrona,  Madre  de  Dios  de  los  Angeles,  para  conferirle  el  cuidadoso  aspecto  que  hoy  presenta.

Junto  a  la  ermita,  se  levanta  la  antigua  hospederìa,  construìda  entre  1585  y  1590,  se  trata  de  un  edificio  en  forma  de  L,  unido  a  la  ermita,  su  cometido  era  servir  de  alojamiento a  la  multitud  de  devotos  que  acudìan  a  la  paz  del  santuario.  Destacan   las  cuadras  y  el  gran  salòn  de   la  planta  principal.

La  población  acude  en  romerìa,  el  segundo  sàbado  después  de  Pascua  de  Resurrecciòn,  quienes  junto  a  la  degustación  gastronòmica  de  los  productos  del  valle,  pueden  deleitarse  con  las  magnìficas  panoràmicas  que  lo  elevado  del  lugar  ofrece.

ERMITA  DE  SAN  CRISTOBAL

La  ermita  de  San  Cristòbal,  situada  a  3,5  Km.  Del  casco  urbano  de  San  Mateo,  se  yergue  sobre  la  cima  de  una  colina  de  494  m.  de  altura.  Desde  ella  se  disfruta  de  una  inmejorable  vista  panoràmica  del  Maestrazgo.  Construìda  a  finales  del  siglo  XIV  y  principios  del  XV,  fuè  restaurada  en  1994.

El  esterior  presenta  una  fachada  de  mamposterìa  y  una  portada  con  arco  de  medio  punto.  La  nave  del  pequeño  templo,  con  bancada  de  piedra  adosada  interiormente  a  lo  largo  de  los  muros,  se  comunica  a travès  de  un  arco  ojival  con  el  àbside  de  proporciones  cuadradas,  cubierto  con  bòveda  de  aristas,  reforzada  con  gruesos  nervios  coincidentes  en  una  clave  central  decorada  con  sencillez..  tiene  una  espadaña  pequeña  con  campana,  y  una  casa  para  el  ermitaño.  La  festividad  del  santo  se  celebra  el  10  de  julio.

ERMITA  DE  SANTA  BARBARA

Està  situada  a  1  Km.  De  San  Mateo,  al  lado  de  CV-10  en  direcciòn  hacia  La  Jana,  fuè  construìda  en  el  siglo  XVIII,  reformada  en  el  XIX  y  restaurados  el  techo  y  las  pinturas  en  1990.  En  la  actualidad  està  dentro  de  las  instalaciones  del  cementerio  municipal.

La  obra  del  Padre  Aleu,  indica  que  con  anterioridad  a  1591,  existìa  una  ermita  que  fuè  destruida  y  rehecha  a  partir  de  esta  fecha: “Don  Gaspar  Punter,  obispo  de  Tortosa,  el  dia  2  de  diciembre  de  1591,  concediò  facultad  para  bendecir  la  ermita  de  Santa  Bàrbara,  porque  habièndola  derribado  las  aguas  volvieron  a  edificar.  Esto  prueba  su  grande  antigüedad”.

Consta  de  una  nave  coronada  por  una  cùpula  de  crucerìa,  y  que  tiene  una  pequeña  capilla  con  altar  adosado  a  su  derecha.  Antes  de  entrar  a  la  ermita,  hay  un  porche  con  fachada  de  tres  arcos  apuntados,  coronado  por  un  escudo  pequeño  y  un  banco  de  piedra  adosado.  La  puerta  de  entrada  es  de  arco  de  medio  punto.  Posee  dos  imàgenes  de  la  santa  en  ceràmica

3      EDIFICIOS  HISTORICOS

Es  San  Mateo  una  población  gòtica,  donde  abundan,  las  edificaciones levantadas  con  viejas  y  nobles  piedras.  Por  todas  partes  asoman  ventanales  gòticos,  pidras  blasonadas,  o  aleros  de  madera  tallada.

AYUNTAMIENTO

Situado  en  la  calle  que  el  docto  historiador  den  Manuel  Betì  tiene  dedicada,  es  un  modèlico  ejemplo  de  la  elegancia  que  los  sanmatevanos  supieron  conferir  a  sus  edificios  pùblicos.  Edificio  de  dos  plantas,  tiene  su  entrada  a  travès  de  un  portal  con  arco  elegantemente  adovelado,  a  cuyos  lados  debieron  abrirse  en  otro  tiempo,  sendas  ventanas  que  màs  tarde  se  transformaron  en  puertas.

En  la  planta  superior,  se  alinean  cuatro  amplios  ventanales,  ajimezados  con  doble  parteluz,  de  gràciles  baquetones  en  cada  uno  de  ellos.  Obra  de  mediados  del  siglo  XV,  ha  sufrido  mùltiples  remodelaciones,  en  cada  una  de  las  cuales  acaecida  en  la  dècada  de  1940,  se  derribò  y  reedificò  la  escalera  principal,  y  se  crearon  y  remodelaron  varias  estancias,  a  causa  del  estado  ruinoso  que  presentaba  el  edificio.  Destaca  el  Salòn  de  Plenos,  con  vigas  de  madera  y  ventanas,  que  comiunican  con  el  Callejòn  de  los  Judìos,  siendo  una  de  ellas  de  arco  tribulado.

Hoy  dìa  magníficamente  restaurado,  acoge  en  la  planta  baja  la  biblioteca    municipal,  bien  surtida  y  atendida,  y  un  museo  local  que  contiene  piezas  muy  interesantes  de  la  historia  de  la  localidad.

PALACIO  BORRULL  ( AUDIENCIA)

Monumento  declarado  Bien  de  Relevancia  Local,  contiguo  al  Ayuntamiento  del  que  està  separado  por  el  Callejòn  de  los  Judìos.  En  el  estuvo  instalada  entre  1883  y  1892  la  Audiencia  de  lo  Criminal,  que  se  ocupaba  de  los  delitos  cometidos  en  el  Partido  Judicial  de  San  Mateo,  y  en  los  de  Morella,  Albocàcer  y  Vinaroz.

Fuè  construìdo  en  el  sigo  XV,  exteriormente  adopta  una  disposición  similar  en  distribución  y  estilo  a  la  vecina  casa  consistorial.  Presenta  una  amplia  fachada  de  sillares  de  composición  simètrica  junto  a  una  puerta  de  acceso,  situada  debajo  de  un  gran  arco  adovelado.  Tambièn  hay  que  destacar  el  alero  construìdo  con  vuelos  sucesivos  de  tejas  y  ladrillo.

La  entrada  consta  de  un  amplio  espacio  separado  por  tres  tramos  de  arcos.  El  interior  ha  sido  muy  modificado  debido  a  los  diversos  usos  del  edificio.  Originalmente,  residencia  señorial,  después  Audiencia,  y  finalmente  dividido  en  viviendas. En  el  año  2003  se  han  terminaron  las  obras  de  restauración  y  adecuaciòn  de  las  dependencias  del  Palacio  Borrull,  que  con  el  tiempo  habìan  sido  adquiridas  por  el  Ayntamiento.

HORNO  MEDIEVAL

Monumento  declarado  Bien  de  Relevancia  Local.  Edificio  de  planta  rectangular  con  cubiera  de  teja  àrabe  a  dos  aguas.  El  sistema  estructural  es  de  pòrticos  de  un  solo  arco,  paralelos  a  la fachada.  La  fàbrica  es  de  mamposterìa,  y  los  arcos  adovelados  estàn toscamente  trabajados.  En  1386,  el  maestre  de  Montesa,  Fray  Alberto  de  Thous,  concede  a  la  villa  el  establecimiento  de  hornos,  siendo  este  uno  de  los  documentados.

LES  PRESONS

Edificio  en  el  que  estubo  situado  el  primer  ayuntamiento  medieval  de  la  población.  Destacan  en  sus  sòtanos, la  presencia  de  dos  mazmorras  de  piedra  de  sillerìa,  conocidas  desde  el  siglo  XV,  y  por  tener  en  dependencias  anexas  a  ellas  una  colecciòn  etnològica  de  gran  interès.  En  el  siglo  XIII,  existìa  en  este  lugar  el  primer  ayuntamiento  medieval  de  la  población,  conocido  como  Cort  Vella. En  el  siglo  XIV,  se  construyen  en  sus  sòtanos  las  mazmorras  que  se  conservan  todavía.  En  el  Siglo  XV,  es  trasladado  al  nuevo  edificio  gòtico,  llamado  Cort  Nova, donde  permanece  hasta  nuestros  dìaas.  La  antigua  Casa  Consistorial, queda  asì  cumpliendo  solo  las  funciones  de  prisiòn.

Pese  a  las  numerosas  trasformaciones  que  ha  sufrido  el  edificio  a  lo  largo  del  tiempo,  aùn  conserva  su  estado  original,  las  celdas  de  construcciòn  gòtica  civil,  que  al  igual  que  la  mayorìa  de  las  construcciones  coetàneas, resuelve  su  estructura  mediante  gruesos  muros  de  carga.  El  interior  de  las  mazmorras,  està  cubierto  con  bòveda  de  cañòn,  y  pavimentado  con  sillares.  En  sus  paredes  se  guardan  intactos  los  recuerdos  de  los  ùltimos  presos.

Junto  a  las  mazmorras  se  encontraba  la  vivienda  del  carcelero.  Esta  edificación  sigue  las  pautas  de  la  arquitectura  popular,  fachadas encaladas  y  suelos  de  tierra  apisonada.

Està  prisiòn  fuè  utilizada  hasta  la  decada  de  los  sesenta  del  siglo  XX,  momento  en  el  que  se  subastò  el  edificio  que  fuè  adquirido  por  la  familia  de  los actuales  propietarios,  Anselma  Arìn  y  Vicente  Folch.  Este  matrimonio  ha  convertido  las  mazmorras  en  museo.

Cuenta  la  tradición  que  a  principios  del  siglo  XV,  durante  la  visita  de  San  Vicente  Ferrer  a  San  Mateo,  fuè  encarcelado  un  ermitaño  que  resultò  ser  el  demonio,  ya  que  consiguió  desaparecer  del  interior  de  una  de  las  celdas,  a  pesar  de  los  grilletes  y  cerrojos.

PALACIO  DEL  MARQUÈS  DE  VILLORES

Monumento  declarado  Bien  de  Relevancia  Local,  conocido  popularmente  como  El  Sindicat y  datado  a  comienzos  del  Siglo  XVI.

Es  un  palacio  renacentista  con  fachada  de  magnìfica  sillerìa,  que  todavía  conserva  la  tipologìa  distributiva  del  gòtico.

Destacan  los  siguientes  elementos:  las  pilastras  decoradas  con  grutescos  que  envuelven  las  ventanas,  el  escudo  nobiliario  situado  sobre  la  puerta,  la  garita  lateral.  La  distribución  simètrica  de  la  fachada,  compartimentada  por  lìnea  de  impostas,   el  arco  helicoidal  de  tradición  gòtica,  y  el  pavimento  de  la  entrada.

LA  TORRE DE PALOMAR

Se  trata  de  una  casa  fuerte  agrìcola,  torre-fortaleza  de  tipo  señorial,  situada  a  cuatro  km.  de  la  población,  fuè  construìda  a  finales  del  siglo  XVI  o  principios  del  XVII,  y  se  atribuye  al  maestro  de  obras,  posiblemente  francès  Bernardo  Cumba,  siendo  el  propietario  de  la  finca  Cristobal  Gil  de  Palomar.

Edificación  exenta  de  planta  cuadrada,  y  alturas  elevadas  sobre  la  misma,  de  forma  que  se  percibe  un  volumen  casi  cùbico.  Presenta  cuatro  torreones  en  las  esquinas,  que  se  alzan  sobre  la  base  delimitada  por  aleros  o  cornisas  interrumpidos,  situados  en  el  centro  de  cada  fachada,  los  torreones  acaban  mediante  cornisa  y  almena,  en  el  antepecho  de  sus  cubiertas  planas.  Las  cuatro  fachadas,  presentan  ejes  de  composición  casi  simètricas,  y  elementos  añadidos,  articulàndose  mediante  almenas  atamboradas  en  las  esquinas,  situadas  en  el  tercio  inferior  de  su  altura.

El  sistema  constructivo  empleado  en  cerramientos,  es  el  de  fàbrica  de  sillarejo,  con  sillares  en  las  esquinas  y  en  el  recercado  de  los  huecos,  siendo  estos  adintelados  y  de  reducidas  dimensiones.  Sobe  las  puertas  de  acceso,  coincidiendo  con  su  vertical  o  ligeramente  desplazados,  puede  verse  matacanes  como  los  utilizados  para  el  combate  o  la  defensa  de  las  posiciones  aisladas.

La  distribución  interior,  se  ha trasformado,  hasta  el  punto  de   perder  todas  las  señas  de identidad  que  pudieron  distinguirle,  aùn  asì  cabe  aventurar  un  uso  de  planta  baja  para  accesos  y  servicios,  y  el  resto  para  residencia  del  señor,  las  cubiertas,  son  planas  en  los  torreones  y  de  teja  àrabe  a  cuatro  aguas  en  el  espacio  central.

4      CONFIGURACION  DE  LA  CIUDAD

DESARROLLO  DEL  NÙCLEO  URBANO

Tan  larga  trayectoria  històrica,  se  materializò  en  una  profunda  remodelación  y  subsiguiente  ampliación  del  primitivoPANORAMICA  DE  SAN  MATEO  DESDE  EL  CAMPANARIO recinto  urbano,  desde  el  momento  de  la  toma  del  lugar  por  los  hospitalarios  en  el  siglo  XIII,  a  la  par  que  comenzò  a  cuajarse  de  magnìficas  construcciones  monumentales.  A  partir  del  pequeño  altozano  que  sirvió  de  emplazamiento  originario,  el  poblado  primitivo  trazò  su  ensanche  hacia  levante,  ocupando  el  suave  descenso  del  montìculo,  y  el  llano  tendido  a  sus  pies,  hasta  la  margen  derecha  del  rìo  de  Palacio, utilizado  como  elemento  defensivo  de  refuerzo  del  amurallamiento,  con  que  se  encintò el  casco  urbano.

Es  precisamente  en  ese  sector  llano  de  la  villa,  edificado  bajo  el  esplendor  de  las  òrdenes  militares,  donde  se  conservan  los  principales  edificios  monumentales.  En  el  actual  plano  de  San  Mateo,  es  posible  seguir  las  dos  fases  principales  en  las  que  se  diseñò  su  estructura  urbana:  desde  los  aledaños  orientales  del  montìculo  citado,  señalados  por  las  calles  de  Bonaire  y  Horno  Viejo,  la  calle  de  la  Cort  conduce  pendiente  abajo  hacia  la  plaza  porticada  del  pueblo,  desde  la  que  parten  sendas  rutas  hacia  diversas  localidades  de  la  costa,  y  del  interior,  y  hacia el  ermitorio  de  Ntra.  Sra.  de  los  Angeles.

Complementando  el  esquema  vial  descrito,  una  serie  de  calles  trasversales,  y  alguna  que  otra  estrecha  calleja,  confieren  a  la  villa  un  nostàlgico  sabor  bajomedieval,  vigorizado  armoniosamente  por  la  presencia  de  hermosos  ventanales,  y  portadas  de  lo  que  antaño  fueron  ricas  mansiones

PLAZA  MAYOR

Llamada  con  distintos  nombres  segùn  las  èpocas.  Es  porticada,  rodeada  de  soportales  abiertos,  con  sabor  medieval.  Posee  en  una  magnìfica  fuente    de  pilòn  central  esfèrico  que  sostiene  un  àngel  de  bronce  (1867).  Constituye  el  lugar  una  tìpica  estampa  de  plaza  principal  de  pueblo.  De  ella  parten  Radialmente,  siete  calles,  y  allì  se  cruzan  los  caminos.  Dan  las  fachadas  de  la  iglesia  (puerta  romànica)  y  la  del  Ayuntamiento.

Se  celebran  fiestas,  vaquillas,  se  bailan  las  danzas  locales,  se  monta  mercado  todos  los  lunes,  se  hallan  las  posadas,  bares,  comercios,  paran  los  autobuses,  es  lugar  de  reuniòn.

Siendo  la  Plaza  Mayor  actualmente  el  alma  de  San  Mateo,  punto  de  encuentro,  no  solo  de  las  calles  que  confluyen  en  ella,  sino  de  lo  que  representa  para  sus  habitantes,  ya  que  es  el  centro  neuràlgico  de  su  población.

FUENTE  DEL  ANGEL

Situada  en  la  Plaza  mayor,  espacio  urbano,  declarado  Bien  de  Relevancia  Local.  Esta  fuenta  ya  se  nombra  en  1373,  y  parece  ser  una  de  las  màs  antiguas  de  la  población,  aunque  la  forma  actual  debe  estar  referenciada  en  el  siglo  XVIII,  tanto  por  su  forma  como  por  la  imagen  que  la  remata.  En  1867  fuè  restaurada  y  situada  en  el  lugar  donde  se  encuentra  actualmente,  ya  que  anteriormente  ocupaba  el  centro  de  la  plaza.

La  fuente  es  de  planta  octogonal  con  reja  de  hierro.  En  el  centro,  una  columna  sostiene  la  taza  de  piedra  compuesta  por  dos  semiesferas  y  molduras  exteriores.  En  la  parte  inferior  se  encuentran  cuatro  caños  en  forma  de  cabezas  de  animal,  sobre  la  esfera,  se  encuentra  una  base  de  piedra  que  sostiene  la  figura  en  bronce  de  un  angel,  con  vestimentas  en  movimiento,  imagen  propia  del  siglo  XVIII,  y  que  constituye  la  representación  simbòlica  del  patròn  de  la  población,  San  Mateo  Evangelista.

La  figura  original  se  encuentra  en  el  Museo  Municipal,  después  de  un  exhaustivo  proceso  de  restauración,  siendo  la  imagen  expuesta  una  fiel  copia  de  dicho  original.

FUENTE  DE  LA  MADRE  DE  DIOS

Llamada  tambièn de  Santa  Marìa,  es  de  organización  ornamental  parecida  a  la  del  Angel, si  bien  el  motivo  iconogràfico  que  lo  preside,  es  el  de  la  Virgen  con  el  Niño  realizada  en  canterìa  (siglo  XV),  y  el  enrejado  que  la  circunda  se  halla  estèticamente  reforzado  por  seis  columnas  dòricas  sobre  basa  y  plinto,  que  antiguamente  debieron  sostener  un  cobertizo.

Es  de  tazòn  redondo,  del  que  emerge  un  pilòn  ovoide  de  piedra,  del  que  salen  cuatro  caños.

Tambièn  se  le  llamo  antiguamente  FUENTE  DEL  PORTAL  DE  MORELLA.

CALLEJON  DE  LOS  JUDIOS

Fragmento  de  una  vìa  medieval  restaurada  en  1992,  cuyo  origen  se  remonta  al  siglo  XIV,  formaba  parte  de  la  juderìa  o  aljama  de  San  Mateo.  Se  trata al  parecer,  de  un  fragmento  de  un  estrecho  vial  de  mayor  longitud  que  llegaba  hasta  la  zuda  de  San  Mateo,  la  parte  màs  antigua  de  la  villa.  Otros  fragmentos  de  la  misma  calle  son  los  que  hoy  se  conocen  como  calle  Gallines y  calle  Palpacuixes. Se  trata  de  la  ùnica  muestra  llegada  hasta  nuestros  dìas,  de  la  relativamente  importante  y  organizada  comunidad  hebrea  de  San  Mateo.

El  Callejòn  de  los  Judìos,  separa  el  Palacio  Borrull  y  el  Ayuntamiento.  Es  un  hecho  frecuente  entre  las  viviendas  señoriales  valencianas  de  època  gòtica,  el  estar  separadas  por  estrechos  callejones.  Es  un  ejemplo  tìpico  de  la  organización  urbana,  relacionada  con  la  presencia  de  aljamas.  Los  judìos  estaban  obligados  a   vivir  en  un  determinado  barrio  en  el  reino  de  Valencia,  juerìes en  Cataluña  y en  Mallorca  calls, por  lo  general  cerca  del  centro  urbano,  y   de  los  edificios  pùblicos  y  de  gobierno  màs  importantes.  A  veces  por  seguridad  el  barrio  disponìa  de  puertas  de  cierre.

Las  aljamas  judìas  pertenecìan  al  rey,  eran  de  su  propiedad,  y  a  el  pagaban  diversos  impuestos,  poseìan  sus  propios  òrganos  de  autogobierno,  el  consejo,  el  tribunal  rabìnico,  cofradías  piadosas,  escuelas,  sinagoga,  cementerio,  carnicerìa,  funcionarios  pùblicos  y  oficiales.

Respecto  a  las  actividades  de  los  judìos,  hay  que  evitar  caer  en  el  tòpico,  estas  estaban  relacionadas  con  lo  que  actualmente  conocemos  como  sector  secundario  y  de  servicios,  el  artesanado  y  el  comercio  de  productos  agrìcolas,  ganaderos  y  textil,  tambièn  hubo  mèdicos,  agentes  de  compra-venta  y  prestamistas. El  Callejòn  de  los  Judìos,  fuè  restaurado  en  1992,  pasando  de  estar  tapiado,  lleno  de  escombros,  y  con  penoso  aspecto  a  la  imagen  actual.  Las  obras  realizadas  consistieron  en  el  derribo de  construcciones  sobrantes,  limpieza,  repicado,  saneado  y  rejuntado  de  muros  y  pavimentación.  Forma  parte  del  Museo  Municipal.

MURALLAS

Monumento   declarado  Bien  de  Interès  Cultural,   es  la  muestra  màs  importante de  arquitectura  militar  existente  en  la  población,  limitan  por  el  este  al  casco  antiguo  de  la  villa,  junto  al  rio  Palacio.  En  documentos  de  1237  y  1300,  del  Llibre  de  Privilegios  de  la  Vila, ya  aparecen  las  primeras  noticias  sobre  murallas,  cuando  se  habla  de  la  alcazaba  y  del  derribo  de  casas  en  la  parte  vieja,  para  la  construcciòn  del  muro  de  la  zuda.

Fray  Arnau  Soler  (1319 – 1327)  y  Fray  Pedro  de  Thous  (1327 – 1374),  segundo  y  tercero  de  los  grandes  maestres,  renovaron  urbanísticamente  la  población,  y  dieron  un  gran  impulso  al  comercio  de  la  lana.  Ensancharon  y  alinearon  las  calles,  edificaron  su  palacio – fortaleza,  y  a  causa  de  la  guerra  de  los  dos  Pedros,  la  fortificaron  dotàndola  de  nuevas  y  màs  resistentes  murallas.  Por  el  proceso  del  càtaro  Belibaste,  el  ùltimo  de  los  prefectos  càtaros  que  viviò  en  San  Mateo,  donde  dirigìa  una  pequeña  comunidad,  celebrado  en  1321  en  la  Inquisiciòn  de  Pamiers,  tenemos  noticia  de  la  muralla.  Tambièn  se  encuentra  la  información  en  las  Ordenanzas,  que  para  su  construcciòn  estableciò  el  gran  maestre  Fray  Pedro  de  Thous  en  1357  y  1372.

En  estas  Ordenanzas,  junto  con  las  dictadas  para  otras  poblaciones  de  la  comarca,  se  especifica  claramente  el  recorrido,  las  puertas,  el  tipo  de  fàbrica,  las  medidas,  y  otras  caracterìsticas  defensivas  como  fosos,  almenas,  mirillas,  andadores,  pontones,  etc.  A  partir  de  1380,  aparecen  frecuentemente  en  la  documentaciòn  expresiones  como  affrontat  cum  muro  villae cum  muro  çuda,  que  parece  indicar  que  las  fortificaciones  ya  estaban  acabadas  en  esa  fecha.  Otras  referencias  son  el  dibujo  de  la  villa  que  publicò  Viciana  en  el  siglo  XVI,  el  plano  de  las  Agustinas  de  1773,  algùn  grabado  del  siglo  XIX,  y  diversas  fotos  de  principios  del  siglo  XX.

La  muralla  montesiana,  era  de  mamposterìa,  de  espesor  variable  segùn  zonas,  y  con  una  altura  media  de  6  m.  incluìdas  las  almenas.  El  perìmetro  era  de  1.600  m.  Tenia  ocho  portales  o  puertas  de  acceso  a  la  población,  de  algunos  de  ellos,  todavía  se  observan  vestigios  o  restos  de  las  torres  defensivas,  estos  portales  eran,  el  de  Xert,  el  de  Barcelona,  que  hasta  1918  conservaba  el  arco  adovelado  de  acceso,  el  de  Boveral,  el  de  Bedella,  el  de  Santo  Domingo,  el  de   Morella,  el  de  Albocàcer  y  el  de  Valencia

El  tramo  de  muralla  que  recae  sobre  la  margen  derecha  del  rìo  Palacio,  entre  los  puentes  de  Santo  Domingo  y  el  portal  de  Xert,  es  el  ùnico  que  se  conserva.  La  conservación  puede  ser  debida  a  los  huertos  posteriores  de  las  casas  de la  calle  Historiador  Betì,  a  los  cuales  servìa  de  contenciòn.  Este  tramo,  de  260  m.  fuè  restaurado  en  1996,  siguiendo  las  directrices  de  un  proyecto  redactado  por  el  arquitecto  Miguel  Garcìa  Lisòn,  el  proyecto  consistìa  en  la  consolidación  de  la  muralla,  y  su  revalorizaciòn  con  la  remodelación  del  rìo  Palacio.

Actualmente està  dividida  en  tres  tramos,  con  placas  en  los  muros,  que  reciben  los  siguientes  nombres:  CATARO  BELIBASTE,  PEDRO  DE  LUNA,  y  PEDRO  DE  THOUS.

LAS  CASAS  CUBICAS

En  el  casco  urbano  de  San  Mateo,  conviven  muestras  de  arquitectura  monumental,  civil  y  religiosa,  con  viviendas  de  arquitectura  popular,  conocidas  como  casas  cùbicas,  ejemplos  representativos  de  las  viviendas  tìpicas  de  los  agricultores,  y  de  la  población  del  Bajo  Maestrazgo.

Estas  viviendas  se  caracterizan  por  ser  estrechas  y  tener  planta  baja  y  tres  pisos,  la  distribución  interna  màs  corriente,  era  la  siguiente:

En  la  planta  baja ,  encontamos  la  entrada,  la  escalera  de  acceso  al resto  de  la  vivienda,  y  el  corral  para  las  caballerìas.  En la zona  inferior  de  la  escalera  se  almacenaba la  leña,  mientras  que  en  el  corral  se  encontraba  el  pajar,  y  en  la  entrada  se  colocaba el  carruaje,  el  suelo  era  de  arcilla  que  se  endurecìa  con  el  uso.

En  el  primer  piso  encontramos  la  cocina,  el  comedor,  la  chimenea,  el  canterer,  la  despensa,  y  en  algunas  viviendas  habitaciones

En  el  según  piso  encontramos  los  dormitorios.

En  el  tercer  piso  se  encuentran  las  dependencias  de  almacenamiento  de  cosechas  y  otros  objetos  de  la  casa.

Las  paredes  son  relativamente  gruesas,  de  0,50  m.  estàn  hechas  de  piedra  caliza,  con  mortero  de  arena  y  cal.  El  color  normal  era  el  blanco,  ya  que  se  cubrìan  con  cal,  aunque  hay  algunas  con  tonalidades  azules  o  marrones.

Caracterìstica  de  estas  construcciones,  es  la  tècnica  del  trepsol, consiste  en  la  realización  de  suelos  sobre  vigas  de  maderos  de  pino,  encima  se  colocaba  un  entablado  de  madera  o  cañas,  este  era  cubierto  con  una  mezcla  bien  apretada  de  grava  y  mortero  de  cal,  que  normalmente tenìa  un  espesor  de  20  cm.

Estas  casas  tenìan  pocas  aberturas  al  exterior,  para  no  perder  solidez  en  sus  muros.  En  San  Mateo  encontramos  dos  variantes,  la  distribución  irregular  de  las  aberturas,  y  las  que  tienen  una  distribución  simètrica,  caracterizada  por  los  tìpicos  balcones  de  forja  en  la  primera  y  segunda  plantas.

LAVADEROS  Y  ABREVADEROS

Los  lavaderos  consisten  en  dos  grandes  balsas,  hechas  con  grandes  losas  de  piedra  pulida,  y  comunicadas  entre  si,  que  reciben  el  agua  de  las  conducciones  pùblicas, y  estàn  cubietos  en  sus  laterales  por  una  cubierta  de  teja.  En  San  Mateo,  se  conservan  dos,  en  el  Pla  de  Baix y  en  la  calle  San  Isidro  esquina  con  la  Avenida  Ntra.  Sra.  de  los  Angeles.

Los  abrevaderos,  al  igual  que  los  lavaderos,  estàn  hechos  con  grandes  losas  de  piedra,  que  aprvechan  el  agua  sobrante  de  otros  usos  pùblicos,  ya  sea  de  fuentes  o  de  lavaderos.

En  San  Mateo,  se  conservan  tres,  junto  a  la  Font de  la  Mare  de  Deu,  en  la  Avenida  Ntra.  Sra.  de  los  Angeles,  pegado  a  la  fachada  del  lavadero,  y  el  que  està  en  la  Plaza  Llaurador,  adosado  al  exterior  de  la  tapia  del  convento  de  las  Agustinas.

BIBLIOGRAFIA  Y  DATOS  DE  APOYO  EN  LA  REDACCION

EL  MAESTRAZGO  HISTORICO  (JUAN  B.  SIMO  CASTILLO  Y  MANUEL  MILIAN  BOIX)  julio  1983

http://www.santmateu.com/ciudad/monumentos/monumentos.php

PUBLICACION  UNIVERSITAT  JAUME  I          1001010232

3 comentarios »

  1. Buen trabajo Santiago, desde luego me sorprende tu rápidez, veo que tus fuentes son del libro ” EL MAESTRAZGO HISTORICO ” DE 1983 DE Juan B. Simó y Manuel Milian, es un buen resumen, enhorabuena.

    Comentario by Nemesio Roda — 29 marzo 2011 @ 19:02

  2. Os dejo el Gozo de Nuestra Señora de los Angeles de Sant Mateu. http://gogistesvalencians.blogspot.com.es/2011/06/gozos-nuestra-senora-de-los-angeles-en.html

    Comentario by Salvador Raga — 28 marzo 2012 @ 19:17

  3. Un completo y extraordinario trabajo. Muy bien.

    Comentario by Angel — 12 junio 2012 @ 20:02

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Deja un comentario

Powered by WordPress