CHIMENEAS INDUSTRIALES DE LADRILLO

GRUPO: Carmen Puchal Gargallo, Teresa Cuartiella, Pilar Tapia, Merche Martínez.

La aparición de la máquina de vapor trae aparejada la construcción y desarrollo de una nueva tipología industrial edificatoria, que ha adquirido por sí misma un valor cultural y patrimonial, muy distinto al que fue ideado: las chimeneas de fábrica de ladrillo.

La función primordial, la que se deriva de las fuentes archivísticas, se refiere a cuestiones higienistas, las denuncias de vecinos por malos olores y los humos producidos por la falta de altura de chimeneas, es decir, la conducción de humos y gases a una altura suficiente que no perjudique a seres vivos. La función consecuente afecta a términos económicos. El aumento de la altura de la chimenea favorece el tiro de la misma y por tanto beneficia la combustión, haciendo posible la reducción de la cantidad de combustible necesario para la generación de vapor.

Las primeras chimeneas construidas en el siglo XIX se realizan a imagen y semejanza de modelos ingleses y franceses, debido a la importación de maquinaria y de ingenieros de estos países, avivados por el comercio de exportación-importación.

Es así como encontramos chimeneas con secciones cuadradas, adosadas primero a edificaciones y posteriormente aisladas con mayor porte, que evolucionan mejorando su oposición al empuje del viento convirtiéndose en pináculos de mayor altura y de sección circular y octogonal.

Para el desconocedor de las mismas todas las chimeneas parecen iguales, un obelisco de esbelto fuste cuya terminación tiene un ligero ornato antes de dejar salir los humos, que una vez humearon. Sin embargo, cuando analizamos de cerca el elemento, descubrimos que visualmente tiene tres partes bien diferenciadas, base, caña o fuste y corona o remate, siendo las dos primeras variables en cuanto a sección y la última donde mayor variedad podemos encontrar.

PARTES DE LA CHIMENEA Y CONSTRUCCIÓN.

Como hemos dicho, las chimeneas constan de tres partes diferentes: Base o Pedestal, Caña, Fuste o Tubo, Coronamiento, Coronación, Capitel o Remate.

Se utiliza como material básico el ladrillo cocido, que es un buen aislante térmico. La altura y sección disminuye de la base a la cúspide, consistiendo su función en provocar una depresión o tiro entre la entrada y la salida para establecer una corriente de aire, contribuyendo este tiro a la combustión. La sección interior disminuye igualmente, con tal de conservar una corriente ascendente para vencer las corrientes de las masas de aire frío. Su construcción obedece a la utilización del vapor en la fábrica.

Estas chimeneas industriales eran un elemento básico de las instalaciones industriales que generaban fuerza a la industria a partir del vapor, utilizando las experiencias tan propios del siglo XIX e inicios del siglo XX.

Esquema de Chimenea.

 Este sistema constructivo se basaba en un verdadero arte, pues hay que imaginarse lo que representa una ejecución de máxima dificultad sin los andamios que hoy en día instalaríamos por su exterior, realizándose con andamiajes de madera por su interior, pero ejecutando su cara vista, casi siempre en sección decreciente con la dificultad añadida del rejuntado sin visión directa. Una polea interna permitía subir el material, mientras los obreros iban colocando ladrillos desde dentro de la estructura, utilizando una especie de garras incrustadas en forma de “U” que se embutían en la pared, cada 35 centímetros iba una. Sirven como escaleras y apoyo de tableros, que constituyen las plataformas sobre la que los operarios trabajan y a su vez el punto de cuelgue de la polea que permite el transporte del materias en altura.

 La chimenea se divide verticalmente en tramos de dimensión entre 4 y 5 metros en función de la altura. La disminución se realiza por escalones, en el interior de la chimenea. Este proceso responde sencillamente al concepto mecánico de aumentar el ancho y la sección en la parte inferior por consideraciones de estabilidad y capacidad resistentes a las cargas gravitatorias acumuladas. Esta economía de medios permite sin embargo una gran rapidez de ejecución. Una chimeneas de 25-30 metros se puede construir entre 30-50 días.

 El fuste se desarrolla con una sección decreciente con inclinación de 2,5%. Con la dimensión de la boca superior de la chimenea y la altura que se necesita alcanzar se obtiene las dimensiones de la base.

 La corona marca el sello del constructor, que utiliza el mismo modelo en toda su producción. Se trata de un prisma recto rematado en bulbo o con alguna variante.

 La forma de la mayoría de las chimeneas es circular, siendo la cuadrada menos frecuente y la octogonal particular de la zona levantina. La sección circular exige ladrillos aplantillados curvos, cuestión que añade una dificultad especial; aunque se construyen chimeneas circulares con ladrillos rectos, cuando el diámetro es tan grande que permite, sin perder la apariencia de curbatura. La forma octogonal precisa de ladrillos aplantillados especiales para las esquinas.

 El proceso constructivo se desarrolla con un mínimo de cuatro operarios: dos al pie de la chimenea preparando mortero y ladrillos e izándolos con una polea, otro que se encarga de apilar y suministrar el material en altura, unos dos metros por debajo de los dos últimos, que son los que levantan la obra.

 El replanteo en la base es función de la altura: la dimensión de referencia suele ser el tamaño del hueco en la parte superior de la chimenea, aproximadamente 80 centímetros, que permite el trabajo de un operario actuando en su interior.

 El empleo de andamios para el proceso constructivo está documentado. Se utiliza andamios hasta unos tres metros de longitud de fuste, que sumados a la base puede llegar a unos 7 – 8 metros.

 Sin embargo, la manera más habitual es prescindir de ellos y trabajar desde dentro de la chimenea, como hemos explicado anteriormente.

 ESTABILIDAD.

 

 

 

 

 

 

Chimenea Foret.

 Muy pocas chimeneas industriales se construyeron siguiendo un proyecto con sus cálculos correspondientes, si bien es cierto que estas construcciones surgen en época industrial cuando los conceptos de mecánica se empiezan a aplicar en el cálculo práctico de estructuras. Las chimeneas que se proyectaron con la aplicación de cálculos de estabilidad, sirvieron de modelo para muchas otras que se construyeron sin calcular. Los constructores levantaban las chimeneas siguiendo las pautas y reglas aprendidas de sus antecesores.

 Tres aspectos son los que determinan la estabilidad de las construcciones: La capacidad resistente al propio peso, la estabilidad frente al giro del apoyo y la resistencia al viento. La cimentación se fundamenta sobre la resistente piedra tosca y a base de hormigón, sin armadura, consta de una losa de unos cuatro metros de diámetro y pocos centímetros de espesor. Un conducto bajo rasante en dirección norte, de unos 15 metros, comunicaba con la caldera.

 La altura de la chimenea la definía una serie de circunstancias formales como la ubicación de la fábrica, los obstáculos que la circundan, los vientos a la que se podía ver sometida y el tipo de caldera que se instalaría en la fábrica.

 RESISTENCIA AL VIENTO.

 La acción más determinante que puede cuestionar la seguridad estructural de las chimeneas es, sin ninguna duda, la eólica. La extraordinaria esbeltez de estas construcciones hace que la relación entre carga gravitatoria y carga horizontal provocada por el viento no sea muy elevada, apareciendo flexiones en el fuste de la chimenea.

 Otro aspecto importante que se observa es que la parte superior de las chimeneas son de fi pié y pesan poco, la línea de presiones se desplaza enseguida hacía el exterior de la sección. Descendiendo por el fuste las paredes aumentan de espesor y por tanto de peso; la línea de presiones se mantiene en su posición o incluso se centra. Esto indica que la fractura de la chimenea se suele producir no en la base sino en la parte alta del fuste

 

 Fábrica Fedesa

La chimenea representó un paso evolutivo en el empleo del aire en los procesos térmicos y sobre su regeneración. Estos procesos desembocan un siglo más tarde, en la invención del horno de fundición de fuego contínuo de HOFFMAN. Este ingenio que revolucionó la producción de ladrillos en serie, tomó el nombre de su inventor, FRIEDRICH HOFFMAN, arquitecto alemán fabricante de materiales de construcción en Berlín.

 Hoy en día ya no se construyen chimeneas de este tipo, puesto que se realizan con piezas prefabricadas tubulares de metal, mucho más económicas y sencillas de montar y desmontar.

 Es con la Revolución Industrial cuando hace la aparición la gran fábrica, vinculada a la máquina de vapor, el ferrocarril y el nacimiento de la ciudad industrial, marco de vida y de trabajo que no dejará de crecer entre humos y chimeneas a lo largo del siglo XIX y principios del siglo XX.

 Un elemento fundamental de esas aglomeraciones urbanas y el paisaje resultante son el edificio industrial y los conjuntos fabriles, de arquitectura funcional y descuidada en lo estético pero que con el tiempo irá adquiriendo relevancia y despertando el interés de arquitectos y urbanistas.

Complejo de la fábrica Foret en los años 60.

 Desde la perspectiva de la Arquitectura estas construcciones difícilmente encajarían dentro de ella, puesto que no configuran ningún espacio interior por sí solas, pero guardan un alto valor patrimonial, paisajístico y constructivo digno de ser estudiado y conservado, puesto que además fueron elementos funcionales imprescindibles para el funcionamiento de las fábricas de la Comunidad Valenciana.

 En lo urbanístico la ciudad se conforma con el diálogo abierto entre pasado y presente, en lo socio-cultural funciona como un espacio de encuentro activo entre sus habitantes , con las necesidades de su vida diaria, y con su demanda de disfrute cultural de ese patrimonio.

 En Vinaròs, quedan cuatro de esas majestuosas chimeneas, “Catedrales de la Industria”, que en su día con otras tantas desaparecidas en el tiempo aportaron el florecimiento industrial a nuestra localidad.

 Se alzan varias decenas de metros, bellas e inmóviles rasgando el cielo. Levantan nuestros cuellos para hacernos mirar hasta su remate y nos evocan tiempos pasados y una ciudad distinta. Están cargadas de expresiva belleza y poesía plástica que les atribuye el paso del tiempo y el romanticismo que se desprende de sus ladrillos ennegrecidos y tiznados

Son hitos urbanos que identifican a la gente con lugares concretos. Llevan tantos años formando parte del paisaje que han creado una potente imagen singular con la que se asocian.

 Estas construcciones de ladrillo, a escala de barriones hablan de un pasado no muy lejano, en el que la ciudad se circunscribía a un perímetro mucho menor que el actual, y en cuya periferia se levantaron fábricas y grandes instalaciones industriales entre campos.

 Con el tiempo, la ciudad fue absorbiéndolas, realmente bellas e interesantes, se decidió preservar las chimeneas como monumento y recuerdo al pasado de la ciudad.

 Atrás quedaron los tiempos de la geometría y el ladrillo para ir conformando las esbeltas torres que gobernaron el horizonte de las planicies que antes eran nuestros barrios.

 Son las últimas supervivientes de los albores de la industrialización a comienzos del siglo XX. Parte de esta historia sigue mirando al cielo y salpica en vertical paisaje urbano, jardines y plazas. Un rescate a tiempo ha podido salvarlas de la extinción en algunos casos. Otras en cambio han perdido la batalla del tiempo.

 El rescate de estos últimos testigos de la arqueología industrial ha salido del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunidad Valenciana con la puesta en marcha de un proyecto de Catalogación de Chimeneas Industriales, en colaboración con el Instituto Tecnológico de la Construcción (AIDICO).

 Fábrica de orujo de Ildefonso.

Catálogo del Patrimonio Arquitectónico del Término Municipal de Vinaròs.

Para los gobiernos locales y regionales el tratamiento de las ruinas industriales no se planteaba a principio de los años ochenta como un fin en sí mismo, es decir, no se pensaba en ellas como patrimonio a conservar por ser tributarias de valores intrínsecos (histórico, estético, cultural) de reconversión industrial y de las acciones regionales acompañantes.La ley de Patrimonio Valenciano 4/1998 del 11 de junio protege las chimeneas anteriores a 1940 como Bien de Relevancia Local (BRL).Lo que si era evidente para todos es que las viejas fábricas y los terrenos industriales abandonados constituían un factor desestructurante que desvalorizaba la imagen y reducía el atractivo de las zonas afectadas, a la vez que se convertía en un suelo goloso para constructores.

 

 

 

 

 

 

 

Chimenea de la Alcoholera de la playa del Clot.

 La memoria histórica de la ciudad debe conservarlas y ponerlas en valor para seguir ofreciendo este fragmento de nuestra evolución urbana a sus habitantes actuales y futuros.

Son las chimeneas industriales, vestigios de la historia industrial, construcciones singulares de ladrillo cerámico que hoy ya son objeto de Protección Patrimonial.

BIBLIOGRAFIA.

Publica : Bodewig Belmonte, Rubén. 27 de Octubre 2007

Asociación Cultural Alicante Vivo. Fecha acceso Febrero 2012.

www.alicantevivo.org.

Publica: Valdés, Ana.

Chimeneas Industriales Siglo XIX. (Recuperar una construcción singular).

Publica: López Patiño, Gracia

Martínez Boquera, Arturo

De Mazarredo Aznar, Luís.

Chimeneas Industriales helicoidales. Archivo Municipal de Valencia.

http://www.sedhc.es/biblioteca/actas/CNHC_7%20(75).pdf . Fecha acceso Febrero 2012.

Publica: Rodríguez Pedraza, Dolores. Febrero 2004.

Revista NOTICIAS. Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos de Valencia.

Wwwfaith.org. Fecha acceso Febrero 2012.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.5/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
CHIMENEAS INDUSTRIALES DE LADRILLO, 6.5 out of 10 based on 2 ratings

Un pensamiento en “CHIMENEAS INDUSTRIALES DE LADRILLO

  1. Heu tret fum amb aquest treball! molt bé.

    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>