IcebergComo un iceberg

La educación de adultos será una demanda en aumento exponencial en los próximo diez años dado que el número de personas mayores – adultas aumentará en Europa; y estas tendrán unas perspectivas sociales, culturales y de salud que requieren políticas que favorezcan la implicación social, el cambio de actitudes y roles sociales, una financiación segura y al fin que favorezcan el envejecimiento activo.

A nivel Europeo, favorecer una educación permanente forma parte de sus políticas activas, así lo han sido los proyectos Lifelong Learning tipo Comenius, Erasmus y Grundtvig, promoviendo proyectos e investigaciones en todas las franjas de edad, pero también de tipo transversal (entre generaciones) o de intercambio (entre instituciones). El aprendizaje no formal e informal, facilita además un aprendizaje en aptitudes y actitudes, por eso, desde Europa, se realizan proyectos de investigación, acreditación y mejora de la calidad.

Ejemplos de estos tipos de proyectos han sido los proyectos realizados por el equipo de la Universitat per a Majors, como el EduSenior, el cual finalizará en 2 meses, o el SeniorsKS que terminó en julio (ver evaluación). Los resultados de estos dos proyectos son el ejemplo claro de que una investigación en la educación de mayores es beneficiosa tanto para la calidad educativa como para la sociedad en general. Además, en enero, la Universitat per a Majors, iniciará dos proyectos nuevos, con una duración de 2 años, muestra del compromiso adquirido con la educación sénior.