Crisis en la economía doméstica, ¿cómo y por qué?

De WikiSenior
Saltar a: navegación, buscar

Pretendo mediante el presente artículo, hacer una pequeña reflexión sobre si existe o no la crisis, si esta afecta a la economía doméstica y en que medida. Tal y como nos enseñan nuestros profesores, para entender el presente, es necesario o más bien imprescindible mirar hacia el pasado. No nos podemos olvidar de donde venimos. En este sentido, se plantea la pregunta con la que quería comenzar esta reflexión. ¿Hay crisis en la economía doméstica?

Todos podemos echar la vista atrás y recordar como han ido cambiando las cosas en estos últimos 15 años por ejemplo. Todo ha cambiado, la tecnología ha avanzado a un ritmo de vértigo… y los precios casi lo han hecho al mismo ritmo. No así los salarios de la gente corriente. Todos recordamos a qué precios pagábamos un café hace unos años… no? A qué precio comprábamos el pan, la leche, los huevos carne etc… Todos ellos alimentos de primera necesidad que no son lujos. Podemos estar hablando de incrementos de entre el 300 y el 400 %.incluso mas Todo esto se ve agravado con el hecho de que la sociedad del consumismo en la que vivimos nos obliga a consumir otros bienes, que también han sufrido incrementos considerables. Como la luz, gas, gasolina, médicos especializados (dentistas, oculistas…)… sin olvidar la vivienda.

En contrapartida a esto, lo único que el común de los mortales tenemos para hacer frente a esta escalada de los precios es nuestro salario. Y este no se ha incrementado en la misma proporción, ni de lejos. Ya que en el mismo periodo de tiempo antes citado este incremento ha sido de un 50% Como se aprecia, existe una desproporción muy exagerada entre el índice de precios y el salario. Para maquillar un dato tan esclarecedor, se nos introducen datos del IPC, PIB, RENTA PER CAPITA, que serán reales, pero que a mi parecer no reflejan la realidad de la brecha ni del problema. Con estas estadísticas puede que se esté tapando un problema que es muy grande, pero al fin y al cabo lo que sería negro puede ser blanco con estas famosas siglas. Al resto de los mortales nos interesan otro tipo de datos. Tendríamos que recuperar el valor real del dinero que perdimos con la entrada del euro. Sin darnos cuenta el euro lo hace todo muy barato. Por ejemplo, compramos un artículo por solo 3 euros, pero si nos paramos a pensar son 500 pesetas. O total 6 euros. Ni más ni menos 1000 pesetas. Recordando los no tan jóvenes cuando la famosa peseta era todo un billete. Y si pensamos en billete de 100 pesetas, este se consideraba toda una fortuna. Creo que no somos realmente concientes del valor que tiene el dinero, que se ha perdido en parte por culpa de la pérdida de nuestra querida moneda, la peseta. Ha pasado muy poco tiempo para habernos olvidado ya de ella. Y para entender y al mismo tiempo poder responder a la pregunta inicial ¿hay crisis en la economía doméstica? Hagamos un fácil ejercicio de cálculo de todos los gastos fijos que tenemos cualquier familia, los restamos a los ingresos que tenemos para pasar el mes. Lo que queda lo dividimos entre 30 y veremos el dinero que tenemos para pasar el día a día. Seguramente nos sorprende el resultado. Es por ello que creo que sí existe crisis en la economía doméstica. Al fin y al cabo esta es la economía que nos tiene que hacer sobrevivir. Y de alguna manera reflexionar.

Roberto Giner.