Memorial de remedios universales en el siglo XVII

De WikiSenior
Saltar a: navegación, buscar

Contenido

MEMORIAL DE REMEDIOS VNIVERSALES, PARA las enfermedades ordinarias de los de la Familia de la Casa de Campo, hecho por Carlos Estevan, y Juan Libaur, Medicos de la Ciudad de Paris.

Traducido de la Lengua Cathalana en Castellano, por Fr. MIGUEL AGUSTIN, PRIOR DEL TEMPLE de la Fidelissima Villa de Perpiñan del Orden, y Religion de San Juan de Jerusalen, del Libro , que el mismo Autor sacò à luz el año 1617. I ahora con adicion del quinto Libro, y otras curiosidades; y un Vocabulario de seis Lenguas, para declaracion de vocablos de dicho Libro; y al fin dèl se hallaràn las materias de que el autor trata, con una Rueda perpetua, para conocer los años abundantes, ò esteriles. Año 1722 CON LICENCIA.

La transcripción literal de una parte del libro tiene sólo la intención de reflejar tal como era la sociedad de la época. Transcribiré los capítulos que hacen referencia a asuntos de índole doméstico y al uso de hierbas para curaciones

Serà de mucho provecho à la Madre de Familia de la Casa de Campo, saber medicamentos para curar con simple los enfermos de su casa , y familia, y assi mismo de sus bacas , y accidentes, porque no sea necessario llamar al Medico à cada passo ( que donde viene muchas veces, no pùede aver mucho aumento:) los medicamentos simples con los que puede curar las enfermedades que aquí avemos dicho, verà en el memorial que sigue, hecho por Carlos Estevan y Juan Libaur, Medicos de la Ciudad de Paris. Dexando los remedios esquisitos, para los Medicos de las Ciudades, y Lugares populosos, que es mas la ganancia de los Medicos, que el provecho de los que vienen à sus manos.


Para la calentura continua.

Primeramente serà de importancia, para la calentura continua poner encima de los pulsos de los brazos del paciente, el blanco de dos huevos frescos, y ollin de chimenea bien batido, incorporando en ello sal con fortissimo vinagre, faxandolo todo con un lienço de lino. Tambien es bueno tomar una cebolla albarrana, y sacarle el cogollo, y luego ponerla en cima del pulso del brazo derecho, atada fuertemente. Muchos curan picando unas acelgas, ò azederas silvestres, y hazen dello una bebida, que toman en el rigor de la calentura, la remedia. Otros hazen emplastro de lo mismo y lo aplican à ,los pulsos. Otros cogen la semilla entera de yerva llamada psillo, y la ponen en agua una noche entera, y dan à bever el agua al enfermo con açucar.

Para la calentura quartana , y quoticiana.

Para la calentura, cuartada, y aun quitidiana (que para todo es muy bueno ) tomareis salvia de la menuda, ù de la comuna, si dessa no hallareis, hisopo, agenzo, perejil, hierbabuena, artemissa, trifolio con manchas blancas, que por otro nombre se llama Tobol, y picando todo junto con el ollin mas gruesso que huviere en la chimenea, y vinagre muy fuerte, sea destemplado, y hazer con ello emplastros pequeños, para aplicar à los pulsos de los braços. Para lo mismo es muy bueno tomar migaron de dos panes blancos calientes, como salieren del horno, y ponerlos con vinagre, y después destilenlo por alambique, y dos horas antes que le venga la calentura al enfermo, dadle à bever dicha agua, la cantidad de dos onzas.

Calentura terciana.

Las calenturas tercianas, quitaràn con las raizes de romaza, caliente, y puestas en vino blanco, por el espacio de tres, ò quatro horas, y después colarlo con un paño, y conservado por espacio de dos, ò tres dias, le daràn à bever al enfermo una, ù dos horas, antes de la fuerça de la calentura terciana. Lo mismo harà la raiz del llantén poicada con igual cantidad de agua, y vino; y tambien tomando la misma yerva, picadla, y sacad çumo, y dadlo à bever al paciente, algo antes de la calentura. El çumo de las vedolagas, y de la pimpinela haze lo mismo. Para lo mismo el remedio mas eficaz, en opinión de algunos Medicos, es tomar en ayunas, cinco horas antes de la calentura, dos onzas del çumo de gradanas, y luego vngiràn los pulsos, y plantas de los pies, con un poco de vnguento de populcon con dos drgmas de tele de arañas, y tenerlo assi hasta que pase el rigor de la calentura. Otros hazen un vnguento de lombrices, y unco de ganso, con que les ungen la frente, y pulsos antes de la calentura.

Para la calentura quotiniana.

La calentura cuotidiana se quitarà beviendo antes de la reprehension, el çumo de la betonica, y del llanten, ò beviendo cada mañana una decoccion de raizes de apio, perejil, esparraguera, y hojas de betonica, y escolopendra, garbanzos negros, y corteza de sauco, y poneer raizes de yezgos en vino blanco, y bever dos copas dèl antes de la calentura; pero haze de hazer algun remedio después para dormirse.

Para la calentura quotidiana.

Es singular remedio contra la quartana, el çumo de verbasco, puesto en vino blanco, y bevido poco antes del excesso. Lo mesmo harà el çumo de la farfara, dicho por otro nombre blatania. Tambien la decoccion de las hojas , y raizes de la berbana cocidas con vino blanco, y la decoccion de la yerba llamada calamento, poleo, oregano, buglofa, borrajas, lengua bobina, corteza de raiz de tamariseo, fresno, tomillo salsero, agrimonia, y raizes de espárragos, cocido todo con vino blanco. Tambien el bueno el çumo de los ajençes, y de ruda, dexandolo clarificar, y beviendolo antes del excesso. El çumo del llantén bevido con hidromel, es muy bueno. Tambien un unto de azeite de alacranes, puesto en el espinazo, y pulsos, antes del excesso. Azeyte de laurel con aguardiente tienen la misma virtud.

Para el dolor de la cabeça, que procede del calor.

El dolor de cabeça, que vienen de calor, se quita poniedo encima de la frente paños mojados con agua rosada, ò çumo de llantén, parietaria, lechuga, verdolaga, y vinagre, ó con batir dos claras de huevos con agua rosada, y hazer una estopada, que coja la frente. Tambien se quita labando la cabeza con agua tibia, en que ayan cocido hojas de vides, salvia. nenuphar, y rosas, y con el agua que quedare, lavarse las piernas, y los pies.

Para la frenesia.

Para la frenesia causada de la calentura continua en el enfermo, serà bueno ponerle en la cabeça el higado, ò riñones de un carnero, al punto que acabaràn de matarlo, ò un pollo, ò paloma abierto por el espinazo.

Para la somnolencia.

A quien estuviere demasiado dormido, serà bueno ponerle una benda de axendrea cocida con vinagre, ù darle humo por las narices con plumas de perdiz, ò suelas de zapatos viejos, ú de vñas de jumentos, ù cabellos humanos.

Para hazer dormir.

Para quien no puede dormir: Tomareis las semillas de la dormidera , veleño, lechuga, y çumo de yerbamora, ò leche de la muger que cria hija, ú hojas de yedra terrestre, amassados con el blanco de un huevo, y le hareis un emplastro en la frente, y con esto dormirà.

Para apoplejía.

Para la apoplejía, llamada de ordinario mal de San Juan,( si bien los Santos, ni dàn, ni tienen males) es remedio eficaz bever nueve mañanas dos onzas de çumo de la terba paralisia, ò culantro,. ò usar cada mañana, por quatro, ò cinco dias unos polvos hechos de semillas de la peonia, y corteza de encina, ò llevar esta corteza colgada al cuello , ò algun grano de la peonia, ò una piedra, que se suele hallar en el nido de las golondrinas.

Para el encendimiento del rostro.

Para quitar el demasiado color de la cara es bueno lavarla con decoccion de paja de cevada, que en Cathalan se llama ordio, ù de avena, añadiendo después el agrio de la naranja.

Para las porcelanas, ò lamparones.

Si quereis curar las porcellanas, ó lamparones , aveis de tomar puerros, con las hojas, y raizes de la romaza, y savar ceca de una libra de çumo, donde pondréis una onzade pirarro, hecho polvos, y un escrupuloso de verderrama, mezclando todo muy bien, y lo aplicareis cada dia donde estàn los lamparones, en la cantidad que bastare.

Para la flaqueza de la vista.

Curareis la flaqueza de la vista, tomando el hinojo, berbena, teiidonia, enfragra, y rosas, partes iguales, y hareislo destilar por alambique, y quando querreis usar dello, pondréis tres, ò quatro gotas en el ojo, por la mañana, y por la tarde, y hallareis remedio. Tambien es bueno hazer una decoccion de hinojo, ruda, y eufragia, y recibir aquel humo.

Para el dolor de ojos.

Quitareis el dolor de los ojos, con la decoccion de manzanilla, corona de Rey, è hinojo en grano, hecha con agua, y vino blanco, y para usalla , se ha de tomar un lienço de lino en quatro pliegos, y ponerlo mojado con dicha decoccion encima los ojos, y tambien es buena la leche de muger, batida con un blanco de huevo y puesta encima los ojos.

Para la sangre de los ojos.

Quitareis la sangre de los ojos, tomando clara de huevo, batida con agua rosada,ù de llanten , y mojar con ella un paño de lino, y plicarlo à los ojos.

Para cardenales de ojos.

Los cardenales de los ojos, por aver recibido algun golpe en ellos, y quedaren negros, echad en ellos à la parte de adentro un poco de sangre de la ala de un palomino, ò tortola: Y el mismo remedio es bueno para las manchas de los ojos, y un emplasto hecho de ajenzos de fresno picados, y mezclados con leche de muger, y agua rosada, y aplicado à la parte dañada.

Para la inflamación de ojos.

Es buen remedio para la inflamación de ojos, poner encima dellos, los roñones de un carnero, ù oveja, frescalmente muerto, ò tomar una mançana dulçe, y cocerla en el rescoldo, y mezclar la carne della con harina de cevada, ( en Cathalan ordio) leche de muger, agua rosada, clara de huevo, y agua de las flores de todos meses, y es bonísima. La misma virtud tiene la piedra que se halla en el cuerpo de las golondrinas, y un ojo de lobo colgado al cuello.

Para ojos lagañosos, lágrimas, y corrimientos.

Para los ojos lagañosos, hareis una decoccion de hojas de betonica,y raizes de hinojo y un poco de incienso fino, y hazer colirio, y lavarselos à menudo, y detiene, y quita las lagrimas, y otros corrimientos de ojos.

Para las cataratas.

Las cataratas de los ojos, las quitareis tomando un huevo,ò mas frescos del dia, cocedlos con el rescoldo, hasta de estèn duros, y después haced quartos dellos, y quitad las yemas, y llenareis sus vacios de otro tanto de açucar piedra, el mas blanco que hallareis, y puesto todo en un lienzo limpio, esprimirlo apretadamente, haste que salga un agua, ò licor que despediràs de si, y usar de ella de quanto en quanto, echando alguna gota dentro del ojo enfermo, y se remdiarà. Es bueno, para lo mesmo un agua que se haze de el vitriolo blanco, azucar piedra, agua rosada, y claras de huevos duros, sacado por un paño como se ha dicho, y usandolo por la tarde, y mañana. A otros les và bien con agua de tucia preparada, la qual se tiene de hazer tomando una onça de dicha tucia, media onça de almastiga, y derritiendolo todo en agua rosada, y vino blanco, una taza de cada cosa, y puesto todo en una redoma, poniendola al Sol por tres semanas: advirtiendo, que lo aveis de quitar siempre que el Sol faltare.

Para el dolor de oído.

El dolor de oido remdiareis, tomando azeyte, y un poco de vinagre, y ponedlo al oido que duele, poniendo encima un coginete, ò talego de manzanilla, y corona de rey, y os quitarà el dolor.

Para el zumbido de los oídos.

Para el ruido, ò zumbido que suena en las orejas, es bueno poner en ellas azeyte de ruda, ù de espirnardi, ù de almendras amargas, ò aguardiente.

Para la sordez.

Para la sordez echareis dentro del oìdo çumo de cebolla, ú de vid blanca, ò azeyte en que se hayan cozido raìzes de gamones, mezclado con miel, ò el çumo de la corteza de rabanos, mezclado con azeyte rosado.

Para estancar el fluxo de la sangre de las narices.

Quien tuviere fluxo de sangre de narices, se le ataràn los estremos, tan apretados como sea posible, y poner en las narices un emplasto de ortigas asperas, y hazerle tener en las manos raìzes, y hojas de agrimonia, ò tener en la boca agua frigidissima, mudandola à menudo. Tambien son muy à proposito las flores de salvia, aquel vello que tienen los membrillos, ù otras frutas vellosas, puestas dentro de la nariz, y al derredor del cuello principalmente sobre la vena juglar, poner yervas refrigerantes, como parietaria, llanten, lechugas, y otras.

Para el dolor de los dientes, y muelas.

Para el dolor de los dientes, hareis decoccion de raizes de jusquiamo, con vinagre, y agua rosada, y tomar Della en la boca de quando en quando. Lo mesmo harà una cabeça de ajos assada un poco de rescoldo, y amassada después puesta encima de los dientes, ò muelas que duelen, tan caliente como se pueda sufrir: advirtiendo, que primero se ha de poner un poco de dicha masa en la oreja, à cuya parte astuviere el dolor.

Para dientes movedizos.

Si los dientes se menean, ò mueven, tomen alumbre, y agua rosada, y hagan decoccion, tomen de la raìz del quinquefolium, y alumbre, y apliquenlo, para enfortar los dientes.

Mal aliento.

Quien de sì diere mal aliento, tome anis, algarrofas, almastiga, y raìz de lirio azul, y cuescalo todo con vino, y use lavarse la boca con èl, y quitaràse el mal aliento.

Esquinencias, ò garrotillo.

Al mal de esquinencia, ò garrotillo, es muy buen remedio tomar un nido de golondrina entero, y hazer dèl un emplasto, con azeyte ded manzanilla, ò almendras dulces, y aplicarlo à la garganta.

Dolor de costado.

Tomareis para el dolor de costado tres onzas de cardo Benedicto, una cucharada de vino blanco, seis yemas de huevos fresquísimos, y todo bien macelado, swe darà tibio al paciente lo mas presto que se pueda, y hallarà gran remedio. Tambien importa hacer ceniza , ò polvo de miembro viril de buey, y dàt de aquella ceniza al enfermo una dragma, mezclada con vino blanco, si la calentura fuese poca, y si fuere mucha, con agua de cardo Benedicto, ù cevada, y creed, que es singularísimo remedio, y que usado tres dias continuos, quitarà totalmente el dolor. El modo como se ha de hazer dicha ceniza : Cortareis el nervio, ò miembro del buey à pedazos menudos, y pondreislos en una pinata pequeña, y nueva, en fuego fuerte, que tenga alrededor rescoldo muy caliente, y ascuas encendidas, y se ha de menear muy à menudo, hasta que se eche de ver que ya està hecha toda polvos, que serà al cabo de un dia entero, y no antes.

Detener el hipo, ò sollozo.

Para detener el hipo, ò sollozo, que llaman otros, serà bueno detener el aliento à menudo, y desperezarse, cansarse, y padecer ser: Es bueno tambien echar agua fria en el rostro del paciente, ò ponerlo en cuydado con alguna cosa que lo suspenda.

Para el bomito.

Serà bueno para quitar el bomito, tomar una tostada de pan, y mojarla con çumo de yerva buena, y polvorizadle con almastica, y ponedle caliente encima del estomago, mudandola de tres en tres horas, y quitarà el bomito. Tambien es bueno tomar dos manojos de dicha yerva buena, y uno de rosas, cocellos en vino, después incorporareis dichas yervas cocidascon polvos de almasriga, y pnerlo todo hecho emplastro en el estomago; si el bomito fuese con calentura, serà bueno cocer la yerva buena, y rosas con vinagre, y mojar la tostada de pan. Tambien la yerva buena picada, y mezclada con azeyte rosado, peusta como emplitro en la boca del estomago, quita toda manera de bomitos.

Para el estomago.

Para el dolor de estomago, tomareis una escudilla de ceniza caliente, rozienla con vino, envuelta en un paño, y pongala assi sobre el dolor, y hallarà remedio. Tambien es bueno tomar migajas de pan gruesas, y calentes como salen del horno empapadas con azyte de manzanilla, y ponellas encima del dolor embueltas en un lienzo.

El hígado.

Para el calor del higado, lo mejor que se puede hallar para templar el calor, es usar de ordinario en la olla que se comen, lechogas, azederas, verdolagas, hombrecillos y bever algunas veces agua de dichas yervas en ayunas, ò agua de endivia, que lo refresca mucho.

Amarillez.

Para la amarillez, tomad corteza de espino blanco, cogido à la mañana, y un manojo de raìzes de perejil mojado, picado todo junto con vino blanco, y colado por un lienço limpio , y si lo beveis dos ò tres dias de mañana, y tarde, perdereis la amarillez, y cobrareis buen color. Adviertase, que aunque este remadio es eficacísimo, no se à de aplicar a muger preñada; pero en lugar dèl, podrà poner encima los pulsos, y plantas de los pies, corteza de encina, hojas de celidania grande, y manzanilla silvestre, que por otro nombre se llama camamila, mojando y picandolo todo, y amassandolo con vino, hecho à modo de emplastro; y sino tomen lombrices, y lavenlas con vino blanco, y haganlas secar depuse, y de sus polvos tomen una cucharada pequeña con vino blanco.

Hidropecia.

A la hidropesia hazed un bwevida de semillas de retama picada con vino blanco, ò hazed bebida de çumo de raìz de lirio azul, ò azara, tambien con vino blanco.

Dureza del bazo.

Al dolor, ù dureza del brazo , es bueno bever vino en que se aya cocido lengua cerbuda, espárragos, y hombrecillos: importa tambien tomar en ayunas caldo de coles marimas, medio cocidas, que por otro nombre se llaman braasica marina.

Colica.

Remedio importante para la colica es bever agua de manzanilla, ù decoccion de simiente de cañamo, ò vino, en que aya avido raìzes de ala, por diez, ù doce horas : Y sino quiere tomar cosa por la boca, haga desollar un carnero, y pongase la piel assi reciente, donde tuviere el dolor. Puede tambien hazer un coginete de mijo, salvado de trigo, y sal, y ponerlo sobre la parte lesa: Vn emplastro hecho de estiércol de lobo, es tambien muy bueno contra el dolor de colica.

Camaras.

Para la camaras, que proceden de humores, beved leche en que ayan puesto una barra de acero ù de yerro, caliente, ò vsad de comer arroz rostado; ò sino tomad una dragma de almastiga con una yema de huevo, ò hazed un emplastro al derredor del ombligo con harina de trigo , destemplada con vino tinto, y cocoda al horno.

Fluxo de la sangre.

Estancareis la sangre beviendo tres, ò quatro onças de çumo de ortigas blandas, ò çumo de llantén, que les ayudarà mucho, ò usareis el caldo de coles bien cocidas, ò çumode granadas, ù del granado mesmo, y en la ensalada llantén, y açederas.

Quien escupe sangre.

Quien escupe sangre, beva agua, ò decoccion de consuelda, llantén, ù de yerva llamada cola de cavallo, ù centidonia, ò que se trague un pedazo de almastica.

Mal de coraçon.

Al mal de coraçon, beved dos, ò tres onzas de agua de buglosa, y citronella, ò tomad dos corazones de puercos, y tres de ciervos, dos nueces moscadas, clavillos, semilla de albaca, tres dragmas de cada uno, flores de todos los meses, borrajas, buglosa, y romero de cada uno un manojo, de todo infusión con malvasia, ò vino ipocras, y dexadlo estàr una noche, destiladlo después por alambique, vsad de agua, que es provechosísima.

Haced venir la leche.

Hareis venir la leche à la ama que criàre, vsando el çumo de el hinojo fresco, ù ba la baña de baca en polvos, y tendrà mucha leche.

Disminuir la leche.

Dismimuìreis la leche, tomando la raìz de la zeledonia mayor, cocida, y amassada con vinagre muy fuerte, y puesta sobre los pechos, haze menguar la leche. Tambien el emplastro de habas, ù de ruda, salvia, è yerva buena, agenzos, hinojo, salvado cocido, è incorporado con azayte de manzanilla es buenísimo.

El aliento y regüeldos.

Para el aliento, ò regueldos, coman en ayunas gragea de anìs hinojo, ò culantro, ò bevan dos, ò tres vezes en que ayan hervido olivas de laurel, heneldo, hinojo, culantro, y tendrà buen aliento, y no tendrà regueldos, y mas si en cima del estomago trae un saquillo de ruda, agenxos, oregano, è yerva buena.

Para el que no và de vientre.

Ablandar se he el vientre comiendo cereças dulces, ò duraznos, ò higos, ò moras antes de desayunarse, y bever antes de otra cosa caldo de coles, acelgas, malvas, ò lechugas sin sal, y encima del hombligo importa que tenga un implastro de miel, è hiel de buey, y raìz de pamporcino, y ciclamino, ù hojas de mançana de coloquintida.

Gusanos de los niños.

Matareis los gusanos que suelen tener los niños, haciendo que bevan çumo de yerva buena; ù de albaca, ù de verdolagas, ú de ruda, aplicando encima del hombligo un emplastro de agenzos, abrotano, y la hiel del buey.

Almorranas

Curareis la almorranas con azeyte rozado, puesto en agua de viola, manteca fresca, azeyte de linosa, una hiema de huevo, un poco se cera, y vntelaa con esso: ò hagan un emplantro de sesos de perro blanco, mezclados con lecha de baca, y añadid dos hiemas de huevos, y un poco de azafran, y podeis prepara vnto de manteca fresca, y polvos de corcho quemado, aplicadle todo.

Para currimientos de almorranas.

Si las almorranas causares demasiado corrimiento, se reprimira, beviendo una dragma de coral roxo con agua de llanten. Tambien ayudarà mucho la decoccion de los coles blancas, dicho por otro nombre verbasco, ù de beleño, ò en lugar desto serà bueno hazer un emplantro de polvos de juncos quemados, ò rasuras de plomo, ù de bolo aremenio, ù de blancos de huevos.

Para la piedra de riñones.

Para la piedra de los riñones, es bueno bever agua de retama, ù de argentina, en la cual se ayan mezclado polvos de cascaras de huevos quemadas, ù de huessos de niespolas, y hallarà gran remedio para la piedra; y si lo quisiere exterior, ponga encima de los riñones emplastro de parietaria, ù de raìzes de ciprès, y hojas de ala, cocidas con vino: Pero lo mas eficaz es, hazer un baño donde ayan hervido hojas de sio, malvas, malvaviscos, violas, parietaria, flores de retama, y manzanillas; y estando en el baño, tener encima de los lomos un saquito de salvado, y de sio, esto es, si la piedra estuviere en los riñones.

Para la piedra de bexiga.

Si la piedra estuviere en la bexiga, serà bueno hacer çumo de lima, con vino blanco, ò tomar huessos de niespolas, y echarlos en vino blanco, y quando estuvieren secos, hazed dellos polvos, y junto con semillas de retama, espárragos, sagifrago, melones, pepinos, y calabazas, vsadlos con vino blanco. Tambien es muy buen remedio hazer polvos de cascaras de nuezes, y goma de cerezos, y tomarlos con vino blanco.

Para el que mea en la cama.

Para quien se mea en la cama durmiendo sin poderle retener, no hallareis cosa mejor, que comer à menudo pulmon de cabrito montesino assado, ò bever con el vino sessos de liebre, ò vegiga de puerco, ò puerca.

Para el ardor de orina.

Para el ardor de orina, frequentareis la decoccion de las quatro semillas frias, y quando huviere orinado, ponga el miembro en suero de leche, y algunas vezes beva la de cabra, quien quisiere curar del ardor de la orina.

Para detencion de fluxo mestrual, en las mugeres.

Para la detencion del fluxo del mestruo de las mugeres. Si la muger beviere çumo de llanten, con polvo de huessos de sipia, ò polvo de huessos quemados de pies de carneros, ù conchas marinas, ò coral, ò cuerno de ciervo, ò cascaras de nueces quemadas, ù diez, ú doce granos colorados de la peonia, detendrà el floxo del mestruo. Para fuera es bueno hazer un emplostro del hollin de la chimenea, ù de las rasuras del suelo de un caldero de arambre, mezclado con claras de huevos, y çumo de hortigas muertas, que son las que no pican, ù de brasita marina, y aplicandole encima del brazo, ò baxo de la barriga: Tienese en mucho para esso la goma de los cerezos en insufion, con çumo de llanten, puesta en el lugar del fluxo, con una pequeña geringa, ò à lo menos aplicar sobre los pechos hojas de celidonia.

Purgación blanca.

Serà bueno para la purgación blanca, que tienen algunas mugeres, bever el çumo de llanten, ò agua de verdolagas, ò polvos de esponja, quemada en una holla, y hazer para defuera lexia de enzina, ò higuera, y cocer en ella cortezas de granadas, y bellotas de encina, hojas de raìzes de bistorra, y un poco de alumbre, y sal, y hazer fermentación dello, ò baño si le agradare mas.

Hazer venir la purgación.

Si quieres que à una muger le venga la regla, dadle à bever cada mañana dos onzas de agua de artemilla, ù de la decoccion de loa grama, huessos de niespolas, raìzes de apio, cinamomo, y azafràn,y raìzes de nabos redondos, y sobre ello tanta mirra, como un grano de haba. Es muy bueno tambien un baño de agua, en que aya hervido artemissa, malvas, malvaviscos, corona de rey, manzanilla, y otra yervas semejantes,y quando estuvieren en el baño, hazedle estregar las nalgas, y muslos, apretando por abaxo con un saquillo lleno de artemissa, celidonia, cerefolium, apio,betonica, huessos de niespilas, y otras cosas semejantes.

Apretamiento de la madre.

Para el apretamiento de la madre, hansele de estregar los brazos, y piernas, atarlos apretadamente , y darle ventosas en los muslos, y estregarla el estomago hasta el hombligo, y à mas de esto, hazer olor de cosas hediondas, como plumas de perdiz, suela de çapatos viejos quemadas, aplicando à las partes verendas cosas odoriferas, y suaves, como mejorana, tomillo, ambar, calamenta, poleolo, artemissa, almizcle, y brasita marina, que tenga la rama muy crecida, y alta : Conviene tambien hazelle bever agua de agenzos, en que estèn destemplados quinze granos de semilla de rosa, ù de la peonia con vino; si la muger estuviere preñada, no ay ningun remedio mejor, que el que le pudiere aplicar su marido, por ser los sobredichos peligrosos para ellas.

La madre fuera de su lugar.

Para la madre caìda, y fuera de su lugar: Traygan los brazos à la enferma, y tenlos muy apretadamente, y denle ventosas en los pechos, y hagan perfumes de cosas odoriferas, y por abaxo cosos hediondas. Conviene hazerle bever polvos de cuerno de ciervo, y de hojas secas de laurel, con vino clarete fuerte: Es muy bueno tambien emplastro de ajos picados destemplados con agua de hortigas, prestamente picado, y puesto sobre la barriga, porque buelva la madre à su lugar.

Inflamacion de la madre.

A la inflamación de la madre, es bueno ponerle çumo de llanten, ù yervamora, ù siempreviva, ò aplinquele un emplastro de harina de cevada, cortezas de granada, y çumo de llanten, ò siempreviva, ò yervamora, y se desinflamarà la madre.

Inflamacion del miembro viril.

Lo mismo tambien es bueno para la inflamacion de el miembro viril, añadiendo alguna cantidad de rosas secas.

Parir antes del tiempo.

La muger que acostubra a parir ante de tiempo, tiene de vsar el comer los polvos del nervio de buey preparados, como arriba diximos, tratando tratando del mal de la pleutencia, ò traer ordinariamente un diamante en el dedo, porque esta piedra tiene grade virtud para retener la criatura en el vientre. Tambien dizen del despojo de culebra, que seco, y hecho polvos, y dado con un migaron de pan, es muy eficacísimo para impedir el aborto.

Para la dificultad el parto. Agua preparada para el parto de las mujeres. Para la madre para el estomago retencion de alimento y orina.

La muger que anda de parto, y no puede parirdarle han à bever una decoccion de artemissa ruda, botonica, y manzanilla, ò çumo de perijil con vinagre, ò con vino blanco, ò vino ipocras, en que aya avido canela, huessos de datiles, òflor de manzanilla : y quando estuviere mas apretada en sus dolores, denle sopa con vino icras, ò una cucharada de agua clara preparada de esta suerte: Poned como tres onzas de canela en una redoma de aguardiente, y dexadla alli tres dias, después la colareis con un paño muy limpio, y añadid una onza de azucar fino, y la tercera parte de agua rosada que avia de aguardiente, y conservadlo assi en un vaso de vidrio para quando fuere necessario, y vale mucho para cualquier indisposición de la madre, flaqueza de estomago, retencion del aliento, y orina, y muchas otras enfermedades. Los derechos de las mugeres después de paridas.

El remedio sobreescrito es muy bueno para hazer venir los derechos,ò cama à las mugeres quando han parido: Sobre todo serà bueno darles con vino blanco, ó con vino à lo que de aquellos polvos con que los Plateros sueldan el oro, ò que frecuente el agua destilada, ò cocimiento de habas, ù de flores de azafran.

Y para el vertigo.

Curareis el verigo que viene à las mugeres después que han parido, haziendo un parche encima del coraçon, con yemas de huevos duros, polvos de comino, azeyte de azucenas, eneldo, ò polvo de flotres de manzanilla, simiente de lino, cominos, harina de habas, mnabteca seca, y azeyte de ruda, y de anis.

Inflamacion de la madre.

A la inflamacion de la madre, que procedia de caìda, después que la muger avrà parido aplicareis un parche hecho de boñiga de buey, ù de oveja, ù de cabra, añadiendo simiente de comino, hinojo, anìs y de perejil, con una mediocre cantidad de vino: Y faltando esto, tomareis aquella tela que se saca de entorno de el higado del carnero, oveja, ò cabra, y la pondréis sobre el vientre, y assi caliente como sale, ò tomareis una escudilla de platano,`u de tierra, y fregareis las orillas con un ajo, pondréis encima del ombligo.

Para la gota ciatica.

Para la gota ciatica aplicareis sobre el lugar del dolor un emplastro hecho con migajas de pan mojado, y cocido con leche de baca, ù de oveja, menclandole dos yemas de huevos, y un poco de azafran; O de otra manera; preparareis un emplastro de raizes de malvas, malvaviscos, hojas de violetas, y d4e malvas, flores de manzanilla, y de meliloto cocido todo con agua, ò con calde de tripas, después picado, è incorporado con yemas de huevos, harina de linaza, enjundia de puerco, y azeyte de manzanilla: O para mas facilidad, tomareis estiércol de baca, harina de habas, un poco de salvado de trigo, con simiente de comino, con aguamiel, todo amassado igualmente, y hecho un emplastro, se lo pondreis al lugar del dolor, y es cosa muy buena; y si la dicha parte del dolor estuviese inflamada, añadireis al emplastro un poco de azufre, y pez naval, todo mezclado: Tambien serà bueno esprimir, y estrugarle encima el çumo de la yerva ala, ù de los yezgos, y de yedra, haziendolo herbir con azeyte de ruda, y de lumbrizes, y hecho vnguento, con una poquita de cera ungir todo el lugar.

Inflamacion ventosa.

Resolvereis la inflamación ventosa, tomando sal, y hacerla bien enjugar en una sarten al fuego, meneandola muy bien, después ponerla entre dos paños, à la parte donde està la inflamación.

Inflamacion muy roxa.

Quitareis la inflamación muy roxa, haciendo emplastro de las flores, y hojas de violetas, flores de veleño, hojas de yervamora, flores de manzanilla, y de corona de rey, haziendo herbir todo, y aplicarle al lugar donde estuviere dicha inflamación: Tambien otro; sadcar el çumo de la siempreviva, y mesclarlo con un poco de vino tinto, y harina de cevada, y de todo junto hazer un emplastro, y aplicarlo à la dicha inflamación.

Madura apostema.

Maduraràse una apostema, poniendole encima un emplastro de hojas, y raìzes de malvas, malvaviscos, migajas de pan blanco cocido todo junto, y después mezclarle una clara de huevo, y un poco de azafran; y si dicha apostema fuera muy fria, podreis añadir à dicha decoccion raìzes de ala, è yezgos, y de azucenas, sermientos blancos, flores de manzanilla, y de corona de rey.

Carbuclo.

Vendràse a madurar un carbuclo, tomando harina de trigo, claras de huevos, miel, y enjundia de puerco, escaldarlo todo junto con agua caliente, y hazer emplastro.

Todo genero de gota.

Para todo genero de gota, hareis un emplastro de çumo de coles roxa, y de yerzos, con harina de habas, flores de manzanilla, y de rosas, todo en polvos, y lo mezclareis todo, y lo ponreeis encima del dolor. Otro; tomareis raìzes, y hojas de escaviosa, de consuelda, salvia silvestre, hareisle herbir todo con vino, después lo picareis muy bien. Añadiendo azyte de azuçena, aguardiente, de la gordura del pie del buey. Ò baca, todo mezclado, y hareis emplastro.

Apostema cirrosa.

Aveis de curar la apostema cirrosa, tomando malvas, malvaviscos, raíces de azuçena, vitriolo, hojas de coles marinas, simiente de lino, y de malvavaiscos, flores de manzanilla, y corona de rey; hareis de todo cocimiento con agua, vino, y vinagre, y cocido lo picareis todo muy bien, y añadireis arina de cevada, polvos de flores de manzanilla, y de rosas, enjundia de gallina, y manteca fresca; todo mezclado hareislo emploastro, y pondreislo encima la apostema. Tambien hareis otro de habas verdes, y abejas todo picado,y deshecho con vino blanco, y frito en una sarten, y aplicado encima dicha apotema.

Curar llaga nueva.

Sanareis una llaga nueva, tomando de las dos yervas buenas, y de la consuelda, y un poco de sal todo junto picado, y aplicado encima de la llaga: Es bueno tambien dentro de la llaga el çumo de una yerva que ha sido hallada nuevamente en Francia, llamada peron; y tened por cierto que dentro de tres dias serà curada. Otro: tomareis el fruto del olmo, flores de corançoncillo, ò hipericon, flores de romero, rosas por abrir, todo lo pondreis dentro una redoma de azeyte de olivas, y tapada muy bien la pondreis al Sol hasta que quede todo consumido, ò muy marchito; despues lo colareis una, y muchas vezes, y lo conservareis en un vaso de vidrio, y muy à menudo pondreis alguna gota en la llaga.

Llaga vieja.

Tomareis para curar todas las llagas viejas, visceras nuevas y quebrantamientos de carne, hojas de llanten pequeñas, malvas, berbana, un manojo de cada cosa; salvia hasta veinte y cuatro hojas todas limpias, y lavadas las picareis, y hecho esto tomareis veinte onzas fde manreca de puerco, ò tocino gordo añejo, y la pondreis dentro dentrro una sarten à derretir, y herbirà con las dichas yervas, y quando vereis que el licor, ò humedad dellas estarà resuelto, lo colareis, y colado le echareis tanto incienso como una nuez, y cera nueva dos veces más, y otra vez lo derretireis, y lo pondreis en forma de ungüento, y del qual usareis por todas maneras de llagas viejas. Otro: tomareis azufre, y hareis polvos muy sutiles, y pondreislos dentro de un vaso de vidrio, y echareis encima tanto azeyte que suba quatro, ò cinco dedos mas que los dichos polvos, despues pondreis el vaso al Sol, por espacio de diez dias, meneandolo cada dia con una espatula de palo limpio, teniendole contunuamente nuy bien cerrado que no entre cosa alguna, y al cabo de diez dias, tomareis todo el azeyte de encima que se avrà incorporado en sì toda la sustanciadel azufre, y lo pondreis en otro vaso de vidrio, sin dexar entrar cosa alguna del residuo del vaso, despues lo cerrareis, y lo pondreis en guardia con diligencia, y usareis del dicho azeyte, mojando unas hilas de lienzo, ù de algodón, con dicho azeyte, y las pondreis encima la llaga; y lo mismo hareis encima las apostemas, continuando cada dia hasta que estèn sanas.

Llagas intrinsecas.

Sanareis las llagas viejas intrinsecas, en las quales no se puede poner cosas alguna, tomando de las dos artemissas, ò consuelda, betonica, agrimonia, raizes de rubia, salvia, perejil, ortigas, flores de todos meses, fanicula, buglosa, felosella, pimpallos de cañamo verde, genciana, berbena, stordio, yervagara, quinquefolio, tenacia de cada uno medio manojo, regalicia, crocum, simiente de cardo santo, de cada qual una onza, de las tres flores cordiales quatro onzas, todo con diligencia bien limpio, y mondado, picado, è infundido en un vaso de vino blanco; de esto beverà el enfermo cada mañana en ayunas, cerca de dos onzas, una hora antes de comer, y otra antes de cenar; y si dicha bebida fuere aspera de tomar, en trueco de esto harà decoccion de las dichas yervas con agua; añadiedo al fin vino blanco, con miel colada, y jarave de rosas secas; y con lo propio conviene limpiar la llaga, ò cicatrizes con vino blanco caliente, y puesto encima euna hoja de coles marinas medianamente tostadas al fuego.

Para quemaduras.

Si quereis curar toda manera de quemaduras de fuego, tomareis de los pelos del espinazo negro, de los mas delgados que podeis hallar, y los tostareis al Sol, ó al horno, haziendo dellos polvos muy sutiles, y con leche de muger que cria niño, los preparaeis, y untareis las partesadas.

Fuego silvestre.

Curareis el fuego silvestre, que llaman pastoril, tomando goma de ciruelo, un poco de azafran, y otro tanto de sal, y lo defarareis todo con vinagre fortissimo, y de este mistura ungireis la parte llagada.

Sarna.

Deveis curar la sarna tomando trementina de Venecia dos partes, y lavareis con agua fria quatro, ò cinco vezes, y si fuese con agua rosada serà mejor, despues con manteca fresca, y una hiema de huevo, y el çumo de una naranja agria, de todo hareis un ungüento, y la untareis delante el fuego. Tambien es bueno tomar un poco de estoraque liquido, y otra tanta manteca de puerco, con todo mezclado, y con esto untareis las manos, y con ellas la sarna en el cuerpo tres, ò quatro noches.